Todo sobre la Religión Yoruba (SANTERIA) Osha e Ifa

Oshaeifa.com nace con el objetivo de difundir información veraz y de calidad  relacionada con la Religión Yoruba especialmente la regla de Osha e Ifa. Esto con la finalidad de instruir a nuevos y antiguos creyentes de esta hermosa religión.

Tratado enciclopédico de los Odu de Ifa

¿Qué es la Santería?

La llamada «Santería» es la religión resultante del sincretismo realizado por parte de los africanos que llegaron a Cuba, producto de la trata de esclavos durante el descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo. Durante mucho tiempo esta práctica ancestral ha sido una de la más importantes en Cuba, incluso más allá de la liturgia religiosa, sin duda, ha sido una considerable influencia en la formación de la Cubanidad como tal.

Los orígenes de lo que hoy llamamos «Santería» se remontan al continente africano de la antigüedad. Desprendiéndose de la cultura perteneciente a la región de Nigeria, más específicamente en relación al pueblo Yoruba, que a pesar del proceso de adaptación al que fueron sometidos los individuos al encontrarse en un continente distinto, con características, flora, fauna y demás variantes, conservó muchísimas de las características básicas de sus tradiciones ancestrales.

Recordemos que los yorubas llegaron gracias a la trata de esclavos por parte de los españoles y portugueses a las islas del Caribe entre 1770 y 1840. Trayendo consigo únicamente su fe y sus creencias, luego de ser arrancados de su tierra natal, de manera sanguinaria, sometidos a terribles condiciones inhumanas durante traslados en barcos totalmente hacinados, donde muchos de ellos morían incluso durante el viaje ante la crueldad de las condiciones.

Ante la mirada indolente de los colonizadores y de la religión católica que en lugar de velar por un trato más humanizado, aprovecho la oportunidad para promover su cultura religiosa, propiciando que estos individuos fuese obligados a renunciar a lo único que les quedaba, sus creencias, viéndose en la necesidad de adoptar otro dogma religioso. Sin embargo, el africano se rehusó a abandonar por completo sus costumbres, a fin de cuentas, era algo que tenía tan arraigado que ni los tratos más crueles podrían sacar esa esencia de su corazón.

Es necesario considerar que la práctica religiosa para el Yoruba va más allá de una simple creencia. Su desarrollo espiritual es de carácter holístico. Sus creencias rigen su pensamiento, sus acciones, su interacción social, es decir, sus creencias religiosas definen su cultura y el comportamiento de su sociedad. Desprenderse de aquello les resultaba casi imposible.

Es así, que surge el sincretismo, que no es otra cosa que la fusión entre varias culturas espirituales que se vuelven una, dando origen a una nueva doctrina o práctica religiosa. Los Yoruba en Cuba por ejemplo, crearon un nuevo culto que se mantenía lo más apegado a sus costumbres ancestrales, pero a través de una profunda búsqueda de elementos espirituales en común con la religión católica lograron identificar sus deidades en los santos católicos. Es a partir de allí que diversos santos y vírgenes se identifican o relacionan  con el panteón Yoruba.

Esta fusión surge por la necesidad de conservar sus antiguas creencias religiosas, de no estar obligados a abandonar su fe, ellos de seguro fuesen mantenido intactas sus costumbres, sin embargo, este hecho revela la profundidad de sus creencias porque aun a riesgo de maltratos, torturas, incluso a riesgo de muerte, los yorubas mantuvieron su fe intacta.

El panteón Yoruba tiene la particularidad de poseer gran cantidad de deidades, evidentemente esto generaba la necesidad de encontrar entre los santos católicos muchas espiritualidades que compartiesen características comunes con sus espiritualidades, a fin de continuar su adoración a través de ellos. De este modo, sus dioses y diosas llamados Orisha tomaron el nombre y la forma de tales santos, en apariencia más no en esencia. Por otra parte, los rituales, las costumbres y las creencias que trajeron de África no cambiaron más allá de los casos en que fuese necesaria la adaptación por la carencia de ciertos elementos. Decía un santero cubano que: «El sincretismo nos permite adorar a los santos católicos en el altar, aunque a quien vemos realmente es al dios africano».

Es por ello que es usual relacionar al Orisha Orumila con San Francisco de Asis; a Elegua con San Antonio; a Oggun con San Pedro; a Oshosi con San Norberto; a Obatala con la Virgen de las Mercedes; a Oshun con la Virgen de la Caridad del Cobre; a Oya con la Virgen de la Candelaria y a Yemaya con la Virgen de Regla, entre otros, que forman parte del sincretismo Yoruba o Santería con la religión católica.

Resulta importante acotar, que desde la llegada de los africanos a América, la Iglesia Católica prohibió en toda Latinoamérica las religiones que provenían de África, por lo tanto, la santería fue obligada a ser ejercida en secreto durante un largo periodo de la historia cubana, hasta que a la Iglesia no le quedó otra alternativa que comenzar a tolerar el sincretismo religioso de los afrocubanos, al comprender que su cultura estaba tan arraigada que resultaba prácticamente imposible extinguirla.

¿Cómo es la santería?

En la Santería o Regla de Osha se adoran a un Dios supremo (Oloddumare) y a un grupo de deidades u Orishas, que conforman el panteón Yoruba. Los sacerdotes consagrados en ese culto son consideras Iyawo (durante el primer año de consagración) y luego «Olorisha», conocidos popularmente como santeros. Cuando han consagrado a otros individuos pasan a ser «Iyalosha o Iyalorishas» (madre de santo o madrina) o «Babalosha o Babalorisha» (padre de santo o padrino).

Las consagraciones de los practicantes responden a un Orisha en particular, conocido como «Orisha Tutelar o Ángel de la guarda»  que es determinado a través de un ceremonial conocido como: Mano de Orula (Awofaka o Ikofafun) donde varios sacerdotes de Ifa o Babalawos mediante el respectivo ceremonial gracias al oráculo de Ifa, pueden saber cuál es el «santo u Orisha» que se debe consagrar la persona.

La práctica de la Santería nada tiene que ver con la brujería como muchos detractores han hecho creer. Si bien, posee unas características místicas que pueden ser utilizadas tanto para el bien como para el mal, su praxis simplemente responde a la ética y valores del sacerdote ejecutante, como sucede en todas la religiones del mundo. La esencia de esta creencia ancestral se basa en aprovechar las energías de las deidades que se encuentran impregnadas en las fuerzas de la naturaleza para lograr alcanzar los objetivos por los cuales, cada ser humano ha llegado a la tierra.

Su ideología revela que: cumplir con el destino que escogimos antes de llegar al plano terrenal es la principal misión de cada individuo, y los Orishas están prestos a ayudarnos en ese recorrido a través de ciertos rituales mágicos o a partir de los consejos que nos son suministrados por los diferentes oráculos que los yorubas tienen a su disposición. Es por eso, que la santería es conocida como una religión en la que abundan los ceremoniales y los sacrificios, motivado a la variedad de ofrendas con las cuales, son agasajados los Orishas para obtener su influencia positiva en el desenvolvimiento de la vida de sus seguidores.

La santería en los países de América

Es importante destacar que la práctica de la Santería se ha difundido por muchos países del mundo. Un ejemplo de ello resulta México, donde podemos encontrar gran variedad de seguidores e iniciados. Existe además, una amplia red comercial relacionada con estas prácticas, principalmente en los mercados de Ciudad de México donde es común encontrar tiendas especializadas en la venta de toda la parafernalia utilizada en la santería, tales como: soperas, collares, pulseras, velas, adornos y demás herramientas.

Estos establecimientos comerciales comúnmente llamados «botánicas» también existen ampliamente en Venezuela, donde la santería es una religión que goza de una gran aceptación, conglomerando una fuerte cantidad de seguidores e iniciados desde la década de los 90´ hasta la actualidad.

En Estados Unidos, en la ciudad de Nueva York o Miami, las botánicas están en muchos lugares, ofreciendo incluso sus servicios a través de todos los medios publicitarios, llegando incluso a sobresalir más que otro tipo de negocios y ofreciendo una amplia gama de artículos religiosos.


Resulta evidente que las personas tienden a ser atraídas por ese velo místico y exótico que rodean a la santería. A pesar, que por parte de muchos detractores desde sus inicios hasta la actualidad se ha intentado desprestigiar estas prácticas milenarias originarias del africano primigenio, de hecho, el término «Santería o Santero» originalmente fue utilizado de forma peyorativa para hacer referencia a los individuos pertenecientes o descendientes del pueblo Yoruba, que practicaban los rituales propios de su religión ancestral. Convirtiéndose más adelante simplemente en un adjetivo utilizado para referirse a los iniciados y practicantes de la Regla de Osha e Ifa afrocubana.

Aun así, su legado religioso logró sobrevivir a los embates del tiempo, más allá del sometimiento vivido por sus más antiguos practicantes al llegar de manera forzada a América, popularizándose y extendiéndose hasta lugares insospechados, siendo además parte fundamental de la herencia secular y cultural transmitida y reproducida gracias a las artes, la música y la cultural afrocaribeña.


De hecho, así como la Santería surgió en Cuba, de igual manera, en países del Caribe se desarrollaron otras variantes espirituales heredadas de las creencias africanas como: el vudú en Haiti y República Dominicana; la Macumba o el Candombe en Brasil y la Obeah en Jamaica, entre otros. Reafirmando una vez más, la naturaleza del africano de no dejar atrás su esencia más arraigada.

Ir arriba