La Angelología: La comprensión del reino celestial

Angelología

El conocimiento emanado por la Angelología se ha ido desarrollando con mayor intensidad en las últimas décadas. El movimiento de la Nueva Era ha sido la inspiración para la búsqueda espiritual y los ángeles se han convertido en la guía que ha influido para poder encontrar las respuestas a temas del mundo espiritual que antes se nos habían negado.

Ángeles y Arcángeles

¿Qué es la angelología o angeología?

Se trata de una disciplina que estudia todo lo relacionado con los seres angelicales. Profundiza e investiga todo lo que pueda permitir una mayor comprensión sobre el funcionamiento de estos seres y el reino de los cielos.

Mediante la recopilación de información suministrada por antiguos y diversos textos religiosos, la angelología ha logrado determinar los nombres, roles, atributos e influencia sobre los seres humanos, jerarquía celestial, misiones resaltantes, entre otras características relacionadas con los ángeles.

El estudio de estos seres de luz es realmente necesario para comprender el funcionamiento del mundo espiritual. Dios, además de crear los seres vivos encarnados en la tierra y todo lo que conocemos, también está rodeado en el mundo espiritual de una serie de entidades que resguardan, informan o representan la ley Divina, tanto en la tierra como en el cielo.

Historia de la angelología

Se tiene conocimiento que varias culturas mencionan la existencia de ángeles y de alguna u otra manera, los interpretan como seres sagrados, en algunos casos dignos de adoración. Han sido identificados como mensajeros de Dios, incluso, desde la época de las cavernas.

Para la cultura asiria y griega, los ángeles son bastante parecidos a sus dioses Hermes o Eros, los cuales, eran portadores de alas. Los romanos, también incluyen un ser de la misma naturalesa conocido hasta la actualidad como: Cupido. Casualmente, a todas estas deidades se le atribuye su influencia sobre el amor en toda su expresión.

Algunos filósofos como Platón, han hablado acerca de la existencia de ángeles guardianes que nos cuidan. En la Tanaj se habla de la presencia del Arcángel Gabriel y Miguel, quienes cumplieron con la labor de iluminar el entendimiento de Daniel, y proteger al pueblo de  Israel, respectivamente.

En el texto deuterocanónico de Tobías se relata la aparición del Arcángel Rafael. En el libro apócrifo de Enoc los ángeles participaron en la entrega de la ley mosaica. Jerónimo manifestaba en el siglo V d. C. que al nacer se nos asignaba un ángel guardián. Decía Dionisio en 500 d. C. que «un ángel es imagen de Dios». Gregorio Magno en el siglo VI d. C. afirmaba que los ángeles tenían poder sobre los cuerpos celestiales.

Todos estos, son solo algunos ejemplos de cómo la presencia de los ángeles durante la historia de la humanidad se ha hecho notar de alguna u otra manera, manteniéndose vigente hasta nuestros tiempos.

La angelología en el cristianismo

La teología cristiana considera que los ángeles son seres espirituales creados por Dios. También, afirma la existencia de ángeles buenos y ángeles malévolos o demonios liderados por Lucifer.

Debido a su origen Divino, los ángeles fueron creados con sus propósitos. Representan una presencia y no una raza. Es decir, que no mueren ni se reproducen. Dentro del catolicismo es aceptable venerar a los ángeles, pero desde el Concilio de Letrán en 756 solo se reconoce a los arcángeles Arcángel Miguel, Gabriel y Rafael, para evitar la idolatría. Sin embargo, en la Biblia se manifiesta la existencia de siete arcángeles.

La jerarquía angelical

Primera jerarquía del ejército celestial o epifanía:

  • Serafines: poseen la primera jerarquía del escalafón o coro celestial. Caracterizados por poseer una gran virtud relacionada con el amor y la devoción. Su imagen se representa como un ser ardiente, pueden manifestarse como una bola de fuego en la que se trasluce un rostro; poseen tres pares de alas. En el libro de Isaías se describe que con dos de sus alas cubren sus rostros, con dos sus pies y con dos vuelan, esto para preservarse del intenso brillo que emite Dios.
  • Querubines: se encuentran en el segundo coro celestial. Su nombre significa: la plenitud del conocimiento. Se dice que tiene cuatro alas. Su figura posee un tono resplandeciente y azulado; tienen pies y manos, y dos caras. Algunos señalan que sus alas tienen muchos ojos debido a la virtud del conocimiento universal que les fue impuesta por Dios. Son los custodios de la puerta del Edén.
  • Tronos: los seres pertenecientes al tercer coro, se caracterizan por tener una figura de color rojo, y muchos ojos en su cuerpo. Otros textos afirman que se identifican con la apariencia de varias criaturas, bestias salvajes, animales domesticados, seres humanos y aves. Su misión es servir de asiento celestial o custodiar el trono de Dios.

Segunda jerarquía del ejército celestial o hiperfanía:

  • Dominaciones: les pertenece el cuarto coro angelical. La misión de estos seres es liderar al grupo de ángeles restantes, cuya jerarquía es inferior a la suya. Son los que integran y equilibran el mundo físico con el espiritual.
  • Virtudes: el quinto coro celestial. Su misión es que los milagros se cumplan. Su imagen se caracteriza por portar vestiduras parecidas a las de los diáconos y sostienen una rama de lis. Portan una espada y libro sagrado que representa su sabiduría y fortaleza; un recipiente con perfume que representa la oración; y también: balanzas, trompetas o rayos que hacen referencia a la actuación que tendrán durante el Juicio Final.
  • Potestades: les corresponde el sexto coro celestial. Se les identifica como portadores de   la diadema real. Su misión es resguardar a los hombres, conservar la armonía cósmica y las leyes físicas, y mantener las fronteras entre el mundo espiritual con el mundo terrenal.

Tercera jerarquía del ejército celestial o Hipofanía:

  • Principados: es el séptimo coro celestial. Son los garantes y protectores de los gobiernos y las naciones del mundo. Suelen ser identificados con las características usuales de los ángeles pero pueden cambiar de atuendo.
  • Arcángeles: representan el octavo coro celestial. Estos seres son los más difíciles de definir y los más estudiados por la angeología, ya que, cada uno posee nombre y características propias. Curiosamente, la mayoría de sus nombres terminan en «el» lo que se refiere directamente a Dios. Las misiones de los arcángeles son particulares y encomendadas directamente por el Creador. Otra particularidad es que su imagen es igual a la de los ángeles, la diferencia entre ellos se basa en la virtud y las atribuciones asignadas por Dios.
  • Ángeles: el último coro del ejército de Dios. Son los más cercanos a los seres humanos. Su misión es la protección de la humanidad, de forma individual. Se suelen identificar con rostros juveniles, infantiles, y sutiles; poseen cabellos rizados; portadores de un par de alas. También se cree que su forma de identificarse puede adaptarse a la época. Además, son encargados de alabar y adorar a Dios. Son conocidos como ángeles de la guarda, cuya labor es asignada directamente por Dios para la protección, guarda y guía durante la vida terrenal de las almas, ayudándole a facilitar su llegada de regreso al cielo.

Ángeles malvados o caídos

Estos no pertenecen a ningún coro celestial puesto que fueron arrojados del cielo por desobedecer o rebelarse contra Dios. Algunos afirman que sus alas son arrancadas y otros creen que las conservan. Son liderados por el Arcángel Lucifer.

No todos los ángeles caídos fueron arrojados del cielo por oponerse directamente a Dios. Algunos de ellos se convirtieron en caídos por cometer el pecado de lujuria mezclándose con humanas y teniendo descendencia, cuando fueron enviados a la tierra a realizar labores de vigilancia. Otros, también se salieron de las normas de Dios al enseñar a los humanos conocimiento o tecnología no autorizada, como el uso de las armas. Todo esto es relatado ampliamente en los textos conocidos mediante el libro de Enoc.

Algunos de los Arcángeles que aparecen en textos antiguos o sagradas escrituras:

  • Arcángel Miguel: líder y guerrero de la milicia celestial. Siempre vencedor sobre el demonio.
  • Arcángel Rafael: es un ángel de sanación.
  • Arcángel Gabriel: el mensajero y anunciador de Dios.
  • Arcángel Sariel: vigilante de los pecadores, y de las injusticias de las que da cuenta a Dios.
  • Arcángel Raguel: el «amigo de Dios». Representante de la justicia, y la armonía.
  • Arcángel Remiel: ángel del amor, la unión, y los vínculos verdaderos.
  • Arcángel Uriel: ángel de la luz del sol y de las estrellas, portador de la espada flameante.
  • Arcángel Maltiel o Baraquiel: portador de rosas guardadas en el doblez de su manto.
  • Arcángel Jehudiel o Jofiel: posee una corona real en una mano, y en la otra un azote de tres cuerdas.
  • Arcángel Sealtiel o Seadquiel: siempre se encuentra apacible, en posición de rezo, o con las manos unidas ante su pecho.
  • Arcángel Metatrón: custodio de todo el conocimiento de la historia del universo.
  • Arcángel Munqar: encargado del juicio de las almas.
  • Arcángel Ridhwan: custodio del paraíso.
  • Arcángel Naquir: vigilante de las almas en el juicio final.
  • Arcángel Chamuel: el ángel de la fortaleza, el valor y la guerra.
Ir arriba