Tratado de Ika y sus Omoluos

Le Traemos toda la información de IKA  como el de sus 16 combinaciones Omoluos, este tratado abarca desde Baba Ika Meji hasta el omoluo Ika Fun.

Refranes, Patakies, Ebo, lo  que nace, recomendaciones y variantes de cada Odu o Signo de Ifa. Oshaeifa.com te trae el tratado que buscas para ampliar tus conocimientos sobre la literatura y el Corpus de Ifa.

ika signos de ifa

El verdadero nombre de Ika Meji en el Cielo.

El nombre de Ika Meji en el Cielo era IKERE IYANSI. Él fue un Awó muy poderoso en el Cielo que tenía muchos seguidores bajo su mando. Entre tales seguidores estaba Ekpo keun y Eninuo keun, quienes adivinaron para Utukpa, en otras palabras fueron el pequeño aceite y la pequeña hebra los que hicieron adivinación para la lámpara cuando él iba a tener la recompensa de un ser humano, Le dijeron a la lámpara que hiciera sacrificio con un gallo y una gallina y él lo hizo, después le dieron a un humano como esclavo para que lo sirviera eternamente. Esta es la razón por la que hasta el día de hoy, es precisamente un ser humano el que reabastece de combustible o vuelve a encender una lámpara cuando el fuego de esta se esta extinguiendo.

Cuando la lámpara está al apagarse, las personas llaman a un muchacho o muchacha para que la vuelva a encender. Si no hay nadie en los alrededores la persona hace por sí misma todo en servicio de la lámpara.

Tan importantes como son: el alimento, el aire y la paz para el cuerpo, éstos actúan por sí mismo; mientras que es únicamente la lámpara la que es ayudada a menudo por seres humanos.

Esa es la razón por la que cuando Ika Meji sale en la adivinación se le dice a la persona que haga sacrificio similar, si es un hombre se le dirá que una mujer viene a casarse con él por voluntad propia, quien le servirá con obediencia y lealtad hasta el final de sus días; si es mujer, se le dirá que encontrara un nuevo esposo
que le servirá como esclavo y que no pensará en casarse con ninguna otra mujer después de ella.

Ika adivinó para el gato.

Uno de los sustitutos de Ika Meji llamado Iba rere, fue el sacerdote de Ifá que adivinó para ono (fuego), otro sacerdote Ikelewii adivinó para el gato cuando él venía al mundo a cazar. Le dijeron que hiciera sacrificio con un cuchillo y tijera (awan en Benin y eemu en Yoruba), y añadiera un gallo y una paloma.

Se requería que hiciera el sacrificio para que no escapara ninguna víctima que é atrapara con sus garras.

Después de hacerlo, vino al mundo. Luego él desarrolló una estrategia para su caza. Por respeto al sacrificio que él hizo, el fuego se convirtió en la raya de luz de sus ojos, en cuanto el gato ve a su víctima, se coloca y dirige la brillante luz de sus ojos para deslumbrar a la víctima y dice mootishebo ikelewi, le cae encima y lo atrapa, así es como caza el gato hasta el día de hoy.

En la adivinación se le debe decir a la persona que haga un sacrificio para cualquier cosa a la que aspire lograr y pueda fructificar.

Ika Meyi se prepara para venir al mundo:

En los orígenes él era un discípulo muy joven (Odu) de Orúnmila. Normalmente se sentaba entre los discípulos y no con los quince Apóstoles (Olodus). Cuando se preparaba para venir al mundo fue a un sacerdote Ifá llamado Ukere, gbagburu, wamu-awó oji. Él le aconsejó que hiciera sacrificio con macho cabrio a Eshu-Elegba y con un carnero a Ifá. Después, Eshu-Elegba fue a donde estaba Orúnmila y le dijo que Ikere Iyansi (Ika Meji) era bastante diestro y experimentado para ser Olodu. Así fue como se convirtió en uno de los dieciséis Olodus.

Lo que hizo Eshu-Elegba fue decirle a Orishanlá que los Odus canosos eran inferiores a Ika Meji y Orishanlá lo sancionó, le dijo que abandonara el grupo de Odus y se uniera a los Olodus.

Finalmente, antes de dejar el Cielo fue a ver a dos Awoses para la adivinación llamados Awi are, Ese ori ejo y Ure ejo onajawa. Estos le aconsejaron que diera otro macho cabrio a Eshu-Elegba, una guinea a su Ifá y una paloma a su cabeza para evitar el peligro de encontrarse con problemas insuperables en la Tierra.

Él hizo sacrificio y salió para el mundo como un Olodu. Al llegar él descubrió que a causa de su inferioridad en la genealogía apostólica del corpus literario de Ifá, él era a menudo menospreciado por los restantes Olodus, quienes concedían poca o ninguna importancia a todo lo que él hacia. También tenia problemas para vivir con sus propios ingresos, no tenía esposa ni hijos.

Mientras tanto, Eshu Elegba le creo nuevos problemas a Olodumare al desbaratar su arte y diseños creadores. Como Olodumare (Dios) estaba acostumbrado a hacer él decidió ir a disfrazarse y averiguar que estaba causando sus problemas. El primer Awó con que se encontró fue Ika Meyi.

Antes de adivinar para él y sin saber que aquel era el Padre Todopoderoso, Ika Meji pidió una bolsa de dinero o el equivalente a 50 cauries como honorarios por la adivinación, y le dijo al indagador que Eshu Elegba era el responsable por quebrantar su obra, y que él tenía que ofrecer un macho cabrio en sacrificio.

Olodumare respondió que él no reunir el dinero para comprar un macho cabrio.

Ika Meji saco un macho cabrio de su casa y lo uso para servir a Eshu-Elegba para el supuesto “indicador desamparado”, a quien no pudo reconocer como Olodumare. Simplemente, le hizo el favor por humanidad y compasión. Entonces el averiguador agradeció a Ika Meji y le pregunto dónde estaba la residencia de los restantes Awoses. Él le mostró la dirección de la casa de Ejiogbe. El visitante salió para la casa de Ejiogbe en busca de adivinación.

Al llegar, su respuesta a la petición de Olodumare fue que él no tenía tiempo para adivinar en ese momento.

Con ese desaire, Olodumare se volvió y regresó al Cielo. Antes de llegar a casa, Eshu-Elegba había abandonado sus designios y las cosas habían retornado a la normalidad, porque le había dado de comer a él. Tres días después se vistió de gala como el Padre Todopoderoso y salió de nuevo a la Tierra. Cuando Ika Meji lo vio se estremeció y tembló, él le dijo que no se asustara porque venía a recompensar el costo del sacrificio que él había hecho tres idas atrás.

Después de recompensarle por el macho cabrio, Olodumare le ordenó que desde aquel momento nadie desafiaría a lo que Ika Meji dijera. Así fue como recibió su instrumento de autoridad (ashé) de Olodumare, e l cual le prohíbe a cualquier sacerdote de Ifá o Deidades, que reten cualquier cosa que él proclame.

Olodumare también le dijo que tendría toda la prosperidad que deseara mientras estuviera en la Tierra.

Después de esto, él tuvo abundante dinero, esposas e hijos.

Ir arriba