Oración a Santa Rita Para pedir un milagro, casos difíciles, amor y mas

Oración a Santa Rita

Las oración a Santa Rita de Casia es muy conocida, ya que, es una de las santas que goza de mayor popularidad entre los creyentes de la Iglesia Católica. Esto se debe a la impresionante efectividad con la que, la conocida «Santa de lo Imposible», responde las peticiones que hacen sus devotos a través de sus oraciones.

¿Cómo se le reza a santa Rita?

Santa Rita es referencia de la oración fervorosa y del profundo amor hacia Dios, a tal punto que llegó a pedirle a Jesús que le permitiera compartir, aunque fuese, un poco del dolor de su pasión, siendo coronada con una espina en su frente, viviendo la estigmatización casi hasta el final de sus días. Por lo tanto, hacer una oración en su nombre debe ser realizado bajo la inspiración de su propio ejemplo.

Sin importar que la oración sea pronunciada en voz alta o mentalmente, lo importante es que la comunicación con Dios y con Santa Rita sea realizada desde el corazón, con sinceridad, respeto, cargada de fe y con plena confianza en que serán escuchados nuestros ruegos.

Cómo se le reza a santa Rita de Casia

¿Qué se le pide a Santa Rita?

Siendo la patrona de las causas imposibles, los devotos de Santa Rita le realizan todo tipo de peticiones, sobre todo cuando se trata de situaciones de difícil solución, causas perdidas y ante conflictos apremiantes o desesperados. Adicional a ello, su ayuda suele ser solicitada en casos relacionados con:

  • Todo lo concerniente a los matrimonios, al amor, la protección de la familia y las madres.
  • Cuando se atraviesan problemas conyugales.
  • Para encomendar la protección de las mujeres que sufren de abusos, violencia, o vejaciones por parte de sus maridos y cualquier otro individuo.
  • Ante el padecimiento de enfermedades de gravedad, terminales, heridas, o de cualquier naturaleza.
  • Cuando se sufren pérdidas, se es víctima de injusticias o de abusos de poder.
  • Para alcanzar la paz y la tranquilidad en la vida.

Oración corta

Oración Corta a Santa Rita de Casia

«¡Oh Santa Rita! Beata de lo Imposible, patrona de los necesitados. Diligentemente llevas nuestras plegarias ante Dios Nuestro Señor, pues, con amor miras a tu prójimo y no discriminas para repartir tu ayuda, misericordia e intercesión.  Te imploro Santa amada, que en nombre de la generosidad que te caracteriza, me otorgues tus favores (hacer petición). En tus manos dejo mi causa, hermana mediadora de los sin esperanza, porque para ti no existe imposible. Gracias Santa Rita, que tu espíritu repose hoy y siempre bajo el brillo de la luz Divina, Amén».

Oración a Santa Rita

«¡Oh grandiosa Santa Rita! Por tu inmensa bondad fuiste reconocida como abogada de los casos imposibles. Eres tú, quien nos auxilia cuando hemos perdido la última esperanza, dulce refugio y bálsamo que nos alivia ante la aflicción.

¡Oh Santa Rita! Tú que amparas a tus devotos ante las más difíciles adversidades, siendo reconocida como símbolo de salvación ante el abismo de la desesperanza y la desesperación. En ti depositamos toda nuestra confianza, pues, fuiste llena de gracia al ser tocada por la mano de Dios, llevando en tu frente la marca del sacrificio que su Hijo hizo por nosotros.

Es por eso, que en tu nombre clamo ¡oh Santa Rita!, acude en mi ayuda, sé tú mi consuelo, permite que tu mirada misericordiosa se pose sobre mí, y pleno de tu piedad hazme digno de contar con tu intercesión ante Dios Padre, para alcanzar el alivio de las penas que me mantienen a mi corazón sumamente atribulado.

¡Oh Santa Rita! Tú bien sabes lo que es la agonía y el dolor, aunque, siendo llena de las más elevadas virtudes supiste soportar tu martirio con la mayor dignidad, te imploramos que nos fortalezcas para poder enfrentar sin desfallecer las crueles penas que nos embargan. Santa Rita, tus ojos benditos derramaron más de una vez las amargas lágrimas producidas por la tribulación, es por eso que hoy, puedes ver con verdad que es genuino mi sufrimiento.

¡Oh poderosa Santa Rita! Te suplico que vengas en mi ayuda. Tu voz es bien escuchada por el Señor, has sido recibida por los coros de los ángeles en el reino de los cielos gracias a tu ministerio en esta Tierra. Intercede por mí, te lo pido. Confieso mis debilidades ante ti y ante el Padre, sin embargo, con el corazón abierto demuestro que son puras y limpias mis intenciones, solo deseo alcanzar una solución a mis tribulaciones, contando siempre con la misericordia del Dios de los cielos, único Padre y Creador de la vida y fuente de toda consolación.

Sin dudar, acudimos a tus pies cual fervientes devotos, esperanzados en que tú serás nuestro alivio, pues, siempre fuiste consuelo de todos los que te conocieron en esta Tierra, y de todos los que te conocemos desde tu partida a los brazos del Señor. Escucha nuestra plegaria, que anhelantes esperamos que favorezcas nuestra petición, llevando ante el gran poder de Dios en nombre de este/a humilde suplicante, el ruego que con tanta fe te encomiendo.

¡Oh milagrosa Santa Rita! Regálanos tu generosa bondad, pues, testigos han sido los ojos de los hombres de tantos casos maravillosos en los que tu noble intervención ha alcanzado los más grandes milagros de amor hacia tú prójimo. Por eso, nosotros, tus devotos, no nos cansamos de divulgar nuestra devoción hacia ti, así como, el amor a nuestro Señor Jesucristo, que siempre fue tu mayor inspiración.

Santa Rita de Casia, patrona de los casos desesperados. Tú, que socorres a los más necesitados, te conviertes en la última esperanza, en cálido refugio y bálsamo para nuestro el dolor. A ti recurro, porque consciente estoy que mi situación no es fácil de solucionar, si así lo fuese, ya hubiese encontrado la manera en que mis propias manos me propiciaran la solución ante esta tribulación, sin necesidad de interrumpir tu valiosa misión celestial al estar atenta de tantos desesperados, pero, eres tú la única esperanza que tengo para alcanzar la gracia de nuestro Señor.

No está en mis manos mi dicha Santa Rita, está en tus manos, pues mi alegría ha de llegar en el momento en que logre atravesar la adversidad saliendo victorioso/a. Ayúdame entonces, noble beata, rebaja el peso de la angustia que llevo sobre mi espalda, para que poco a poco sea apaciguado tanto dolor.

Santa de lo imposible, mientras mi oración es elevada al cielo la confianza se apodera de mi ser, pues, confío en que seré socorrido/a pronto. La calma se ha de posar en mi mente, en mi cuerpo, en mi alma y en mi corazón, porque con todos ellos he llorado el sufrimiento de la vicisitud que me embarga. Pero tú eres paz Santa Rita, por eso fuiste elegida por Dios para defender a los hombres en los casos más desesperados.

¡Oh gloriosa Santa Rita! consolación de aquellos que confían en ti, con alegría prometemos, que hoy, mañana y siempre glorificaremos tu nombre, y no nos cansaremos de compartir con nuestros hermanos en esta Tierra todo cuanto nos has concedido, bendiciendo tu nombre y, cantando tus alabanzas en todo momento. Clamando en tu nombre y al poder del Sagrado Corazón de Jesús, te imploramos que (hacer petición).

Una vez presentada mi súplica, de seguro será escuchada y yo corresponderé este favor mejorando mi vida y mis costumbres, llenando de fuerzas mi ser para evitar las tentaciones, corregiendo mis fallas, inspirado en tus virtudes Santa Rita, para estar más cerca de la bendición de Dios.

A partir de ahora, mis ojos son los tuyos, mi boca es la tuya y mis acciones quedan sometidas a tu influencia, porque tu ayuda me hará salir de la tribulación y me llevará por el mundo en sintonía con las enseñanzas del Creador. Agradecido/a siempre te he de estar. Bendita seas Santa Rita, que Dios te colme perpetuamente con su gloria. Amén».

Rezar Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


Oración a Santa Rita para un milagro

Oración a Santa Rita para un milagro

«¡Oh Santa Rita! Tú que con la bendición de Dios Todopoderoso fuiste embestida con tanta gracia, llevaste con dignidad el signo de la pasión de Jesucristo, y eres merecido ejemplo de imitación por tu íntegra fe y tu virtuosa ejecución de la verdadera vida cristiana. Otórganos tu valiosa fortaleza para que podamos cumplir fielmente las obligaciones de nuestro propio camino como cristianos e hijos de Dios. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

Gloriosa Santa Rita de Casia, una vez más vengo hoy ante tu presencia, lleno/a de humildad y con el alma rebosante de confianza, pues, continuos son los favores que en nombre de tus devotos alcanzas desde el cielo. Por eso, imploro tu intercesión ante Dios Nuestro Señor para que sea escuchada ante su trono la petición que hoy elevo en su nombre.

Tú, piadosa Santa Rita, que con valentía soportaste un largo martirio en nombre de la confianza que tienes en Dios, pues, fue tan grandiosa tu fe que pediste al Hijo compartir su agonía contigo, y fuiste coronada con un estigma en tu frente. Largo fue tu dolor y extensa tu agonía. Sabes tú muy bien lo que significa sufrir, por eso te compadeces de nosotros, los suplicantes creyentes, aun cuando nuestra causa sea imposible.

Tú, bondadosa beata, eres un alma llena del privilegio de la gracia de Dios, porque tus votos fueron sinceros y respaldados por tus acciones, evidente es que, estuvo siempre por delante tu fe. Diste alimento al necesitado aun a riesgo de sufrir las vejaciones de un vil esposo. Diste aliento al desesperado e inspiración al adolorido. Tú, eres el remedio ante la enfermedad y la desesperanzas.

Así como, entre tus ropas milagrosamente aparecieron rosas, salvándote de un sufrimiento seguro, así te imploro Santa Rita que me sea concedido una milagrosa solución a mi causa (hacer petición). Te lo imploro Santa Rita, ruega por mí ante el Creador, con ese ardiente fervor con el que siempre te postrabas a orar, a los pies del Santo Crucifijo.

Tú, eres ejemplo de lo milagrosa que puede ser la gracia de Dios. Tu cuerpo incorrupto yace oliendo a rosas como muestra de tu gracia. A ti suplico que, en nombre de tus grandes méritos, a tu bondad, misericordia, abnegación, resignación, fe y esperanza en Cristo, ayúdame Beata santa.

¡Oh Santa Rita! Tú, que a pesar de todas las dificultades que tuviste que pasar aguardaste pacientemente hasta poder ingresar al claustro religioso, viviendo una vida de ejemplo de santidad hasta el final de tus días. Tú, Santa bondadosa, otórgame tu bendita mediación que con desesperación desea mi alma.

Con seguridad las peticiones que llevas hasta el creador son escuchadas. Pues, eres digna de su bienaventuranza, con la que ingresaste al reino de los cielos. Te imploro entonces que, si es para mayor gloria tuya y la de Dios Nuestro Señor, me sea concedido el milagro que con gran necesidad anhelo.

Santa Rita de Casia, abogada de los casos imposibles, en tus manos deposito mi fe y esperanzas, te pido que ruegues por este devoto/a tuyo/a que agradecido/a está por tu misericordia, con paciencia aguardo tu magnifica intervención siempre en nombre de Dios, por los siglos de los siglos. Amén».

Rezar el Credo, la Salve, tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Se recomienda hacer esta oración en compañía de los rezos durante tres días consecutivos.


Oración para casos difíciles y desesperados

Oración a Santa Rita
para casos difíciles y desesperados

«¡Oh queridísima Santa Rita! Con el corazón lleno de fe, confianza y amor hacia ti, hoy invoco tu ayuda contando siempre con la bendición de Dios Padre Todopoderoso. Con toda confianza vengo a ti, para rogarte que intercedas en mi nombre ante el Altísimo, con la misma convicción con la que le ofrecías tus oraciones en a Cruz.

¡Salve Santa Rita! Querida y respetada beata. Tú sabes muy bien lo que es sufrir, pues, viviste la agonía de diferentes formas durante toda tu vida. Más, el dolor no apaciguó tu amor hacia el Señor, y mucho menos disminuyó tu capacidad de servicio. Te suplicamos que en nombre de las virtudes que te hicieron sobreponerte ante las vicisitudes de la vida intercedas ante Jesucristo, Dios de misericordia, para que, con la ayuda de ustedes, pueda ser merecedor de la gracia de Nuestro Padre.

¡Oh valentísima Santa Rita! Luz que nos alumbra en las tinieblas. Esperanza y remedio ante la desesperación y la desesperanza, socórrenos en esta hora atribulada. Abogada de los casos desesperados, a ti recurro apegado/a a tu bondad infinita para entregarte mi súplica y exponer mi necesidad (hacer petición).

En alabanzas elevo mi voz clamando el nombre de mi Señor Jesucristo, de quien fuiste particularmente devota mi gloriosa beata, pues, siendo tú hija predilecta del Señor, por tu elevada dignidad, con seguridad encontraras la manera de encontrar consuelo a mi causa y una pronta solución. En ti confío, a ti agradezco, hoy y siempre Santa Rita de Casia, ven en mi ayuda. Amén».

Rezar un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria.


Puedes leer: Oración la Magnifica  «La Magnificat»


Oración para pedirle un favor a Santa Rita

Oración para pedirle un favor a Santa Rita de Casia

«¡Oh Santa Rita de Casia! Ante la inminente desesperación y amparado en la enorme caridad que te caracteriza, me atrevo a postrarme ante ti, en esta hora y en este momento, para implorar tu auxilio, pues, confiados están los que te conocen que seremos escuchados.

Te suplico mi querida Santa Rita, me ayudes a liberar mi angustiado corazón de las preocupaciones que tanto le oprimen, para que la calma pueda volver a mi espíritu y recobrar la paz.

Tú, que fuiste designada por Dios para ostentar el alto cargo de abogada de los casos más desesperados, eres la única capaz de alcanzar el importante favor que aguardo. Es por eso que con toda humildad te suplico que entregues mis súplicas a lo más alto del trono celestial, para que, siendo honrado con la gracia del creador pueda encontrar solución a mi agonía (pedir el favor que se desea obtener).

¡Oh Santa Rita! Con el alma desnuda y el corazón en las manos reconozco que a veces he fallado, pues, he sido débil ante la tentación, por lo tanto, si mis culpas son impedimento para el cumplimiento de mis pretensiones, ayúdame a encontrar dentro de mí la gracia del arrepentimiento y del perdón que esté acompañado de una sincera confesión. Sé tú mi guía, para que sea más corto el tiempo en el que me mantenga derramando lágrimas de amargura.

Santa Rita, tú que fuiste iluminada con la rosa y con la espina, a tus pies deposito todas mis esperanzas y donde quiera que me encuentre reconoceré y compartiré tu gran misericordia. Implorante me mantengo bajo tu sombra, meditando sobre tu ejemplo y fortaleza ante los dolores de tu martirio, contando siempre con tu bendición y la de Dios Todopoderoso que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén».

Oración a Santa Rita para la Salud

¡Oh Santa Rita! Abogada eres de los casos desesperados y santa patrona de los casos imposibles. Reconocida misionera que reconforta y auxilia a los que sufren, porque entiendes muy bien cómo se siente la angustia, ya que, la padeciste en muchas oportunidades durante tu vida. Por todas esas experiencias y amparados en tus virtudes es que tus devotos pedimos tu valiosa intercesión ante el Divino Corazón del amoroso Jesús Crucificado, Dios Hijo, que se sacrificó por todos nosotros.

Querida Santa Rita, en tu nombre clamo la ayuda que ahora mismo necesito con desesperación, pues, mis dolores aumentan y mi aflicción está fuera de mi control. Solo la intervención Divina podría ayudarme. Te juro que mis intenciones son humildes y mis ruegos sinceros.

Socórreme Santa Rita, conviértete en mi bálsamo y mi curación. Alcánzame la gracia del Todopoderoso para que tu bendita intervención permita que Dios obre sobre mí, con su mano poderosa y me libre de esta enfermedad que se ha alojado en mi cuerpo (hacer su petición).

¡Oh Santa Rita! Comparte conmigo esa fortaleza que te hizo continuar aún con los dolores del martirio de tu estigma, para que pleno de tu gracia pueda vencer la ansiedad, la depresión, el dolor y finalmente salir victorioso sobre esta enfermedad. Sé tú, mi salud, influjo de vitalidad y reposición de mis ganas de vivir.

¡Oh Dios mío! Único y Creador de todo lo que existe, tú que con tan incontable nobleza te dignaste a concedernos la ayuda de tu beata Santa Rita, llena de ese profundo amor por tus enseñanzas, perdona nuestros pecados y permite que nuestros ruegos sean escuchados de sus labios, abogada nuestra. Concédenos entonces, por su intercesión y por sus méritos, la recompensa prometida de tu amor, tu perdón y la resolución de nuestras vicisitudes. Amén».


Oración a Santa Rita para el Amor

«¡Oh Dios Todopoderoso! Por los méritos de tu fiel beata, Santa Rita, a quien embestiste con tanta gracia, llena de misericordia, dulzura y amor para contigo y el prójimo.

Querida Santa Rita, tú eres candil de paz donde quiera que ves discordia. A ti, querida santa, te encomiendo la protección de mi corazón para que ruegues ante el Señor la gracia de proteger a mi familia y todas las familias que se encuentren en dificultad.

¡Oh piadosa Santa Rita! A pesar que viviste un matrimonio desafortunado por la devoción que tuviste a tus padres, fuiste buena esposa, cristiana de corazón y buena madre. Concédeme la dicha de poder alcanzar un matrimonio feliz, lleno de amor, respeto, lealtad y tranquilidad.

Imprégname de tu energía para poder mantenerme fiel a Dios y encontrar un esposo sincero, que cuide de mí y de nuestro hogar. Ayúdame para poder gozar de hijos que sean criados bajo las enseñanzas de Dios, donde la bondad y la paz reine entre nosotros y nuestros semejantes.

En tus manos deposito mis más profundos anhelos, para que no exista perturbación alguna que enturbie mis buenos deseos, que tu presencia que es armonía, asista mi casa, aleje la discordia y se asiente el entendimiento que caracteriza y une a las almas redimidas por la sangre de Cristo.

¡Oh valiente santa Rita! Fortalece mis intenciones para que no desfallezca en mis propósitos, siguiendo tu ejemplo dentro de la vida conyugal, que me permita realizarme dentro del verdadero modelo de la familia cristiana.

A tus pies me encuentro necesitada de la ayuda del Creador y de tu intercesión. Bendice mis caminos para encontrar el compañero apropiado para vivir amparados por la gloria de Dios y bajo el beneficio común, alabando por siempre a Dios Nuestro Señor, tal como tú lo hiciste en la Tierra y ahora lo haces en el reino de los cielos. Amén».


Después de leer las Oraciones a Santa Rita de Casia puede interesarte rezar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba