Orisha Oya: Quien es, ofrendas, oraciones, características y mas

Oyá, deidad del panteón Yorubá considerada en África como «la divinidad de las arboledas». Por otro lado, tanto en Cuba como en Nigeria, se le atribuye el poder sobre las tormentas y los tornados que arrasan con todo a su paso como símbolo de su carácter furioso. Su poder sobre los truenos que anuncian los rayos demuestra que ella está haciendo eco de la llegada de su esposo Shango, deidad dueña del rayo.

¿QUIÉN ES OYA?

Oya es una Orisha hija de Oye y Afabile (un camino de Obatalá). Fue criada por Baba afebile (otro camino de Obatalá muy anciano que no se consagra). Es hermana de Oshun y Yemaya, con quien se dice erróneamente que tienen una rivalidad. Además, tiene una hermana mayor conocida como: Ayao. Su verdadero amor fue Shango, sin embargo, en uno de sus avatares también estuvo casada con Ogun. Vivió con Olokun, con quien concibió un hijo que lleva por nombre: Eshu Elaketu. Con Changó tuvo dos hijos conocidos como: Kaewo y Kainde (los Ibellis).

Esta Orisha vive en la atmósfera, en la esencia del aire puro que otorga la vida a los seres vivos por mandato de Olofin. Se le relaciona también con el mercado, y con el cementerio donde podemos encontrarla en la puerta. Ella representa el aire puro, elemento fundamental para la vida. En Nigeria es reconocida como la dueña del río Níger, y como feicita (secretaria) de Olofin.

También es conocida como: Yanzan, Yanza, Iyansan o Iya mesa mesa. No come Abo (carnero), ya que, lo sacrificó para salvar a sus hijos (los Ibeyis). Guarda una estrecha relación con Oshun, se dice: «no hay Oyá sin Oshun, ni Oshun sin Oyá».

OYA Y SHANGO

Cuenta la creencia africana que Oya antes de caminar en la tierra como ser humano fue búfalo. Se dice que fue la esposa favorita de Chango, incluso, cuando él pone fin a su vida, ella hace lo mismo. Al no soportar su partida se enterró bajo la tierra en la ciudad de Irá (cerca de Oyo). Posteriormente, reapareció en el mundo mediante la afluencia del río Niger. Aun así, su esencia se encuentra en cielo en compañía de Shangó, es decir que siempre está presente en los cuatro elementos: el fuego, la tierra, el agua, y el aire.

La relación de Shango y Oya es muy significativa para poder entender la energía que identifica a esta Orisa. Changó representa el valor y Yansa, la capacidad de cambios. Juntos simbolizan la expresión de la evolución espiritual de la conciencia del individuo a planos superiores, es decir, la búsqueda de la unión con la energía vital que permite lograr la armonía y trascender luego de la muerte. Esto convierte al hombre que recién fallece en un ancestro adorado por su sociedad.

¿CÓMO ES OYA?

Orisha Oya

Oya es una Orisa fuerte y misteriosa, que no muestra su rostro con facilidad. Guerrera por naturaleza, es diestra en las artes de la guerra y maneja con gran habilidad el machete. Tiene un temperamento bastante fuerte que no tolera faltas. Es una esposa abnegada y una madre que a pesar de ser a veces severa, es capaz de sacrificar lo que sea necesario por proteger a sus hijos.

Entre sus herramientas usa una corona de 9 puntas color cobre, de las que cuelgan sus herramientas y armas. Entre sus atributos destacan dos cuernos de búfalos, un machete y algunos implementos de metal en forma de cincel o hacha. En el diloggun habla a través del odun Osa (9) y en los cocos mediante Ocana y Oyekun.

Su día de la semana es el viernes. Es dueña del Cobre. Se le invoca sonando una vaina de framboyán. Llega a la tierra a través del Irosun Osá, acompañada del Echu Olosun Sará. Su celebración es el 2 de Febrero gracias al sincretismo.

COLORES DE OYA

Aunque le gusta la combinación de 9 colores diferentes, los colores favoritos de Oyá son el marrón o carmelita, en cualquiera de sus tonalidades, y en África es relacionada con el verde. Su número es el 9. Los collares de Oya son confeccionados con cuentas carmelitas con pintas blancas y negras.

Se le inmolan chivas, palomas, gallinas, guineas, y codornices.

Su baile

Cuando incorpora un caballo de santo su baile suele ser bastante enérgico. Normalmente, se tapa el rostro con el cabello hacia adelante (si las características del el eggun lo permiten). Realiza movimientos que simulan estar blandiendo su machete o invocando la fuerza del viento moviendo su iruke (cola de caballo). Suele ser atendida con agua y aceite de corojo, a veces con un poco de miel.

Historia de Oya en el signo Osa Kuleya

CUANDO LA ORISHA OYA DEJÓ DE COMER CARNERO

Oyá era dueña del mercado. Siempre había estado enamorada de Shango pero él no le prestaba atención. Un día, andando en el bosque, vio un hermoso búfalo negro, pensó en cazarlo con su arco y flecha cuando vio que aquel búfalo se quitaba su piel, transformándose en Shango. Al ver donde él escondió la piel la tomó, llevándosela al mercado.

Al día siguiente, Shango al buscarla obviamente no la encontró. Desesperado llegó al mercado preguntándole a Oya si sabía al respecto, quien le contesto que ella la tenía guardada y que para devolvérsela tendría que vivir con ella. Él aceptó, solo con la condición de no revelar nunca su secreto. Fue así, que comenzaron a vivir juntos concibiendo a los Ibeyis.

Ogún, enemigo de Shango, gracias a Yemayá que era hermana de Oya, conoció el secreto y lo contó por todo el pueblo. Shango al enterarse, tomó su piel y se transformó saliendo iracundo para el bosque a buscarla, quien oportunamente había ido donde Orunmila por adivinación haciendo de inmediato los eboses con: un carnero, un gallo, dos palomas, manteca de cacao, aguardiente, y cascarilla, recomendado por Ifa.

Luego de  realizar su ebbo se fue a cuidar su rebaño de carneros en el bosque. Mientras tanto, Shango la buscaba entre la espesura del monte encontrándose por casualidad con Oggun, con quien tuvo una fuerte pelea en la que perdió un tarro que fue guardado por el Orisha del hierro (por eso el ogue de Oggún es de un sólo tarro). La magia de aquel disfraz le hacía crecer los tarros, así que, sin prestarle atención continuó su camino en busca de Oya.

Al encontrarla,  en compañía de los Ibellis, fue a embestirla. Oya al darse cuenta de la furia de Shango para evitar una tragedia con sus hijos le lanzó un carnero que devoró rápidamente, al probarlo fue de su agrado, al ver aquello, le lanzaba uno tras otro, lo que fue apaciguando la furia de aquel búfalo. Finalmente, le ofreció renunciar a esa comida que para entonces era su favorita, entregándosela a su esposo. De esta manera logró salvarse y a su vez, a sus hijos. Convirtiéndose en «Yanzán» (el remolino), sacando a los Ibeyis del lugar llevándolos hasta Yemayá para que los protegiera.

¿CÓMO SON LOS HIJOS DE OYA?

Los hijos de Oya suelen tener un espíritu indomable y un alma creativa, pero en ocasiones pueden perder todo sentido lógico cuando están enamorados. Generosos, seguros, sacrificados, muy buenos amigos, fieles, leales, radicales, honestos, muy maternales o paternales, espirituales, buenos brujos o hechiceros. En otros casos pueden llegar a ser obsesivos, celoso, de humor cambiante, chismosos, prepotentes, arrogantes, conflictivos, inseguros y no perdonan con facilidad.

NOMBRES PARA HIJOS DE OYA

Ayagba Egun: reina de los muertos.

Ayagba Dina: La reina de la candela.

Loyu leti: los ojos y los oídos de Oya.

Oya Ladde: la corona de Yansa.

Dide funke: el bastón que levanta a Oya.

Ayagba Iku: la reina de la muerte.

Saradde Iku: el trono y la corona  del muerto.

Ayagba Iku Ladde: la reina de la corona de la muerte.

Ayagba Oyiyi Oku: la reina de los espíritus lejanos.

Iku loye nike: la manilla brillante del muerto.

ADIMUSES. OFRENDAS A OYA Y CÓMO ATENDERLA

A Oya le gusta el arroz blanco con berenjena y los bollos de frijoles de caritas. Entre sus adimu favoritos está el pastel o razupo de frijoles. Se le ofrece nuez de cola, licores, vinos, ñame machacado con aceite de palma; pudín de chocolate, maíz, miel. Carne de res, que se pasa por la sartén y se le echa miel con manteca de cacao. Pescados con miel y manteca de cacao. Las frutas de color ocre, el mamey, el zapote y la berenjena. Copas de refrescos de melón con vino tinto. Pedacitos de gloria. Ñame con manteca de cacao y nuez moscada. Las remolachas hervidas con melado y vino tinto. Las gallinas negras asadas.

9 HIERBAS DE YANSA Y UN POCO MÁS

Algunas de sus plantas son: croto, yantén, chirimoya, revienta caballo, cabo de hacha, caimito, caimitillo, fruta bomba (macho), guara, granada, yaya, palo y hojas quiebra hacha, cordoban, chirimoya, aguacate, uva caleta, acacia, framboyán, todos los crotos, malva mondonguera, uva gomosa, mil flores.

OYA EN EL SICRETISMO

Oya virgen de la candelaria

El sincretismo de Oya en la religión católica es realizado con la Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de Candelaria. Esta virgen, que se clasifica como «una virgen negra», cuyo culto es de origen español, obtiene su nombre derivado del candelero o de la candela en referencia a la luz que guía hacia «el buen camino o el camino correcto», al entendimiento y la fe.

A partir de esa referencia encontramos una similitud muy interesante que, sin duda, fue una de las razones por la que los yorubas sincretizaron ambas espiritualidades. La creencia Yoruba en Nigeria manifiesta que la función de Yansa es confirmar si las personas recién fallecidas aprendieron la lección que le correspondía durante esta vida y trascendió, dando origen al proceso de transformación o «iluminación» que sucede después de la muerte. Este es un estado que los yorubas le llaman «ehin iwá» lo que significa: detrás de la vida o después de la vida. Además, la candela de hecho, también es un elemento relacionado con esta Orisha.

Por otro lado, se cree que el culto a la Virgen de la Candelaria surge a raíz de otro sincretismo proveniente de la cultura de los antiguos canarios o guanches adoradores de Dioses paganos, cuyo culto fue llevado a la iglesia en representación de esta virgen, tomando así su festividad del 2 de febrero para celebrar como antiguamente lo hacían, para dar gracias por el inicio del año y por la recolección de la cosecha, tal como los yorubas lo hicieron en Cuba.

ORACIÓN DE OYA

ORÍKÌ

 (Rezo a Oya y alabo al espíritu del viento)

Ajalaiye, ajal òrun, fun mi ire. Iba Yansan.

Los vientos de la Tierra y el Cielo me traen buena fortuna. Alabo a la Madre de los nueve Ancestros principales.

Ajalaiye, ajal òrun, fun mi alafia. Iba Oya.

Los vientos de la Tierra y el Cielo me traen buena salud. Alabo a Oya.

Ajalaiye, Ajal òrun winiwini. Mbe mbe ma Yansan. Ase.

Los vientos de la Tierra y el Cielo son maravillosos. Puede que siempre exista la Madre de los nueve Ancestros principales. Asé.

ORACIÓN DE OYA PARA EL AMOR

Alabo al espíritu completo del viento, paseándose con plena confianza e importancia. Ella coge un cesto con nueces de cola para ponerlo ante su marido.

Oya, profunda en pensamiento, espíritu completo del Viento, venga y reciba sus ofrendas sin ofensa.

Yansa dueña del lugar de culto, puede que aquéllos que han preparado buena comida empiecen a servirla, ¡Yansa provoca a las hojas para que tiemblen!

Oya, viento fuerte que dio nacimiento al fuego mientras cruzaba la montaña. Espíritu del viento, por favor no tumbe el árbol en mi patio trasero.

Espíritu del viento, hemos visto el fuego que cubre su cuerpo como una tela. Si usted busca al espíritu del viento encontrará a Oyá.

Quizá la encuentre en el puesto de la nuez de cola, en donde la Yansa disfruta tirando pequeños pedazos en su boca.

Quizá usted se encuentre a la Yansa en el puesto del carpintero, donde le gusta frotar su cuerpo en su roja energía.

Puede que usted se encuentre la Yansan en el puesto de los tambores, donde mueve su cuerpo en un frenético baile.

Madre que usa el fuego para cubrir su cuerpo, parecido a una tela. Poderoso viento que golpea bajo los árboles en el bosque.

Espíritu del Viento, esposa abnegada trae el amor de mi vida hasta mí. No permitas que me encuentre sola(o) hoy, mañana, ni nunca. Asé.

ORACIÓN DE OYA PARA LA SALUD 

Yansa yeba Iya mesa Oya, Òrun afefe Iku lele bioke, ayaba gbogbo le’ya obinrin,

Yansa, madre de Oyo, el viento de los Cielos baja a los antepasados. Reina de todas las mujeres.

Ogo mi ano gbogbo gún, Òsà mi abaya Oya ewa O’yansa. Ase.

Sáneme siempre con su medicina poderosa, la Reina es mi espíritu guardián. Espíritu del Viento y madre de los nueve ancestros principales. Asé.

CANTO A OYA

Akuón:            ayilodaoyaokuo towuomole, keyo ayaba

Coro:               ayilodayaokuo towuomole, keyo ayaba

Akuón:            ekifanla obini oyeo towuomole, keyo ayaba

Coro:               ayilodaoyaokuo towuomole, keyo ayaba

Akuón:            oyade mariwuo omesa loro yokoro

Coro:               oyade mariwuo omesa loro yokoro

Akuón:            oyade mariwuo omesa loro yokoro

Coro:               oyade mariwuo omesa loro yokoro

Akuón:            ekifanla obini oyeo towuomole, keyo ayaba

Coro:               ayilodayaokuo towuomole, keyo ayaba

Akuón:            yilodaoya okuo towuomole, keeyo ayba

Coro:               yilodaya okuo towuomole, keyo ayaba

¿QUÉ SE LE PIDE A OYA?

Oya es una deidad a la que se le pide para comprender cuál es el motivo de nuestro paso en la vida, para obtener un nivel de compresión y evolución espiritual. También, esta Orisa es muy efectiva para librar batallas quitándonos a los enemigos del camino. Experta en asuntos espirituales, puede ser invocada para obtener organización, evolución espiritual y para luchar contra brujerías y hechizos realizados utilizando esas artes.

OBRAS CON OYA

OBRA CON OYA PARA EL AMOR

Se agarra un caimito morado y se cala. Se llena de: aceite de corojo, azúcar, coñac, bálsamo tranquilo, se le coloca una mecha al pie de Oya con el nombre de quien se quiere atraer y se enciende por 9 días, pidiendo a la Orisa que venga la persona amada.

PARA LOS ENEMIGOS

Se busca una lata de sardina vacía, se coloca aceite de comer, pimienta de guinea, pimienta negra, tierra de una fosa que tenga el nombre del enemigo, un papel con su nombre, el rastro y 9 alfileres. Se le da conocimiento a Oya y se enciende en la basura durante 9 días. Luego se lleva al cementerio y se echa en a una fosa.

PARA LA SALUD

Se colocan 9 remolachas peladas y cocidas. Se ponen encima de Oya en un plato. Se le rocía vino tinto, y almíbar. Se deja allí por 9 días pidiendo salud y luego se deja al pie de una ceiba.

FRASES DE OYA

Dice Oya: «La guerra con vivos es mala, la guerra conmigo y mis muertos mucho peor».

«No hay nada que el soplo del viento no pueda cambiar».

Puedes leer:

2 comentarios en “Orisha Oya: Quien es, ofrendas, oraciones, características y mas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba