Tratado de Oyekun y sus Omoluos

Hola iworos, aquí le proporcionamos toda la información referente a Oyekun Meji al igual que todas sus combinaciones, en este tratado encontraras, Refranes, Patakies, Eboses, Nacimiento, recomendaciones de cada Signo de Ifa. Es momento de incrementar tus conocimientos con estos tratados de ifa que están estructurados de la mejor manera para así ayudar al aprendizaje sobre los odu de Ifa.

tratado oyekun

Tratado de los signos de Ifa «Oyekun»

Tratado de Oyekun Meji y todas sus variantes desde Oyeku Meji hasta Oyekun Ofun. Aprende lo que hablan todos estos odu y aprende más sobre tu signo para que puedas llevar de mejor manera las recomendaciones dadas por Orunmila. 

El nacimiento de Oyekun Meji

El Padre de Oyekun era tan paciente como el vertedero de escombros (Otiton en Yoruba y Otiku en Benin), mientras su Madre era tan fuerte como el cruce de tres caminos. En otras palabras, el Padre era un lego mientras que la Madre era una bruja que solía transfigurarse en el mundo Astral y psíquico para
asistir a reuniones con los Ancianos de la Noche.

Cuando los poderes de la esposa se hicieron demasiado dominantes para el Padre, éste fue por adivinación y se le dijo que hiciera sacrificio con una Boa (Okaa en Yoruba y Arumoto en Benin). Él hizo el sacrificio y la esposa pronto quedó embarazada.

La noche en que ella iba a parir, nuevamente se transformó para pasar al mundo de la brujería. Cuando se despertó, Eshu había colocado la Boa, con la cual el esposo había hecho sacrificio, en el fondo de la casa. En eso, ella sintió deseos de hacer sus necesidades. Se dirigió al fondo de la casa para ir al servicio, el cual tradicionalmente se hallaba alejado de la misma. Cuando iba hacia el servicio vio a la serpiente y corrió atemorizada, alejándose de la casa hasta que llegó al cruce de los tres caminos. Fue allí donde de repente se le presentaron los dolores y parió un varón, sin que nadie la ayudara.

Ella estaba tan contenta por la doble salvación y alegría que había tenido en una noche que al niño se le llamó Oyeku-Meji. Se le había escapado a la muerte sobreviviendo el ataque de la Boa y, al mismo tiempo, tuvo el hijo que había estado deseando durante años.

Cuando Oyeku Meji sale en adivinación para una mujer quien está deseando un hijo, se le deberá decir que ella es la responsable de su infecundidad ya que no solamente es más fuerte que su esposo sino que ve más de lo que él ve. Se le debe aconsejar que se subordine a la autoridad del esposo si verdaderamente desea tener un hijo.

Si sale en la adivinación para un Hombre el cual está ansioso de que la esposa tenga un hijo, se le deberá decir que ella no está tan deseosa como él de tener un hijo. Con el fin de que la mujer tenga el hijo, él deberá utilizar una Boa para hacer sacrificio a su Ifá si tiene uno ó deberá hacer los preparativos para tener su propio Ifá para así contener los poderes diabólicos superiores de su esposa.

Como Eji Oye (Oyekun) soluciona el problema de la muerte.

Tan pronto como Oyekun Meji comenzó a prosperar, la Muerte se puso tras su rastro debido a que frecuentemente se dice que la Muerte no mata a un chivo que no tenga una existencia establecida. Del mismo modo, raramente la Muerte va detrás de mendigos y vagos. En el momento en que una persona comienza a escalar el árbol de la prosperidad, es cuando la Muerte comienza a perseguirla.

Es por eso que Orúnmila dice que el paso a la prosperidad frecuentemente es tortuoso y duro. En esta ocasión, Oyeku Meji comenzó a tener sueños aterrorizantes. Invitó a algunos de sus sustitutos a que hicieran adivinación para él.

Los Awoses que invitó se llamaban:
OKPA GBOUNGBO OUNSHIWAJU DU ONA. ESE MEJEJI ONJIJA DU ONA.

Ellos le dijeron que hiciera sacrificio con 4 gallinas, 4 ratas y 4 pescados para que pudieran sobrevivir las malvadas maquinaciones de la Muerte en su contra.
Él hizo sacrificio y Eji Oyekun vivió hasta una edad avanzada. Se ha revelado que él en realidad no murió, caminó de regreso al Cielo.

Como Oyeku-Meji gano favores y regalos.

Para poder disfrutar los frutos de su trabajo sin molestias y sin riesgos de regresar a la penuria, Oyekun Meji tuvo que hacer otro sacrificio.
Después de ofrecer una rata y un pescado para protegerse de la Muerte y de la enfermedad, se le dijo que ofreciera un cerdo a Ifá y un segundo chivo a su cabeza.
Él hizo los sacrificios y se hizo tan rico que no podía creer que fuera dueño de todo lo que tenía. Los hijos de Oyeku Meji con frecuencia son muy prósperos debido al sacrificio hecho por él al principio del tiempo.
Los Awoses que hicieron esa adivinación para él, se llamaban:

EROKE ILE AABERU GEGERE Y EROKE ILE ABIDI BIRIKPE.

El también le dio un macho Cabrío a Eshu, gallo a Ogún y tortuga a Osanyin.

Así, compró prosperidad de todas las divinidades principales.

Oyekun Meji se convierte en Rey de la Noche.

Las divinidades tenían el hábito de celebrar reuniones cada cinco días. En una de las reuniones se hizo una proposición de que cada una de las divinidades debía demostrar sus hazañas para que los otros la vieran. Por su lado, Oyeku Meji se vanaglorió de que él era el único que sabía cómo impedir que los gusanos penetraran en una cosa podrida y cómo hacer que un animal muerto fuera más famoso que su equivalente vivo.

Se le dijo que en la próxima reunión debía demostrar las capacidades declaradas.

Al siguiente día, Oyekun Meji fue al mercado y compró un chivo al cual paseó por el pueblo con una soga atada al pescuezo. Durante el paseo, el chivo sólo hizo los sonidos inocuos en los cuales nadie se fijó.

Al día siguiente, Oyekun sacrificó el chivo y le quitó la piel para ponerla a secar. Tan pronto como ésta estuvo lo suficiente seca, él hizo un Tambor. Después de preparado el Tambor, su sonido se escuchó en todo el pueblo cuando lo tocó y fue tanto que la gente comenzó a preguntarse qué se traía
entre manos.

En el día señalado, él fue a la reunión con su Tambor untado con un jabón negro, el cual fue especialmente preparado para expulsar a las brujas del ambiente donde uno se desarrolla.

Entonces se le llamó para que demostrara los puntos que se habían mencionado en la reunión anterior.

Él respondió preguntando si alguien había escuchado el sonido del chivo vivo que recientemente había paseado por todo el pueblo. Unos pocos miembros confirmaron que habían escuchado los berridos del chivo, pero muchos otros expusieron que no habían escuchado sonido alguno.

Nuevamente, él preguntó si alguien había escuchado el sonido del Tambor que había estado tocando durante los dos últimos días. Todos confirmaron haber escuchado el sonido del Tambor, aunque se preguntaron como iba a demostrar su punto.

Entonces él explicó que el jabón pegajoso en la cara del Tambor era el animal podrido que no tenía gusanos, mientras que el Tambor era el animal muerto que sonaba más alto que uno vivo. Todos los miembros comprendieron los puntos y al instante fue hecho Rey de la Noche.

Ir arriba