San Francisco de Asís: El hombre que encontró a Dios en todas las cosas

San Francisco de Asís

San Francisco de Asís es considerado uno de los más grandes santos en la tradición cristiana y un ejemplo de una vida vivida en imitación de Jesucristo. Durante su tránsito por esta tierra renunció a una vida de riqueza y posición social para abrazar una vida de pobreza y castidad. Llegando incluso a fundar con la aprobación del Papa, una nueva orden monástica, comúnmente conocida como los Franciscanos. Es conocido como el patrono de los animales, el medio ambiente y uno de los dos patronos de Italia (junto con Catalina de Siena)

¿Quién es San Francisco de Asís?

Nacido bajo el nombre Giovanni Francesco di Bernardone, en 1181. En Umbria, una región ubicada al centro de Italia. Hijo de Pietro di Bernardone, un rico comerciante de telas. Como joven, era brillante, popular y atlético, aunque ocasionalmente mostraba signos de lo que más tarde lo definiría como un ser lleno de amor por la caridad y desdén por el mundo.

Historia de San Francisco de Asís: De joven noble a seguidor de Cristo

En 1201, a los 19 años, se unió a una expedición militar contra Perugia. La campaña resultó desastrosa, salió herido en el campo de batalla y hecho prisionero durante un año. En este período de prisión, se produjo un cambio dentro de Francisco. Renunció a los placeres y recompensas materiales de la vida y comenzó a dedicar su vida a Jesucristo y a las enseñanzas esenciales de los Evangelios.

Cuando la mala salud causó su liberación, pero, un profundo llamado resonaba dentro de él. Varias historias sugieren que San Francisco comenzó a mostrar comportamientos que para sus contemporáneos podrían parecer erráticos, de hecho, lo tildaban de loco o tonto por regalar la riqueza de su padre, dar su propia ropa, visitar varias iglesias y cuidar de los marginados, como los leprosos.

Historia de San Francisco de Asís

Pero, todo esto lo llevó a experimentar durante este período una visión mística en una iglesia en ruinas. La imagen de Cristo Crucificado le dijo: «Francisco, ve y repara mi casa, que como puedes ver, está en ruinas».

Esta visión le dio a Francisco una clara misión en la vida y se entregó a una vida de pobreza, castidad y devoción a Jesucristo. Pasó gran parte de su tiempo en oración y meditación. Gradualmente, comenzó a atraer a otros hombres jóvenes, admirados por su fervor espiritual y renuncia.

Al principio, Francisco y sus compañeros estaban fuera de la jerarquía de la iglesia tradicional, lo que causó cierta consternación entre los obispos locales y las personas poderosas. Por esta razón, Francisco decidió hacer una peregrinación al Vaticano en Roma para intentar obtener una audiencia con el Papa.

Para sorpresa de todos, Francisco logró no solo reunirse con el Papa, sino también obtener la aprobación para una nueva orden basada en los principios de la pobreza y el espíritu de los Evangelios. Se dice que el Papa se negó al principio, pero luego tuvo un sueño en el que se le dio a ver la naturaleza espiritual de San Francisco.

Con esta aprobación papal, San Francisco pudo hacer crecer su misión y sus compañeros frailes viajaron por Italia y Europa fundando comunidades espirituales basadas en las enseñanzas de San Francisco.

En 1219, acompañado por otro fraile, San Francisco fue a Egipto con la esperanza de hablar con el Sultán de Egipto sobre el cristianismo. En ese momento, un ejército cruzado estaba acampado fuera de la ciudad después de una feroz batalla el año anterior. Fuentes cristianas sugieren que San Francisco fue recibido por el Sultán de Egipto de manera amistosa y pacífica. No está claro qué sucedió, pero fue un evento significativo que un cristiano fuera recibido por un líder musulmán durante el período de las Cruzadas. Después este período, solo a los franciscanos de la Iglesia Católica se les permitió quedarse en la ciudad santa de Jerusalén como custodios de la tradición cristiana y de lugares de culto importantes, como el Santo Sepulcro del Señor.

A medida que la orden creció en número, se hizo necesario instituir más reglas y estructura organizativa formal. La orden era demasiado grande para depender del ejemplo personal y enfoque simple de espiritualidad de San Francisco.

Después de que las reglas fueron ordenadas por el Papa, San Francisco comenzó a retirarse de los asuntos externos, dedicando su tiempo a la contemplación y la oración. San Francisco también fue un escritor y poeta destacado. Escribió en italiano vulgar (un dialecto de Umbría), evitando el latín ya que creía que la gente común debería poder leer cualquier cosa escrita.

Más adelante, también se registró que San Francisco recibió los estigmas, experimentando cinco heridas de Cristo en la cruz. También se dice que mientras realizaba sus labores habituales evangelizando y ayudando a los pobres y enfermos, Francisco contrajo conjuntivitis y malaria.

Después de un tiempo de enfermedad, cuando se acercaba su final, regresó a Asis. Para esa época, ya era considerado un santo que esperaba solo la canonización formal, por lo que se enviaron caballeros para protegerlo y asegurarse de que nadie pudiera llevarse sus restos después de la muerte. En esa época, el cuerpo de un santo era considerado como una reliquia extremadamente valiosa.

Cuando Francisco murió el 3 de octubre de 1226, a la edad de 44 años, se dice que una bandada de alondras se acercó volando y cantando en el momento de su muerte. Aquella noche, mientras San Francisco se despedía de este mundo cantaba el Salmo 142 «Voce mea ad Dominum» como su última oración de fe.

San Francisco patrono de los animales

San Francisco patrono de los animales

Se han asociado muchos milagros con San Francisco. En particular, se registró que San Francisco parecía tener una conexión cercana con todos los animales, especialmente los pájaros. Cuando San Francisco daba un sermón, se dice que los pájaros venían a escuchar. San Francisco dijo acerca de los pájaros: «

«Mis hermanas aves, debéis mucho a Dios, y siempre y en todo lugar debéis alabarlo; porque Él os ha dado libertad para surcar el cielo y os ha vestido… no sembráis ni cosecháis, y Dios os alimenta y os da ríos y fuentes para calmar vuestra sed, y montañas y valles para resguardo, y árboles altos para vuestros nidos».

San Francisco era conocido por su amor a toda la creación de Dios, a menudo se decía expresiones como: «hermano Sol y hermana Luna». Reconocía en todo una parte de la creación de Dios. Una historia sobre San Francisco relata cómo logró domesticar a un lobo salvaje a cambio de que los aldeanos prometieran alimentar al hambriento lobo.

Alrededor de 1220, Francisco estableció uno de los primeros pesebres conocidos en Greccio, cerca de Asís. Utilizó animales vivos alrededor del pesebre de Jesús; San Francisco esperaba que la gente obtuviera una impresión mucho más vívida de la naturaleza humilde del nacimiento de Jesús. El pesebre se convirtió en un aspecto importante de la religión cristiana en Navidad.


Puedes leer: Oración a San Francisco de Asís


La Orden de los Franciscanos

Orden de los Franciscanos

La Orden Franciscana es una orden de la Iglesia Católica. Sus miembros a menudo son llamados Frailes Franciscanos. Fue fundada por San Francisco de Asís en 1209. Los franciscanos eran conocidos por su extrema humildad, estaban prohibidos para ellos poseer propiedades y se les exigía como requisito básico vivir una vida de pobreza, viajando y pidiendo comida mientras predicaban en emulación de Jesucristo. Sin embargo, más adelante esas reglas se relajarían un poco.

Los más relevante de esta organización religiosa es que los miembros de la Orden Franciscana siguieron las enseñanzas de Francisco, quien más tarde fue declarado oficialmente santo de la Iglesia Católica.

En general, las costumbres religiosas franciscanas enfatizan que el mundo natural es un lugar alegre y bueno. Le dan menos importancia al concepto de un mundo y una humanidad manchados por el pecado original. Francisco de Asís celebraba el mundo natural como una representación de la creación de Dios.

Al ver el sacrificio de Jesús como el acto de humildad definitivo, los franciscanos también enfatizan en vivir una vida simple, desligada de las posesiones materiales. La solidaridad con los pobres y la promoción de la justicia social son aspectos importantes de la práctica franciscana, y la orden también enfatiza la importancia de la lealtad a la Iglesia.

Los Frailes Franciscanos, junto con los Dominicos, fueron encargados como Inquisidores durante la Inquisición. En 1252, se les permitió usar la tortura y la orden publicó una guía para identificar herejes y brujas.

Franciscanos

Los franciscanos también son conocidos por testificar muchos casos de estigmas, o la aparición de heridas que imitan las de Jesucristo en la cruz. Francisco de Asís afirmó tener estigmas. También manifiestan muchas visiones de Jesús y la Virgen María. A ellos se les atribuye el desarrollo de la idea de las Estaciones de la Cruz.

Los Frailes Franciscanos establecieron centros de estudio bíblico en Jerusalén y Hong Kong. El Instituto de Hong Kong publicó la primera traducción completa de la Biblia al chino en 1968, y todavía se considera la versión más autorizada de la Biblia entre los católicos chinos hoy en día.

Existen tres ramas principales de la Orden Franciscana, conocidas como la Primera, Segunda y Tercera Orden de Franciscanos, y siguen siendo conocidas por su adhesión a un estilo de vida austero y su enfoque en la predicación y el servicio a los pobres. Sus características más esenciales son:

  • La Primera Orden de los Franciscanos

La Primera Orden de los Franciscanos se llama la Orden de Frailes Menores o los Franciscanos. Es una orden exclusivamente masculina, algunos de los cuales trazan sus orígenes hasta San Francisco de Asís.

Siguen la Regla de San Francisco que incluye votos de castidad, pobreza y obediencia. Las reglas se remontan al establecimiento de la orden en 1209 con la aprobación del Papa Inocencio III para que San Francisco de Asís estableciera su orden bajo estos parámetros. Sus cánones se definieron aún más y terminaron siendo publicados oficialmente en 1223.  La orden todavía sigue estas reglas.

La Primera Orden finalmente se dividió en tres ramas distintas: Los Frailes Menores originales, los Frailes Menores Conventuales, fundados en 1517, y los Frailes Menores Capuchinos, fundados en 1619. Estas tres ramas siguen la Regla de San Francisco, pero se consideran órdenes separadas con cuerpos gobernantes separados.

  • La Segunda Orden de los Franciscanos

La Segunda Orden de los Franciscanos a menudo se llama las Hermanas Pobres, las Clarisas o las monjas Capuchinas. Esta orden está compuesta exclusivamente por mujeres y consta de monjas que viven sus vidas encerradas en monasterios. Fueron fundadas por San Francisco de Asís y Santa Clara de Asís, quien fue su seguidora, el Domingo de Ramos de 1212.

Viven bajo la Regla de Santa Clara, que al igual que la Regla de San Francisco, exige a las monjas que vivan en pobreza y no posean propiedades, en su lugar vivían de las limosnas dadas por las poblaciones locales. Muchos monasterios que siguen la orden fueron establecidos en toda Europa y en las colonias latinoamericanas españolas.

  • La Tercera Orden de Franciscanos

Esta se divide en dos ramas: La primera rama es conocida como «la rama regular». Aunque no reciben el mismo grado de entrenamiento y votos extremos de las órdenes Primera y Segunda, sus integrantes viven recluidas en institutos religiosos como monasterios. Significativamente, a diferencia de los miembros de la Primera y Segunda Orden, pueden casarse.

La tercera orden fue creada por Francisco en 1221 en parte porque había muchos hombres y mujeres casados que querían adoptar el estilo de vida franciscano.

Sin embargo, los miembros regulares de la Tercera Orden toman votos más serios que los miembros de la Tercera Orden Seglar. Esta rama secular tiene miembros tanto hombres como mujeres que viven vidas de fe y devoción, pero permanecen en el mundo, sin retirarse a la extrema pobreza o aislamiento de las primeras y segundas órdenes en monasterios. En cambio, viven en la sociedad normal. Esto no les impide intentan vivir vidas de austeridad y pasar por un entrenamiento y preparación.

Canonización de San Francisco de Asís

Canonización de San Francisco de Asís

San Francisco es a menudo considerado un ejemplo inspirador de alguien que imitó más de cerca la vida de Cristo en palabras, acciones y espíritu. Tenía un profundo amor por Cristo y abrazó voluntariamente la pobreza, la castidad y una vida simple de humildad.

Solo dos años después de su muerte, en fecha 16 de julio de 1228 en Asís, Francisco es proclamado como santo por el Papa Gregorio IX. Los registros de la época relatan que el Pontífice, tratando de ser lo más objetivo posible, comisionó la evaluación de la vida y los milagros de Francisco a los cardenales que podían parecer menos a su favor.

El biógrafo de San Francisco, Tomás de Celano, al respecto relata que: «Obispos, abades y prelados acuden en masa y se reúnen, viniendo de las regiones más lejanas de la tierra; también está presente un rey y una gran multitud de condes y magnates. (…) Dominando el centro está el Sumo Pontífice con una corona en la cabeza como signo de gloria y santidad. La multitud participa, en silencio, en el evento. A continuación, el Papa, con las manos levantadas hacia el cielo, grita con voz atronadora las palabras de canonización, y luego, junto con los cardenales, entona el Te Deum».

Se dice que en el momento de la canonización gran cantidad de personas celebraban y alababan a Dios porque Francisco había sido elevado con tal honor.

Justo después de aquel solemne acto, el Papa Gregorio IX ordenó que, para mayor gloria de el recién nombrado santo, se levantara en Asís una basílica dedicada en su nombre donde se resguardarían y reposarían sus restos mortales.

Más tarde, en 1230, el Pontífice efectivamente, ordenó que el cuerpo del Santo fuera trasladado de la iglesia de San Giorgio a la nueva basílica. Esta escena ha sido recreada a través de una obra muy famosa pintado por Giotto que se titula «Canonización de Francisco por Gregorio IX», y ella se puede observar gran cantidad de personas arrodilladas, además de enorme pabellón de madera que cubre al Papa.


Puedes leer: Oración a Santa Clara


San Francisco y Santa Clara de Asís

San Francisco y Santa Clara de Asís

Clara era varios años más joven que Francisco, pero eso no impidió que se convirtiera en una inspiración, llegando incluso a ser su íntimo confidente espiritual.

Ambos desarrollaron una fe inquebrantable, con una profunda espiritualidad. Clara encontraba en las enseñanzas y el estilo de vida de Francisco el camino apropiado para su vida. Así que se reunió con él en varias ocasiones hasta que finalmente, en medio de la noche después del Domingo de Ramos, dejó la casa de sus padres y entregó su vida tal como lo hizo Francisco, y los hermanos.

Este compromiso con Dios conllevaba un estilo de vida pobre y sencillo. Incluso, en algún momento sus tíos trataron de sacarla del convento donde Francisco la había colocado, pero Clara no dudó de su decisión. Tampoco flaqueó cuando otras mujeres de la nobleza, incluyendo su hermana menor, se unieron a ella.

Clara, al igual que Francis, se preocupaba por sus seguidores, los enseñaba con palabras y ejemplos, escribía para ellos una regla de vida sencilla y se enfrentaba al obispo y al papa por el privilegio de vivir la vida a la que sentían habían sido llamados.

Los seguidores de Francisco y Clare pueden encontrarse hoy en día en todos los ámbitos de la vida y en todos los continentes, todavía inspirados, buscando un estilo de vida sencillo en dirección a Dios, con una visión particular que especialmente los identifica con los pobres, el cuidado de la creación como una confianza sagrada, y el abrazo de cada persona en una relación de hermandad.


Te puede interesar:

Scroll al inicio