Obara Meji revela la historia de como SHANGO se hizo Osha e Ifá

Shango ifa

Al comienzo del Mundo, OLODUMARE, OLOFIN, OLOKUN y ORUNMILA andaban juntos. Un día Dios le dijo a ORUNMILA: Nuestros hijos están pasando muchos trabajos, ¿no te parece que debiéramos reunirnos y acordar hacer algo para mejorarlos? ORUNMILA contestó que sí.

Efectuaron la reunión y acordaron que a medida que fueran llegando de sus trabajos, se les iba a dar a cada uno los siguientes Oshas. Primero le darían Elegua, luego OGGUN y después OSHOSI y cuando ya tuvieran los Santos guerreros les harían Santo (Yoko Osha).

En eso tomó la palabra OKE y dijo: «Yo quiero el mío diferente, que se haga en Leri Oke (en la loma) para así cuidar al Obá». Ellos lo aceptaron.

Según iban llegando le fueron dando a cada uno como se había acordado en la reunión, menos a SHANGO, porque le habían hecho trampa, pues habían mandado a buscar a un Awó viejo y cuando SHANGO llegó, dijo el Awó: Vamos a entretenerlo y así no le hacemos saber lo acordado y no le hacemos Santo.

Pero resultó que SHANGO se había mirado con ORUNMILA, que le vio el Odu de Ifá Obara Meji y le había hecho Ebó al pie de Elegua con: 1 gallo, jutía y pescado ahumado, manteca de corojo, maíz tostado, aguardiente, tabaco, tambor y un cuero de carnero y el Ebó cogió llevarlo para el monte.

SHANGO, al llevar el Ebó al monte, se encontró con una mujer que no conocía, que era YEMAYA, la cual había tenido problema con INLE. SHANGO al verla se enamoró de ella y le dijo, si quería vivir con él, pues estaba solo en ese lugar, YEMAJA le contestó que sí y entonces SHANGO enterró el EBO y a partir de ese momento las personas de aquel lugar sintieron miedo.

Resultó que un día, SHANGO llegó corriendo y le tocó la puerta a YEMAJA y se acostó a dormir, en eso YEMAYA se dijo, voy a ver lo que es el miedo, y se asomó a la puerta y vio a Egun y Orun y entonces se acercó a SHANGO y le dijo: «parece mentira que un hombre tan fuerte y valiente le tenga miedo a eso que es una cosa tan chiquita». Al oír esto SHANGO se levantó y le preguntó que había visto y YEMAYA le contestó: «lo que tú le tienes miedo», no es más que huesos. Entonces SHANGO salió a donde se encontraba OGUN y le pidió un machete, preguntándole este el objetivo, entonces él le explicó que era para terminar su trabajo, OGGUN se lo dio y SHANGO se retiró enseguida rumbo a la casa y mató a YEMAYA. Enseguida tomó rumbo a casa de OLODUMARE y en el camino se encontró con ORUNMILA y lo interrogó, preguntándole cuando le iban hacer Santo e Ifá, donde ORUNMILA le contestó que era casi imposible.

Le hicieron la consagración de Osha a Shango

SHANGO continuó camino y se encontró con ELEGUA y este le preguntó a SHANGO a donde iba, y este le contó todo lo que le estaba pasando, pero ELEGUA que todo lo sabía le dijo: Bueno, toma esto. Y le dio una Odu Ará (Piedra Rayo), un juego de ashé, ahseré, juego de herramientas, todo lo que se come y le dijo que se apareciera a la puerta de donde hacían Santo y que entrara con todo lo que le había dado. SHANGO hizo lo que se le indicó cuando nadie lo esperaba, entró y cuando vio a Awó Viejo le dijo Iború, Iboya, Ibosheshe y suyere Osha Yimi, entonces puso todos los objetos dentro y no hubo más remedio que hacerle Santo a SHANGO.

Después del Santo en la habitación que estaba al lado le hicieron Ifá a SHANGO. Cuando SHANGO salió del cuarto de Santo dijo este canto:

«IBORU FUMEKO YAKAWE TO FAMI LOKETE FUMEKO».

Ir arriba