El Tarot: Historia, tipos y como tirarlo

El tarot

Las cartas del Tarot han causado curiosidad y atracción a muchas personas a lo largo de la historia. Sus místicos dibujos y diseños recrean escenas a través de barajas de naipes que se han utilizado para predecir el futuro mediante consultas de interpretación. Su uso se ha convertido en un tipo de cartomancia.

¿Qué son las cartas del tarot?

Se trata de un un mazo de barajas con una serie de gráficos que son utilizados para interpretar el pasado, presente y futuro del consultante. De hecho, para algunas personas su poder espiritual es de tal magnitud, que son utilizadas como guía para todas sus situaciones cotidianas. A través de una tirada o consulta se busca comprender las razones por las cuales, se atraviesa cierta circunstancia y su posible solución, con el objetivo de alcanzar nuestros propósitos.

La Historia del tarot

El origen del Tarot siempre ha estado rodeado de un halo de misterio. Incluso, se han inventado leyendas y se ha relacionado con antiguas culturas del mundo. Lo cierto es, que las hipótesis que cobran mayor fuerza apuntan a que se popularizó en la Italia del siglo XV. No obstante, se han encontrado rastros de juegos de naipes muy similares en China e India, siglos antes, pero se desconoce su uso con exactitud.

De igual manera, el significado y etimología de la palabra «Tarot» tampoco está establecido con claridad. Se cree que posiblemente derive del lenguaje hebreo, griego, o tal vez de dialectos orientales.

Volviendo a la Italia del siglo XV, nos tropezamos con el ancestro de los naipes del Tarot. Se trataba de un mazo de 56 cartas populares utilizadas en el juego conocido como «Tarrochi», las cuales, probablemente fueron las inspiradoras de lo que hoy conocemos como: Arcanos Mayores.

Otros investigadores sostienen que el origen de las cartas del Tarot guarda relación con los gitanos, y que fueron ellos quienes propagaron su popularidad en el continente europeo durante su deambular. Esta afirmación se sustenta en su supervivencia a la inquisición, lo cual tiene mucho sentido, recordemos que los gitanos no representaban objetivos de interés  para la santa inquisición. De tal manera, que sus prácticas esotéricas sobrevivieron y son parte del conocimiento e imaginario popular, hasta la actualidad. Sin embargo, se tiene registro que para el momento de la llegada de los gitanos a Europa el tarot ya se conocía.

En realidad las cartas de Tarot se propagaron por toda Europa con gran fuerza. En su principio fueron del uso de la clase alta, llegando a ser prohibidas en algunos lugares. Por lo tanto, los ejemplares más antiguos han sido recuperados gracias a que fueron celosamente conservados.

Sus diseños eran encomendados a artistas que las pintaban a mano, llegando a ser consideradas incluso, obras de arte. Para el siglo XVI su mayor popularidad se centra en Francia, sobre todo en Marsella, donde se fabricaban en mayor cantidad. A partir de esa época van adquiriendo nomenclaturas y numeraciones, ajustándose a un orden más definido y llenándose de mayor simbolismo.

El Tarot como una herramienta mística y adivinatoria

Adivinación Tarot

Durante los siglos XVIII y XIX, debido al intenso auge del nuevo movimiento espiritista, el Tarot se convierte en una moda en Europa, especialmente en Francia. El conocimiento de la doctrina espírita en compañía de historias místicas que rodeaban el origen de las cartas, como por ejemplo: que provenían del antiguo Egipto, de la mano del misterio que rodeaba a los gitanos que inundaron las calles con su uso, marcó el inicio de su misticismo.

Es a partir de aquel momento, que muchas personas comienzan a afirmar que eran capaces de interpretar los mensajes codificados en las cubiertas de aquellos naipes. Cabe destacar, que la relación del Tarot con el antiguo Egipto carece de sustento histórico, se cree que esa leyenda fue un invento de la época para convertir el juego de cartas en un elemento más atractivo y darle un carácter mitológico. De cualquier manera, esas afirmaciones hicieron efecto en el colectivo. El Tarot se impregnó de una personalidad que causaba sensación de secretismo y gran misterio.

Cabe destacar, que el uso de cartas como herramienta de adivinación no es un acto exclusivo de esa época. Existe evidencia de que las cartas de naipes comunes, anteriormente, si fueron utilizadas como oráculo de adivinación. Por lo tanto, el uso de las cartas del Tarot para tal fin fue apenas natural.

Durante las últimas décadas del siglo XIX surgen informaciones que relacionan sociedades secretas con las prácticas adivinatorias mediante el uso del Tarot. Para entonces, ese secretismo se convirtió en ocultismo y comenzó a irradiar una sensación de miedo y sospecha entre las personas con respecto a su uso. Como podemos observar, no son las cartas en sí las causantes de esa sensación, es responsabilidad de los que hacían uso de ellas.

Finalmente, el Tarot termino de popularizarse para el siglo XIX, con el auge del Hermetismo, ya que, personajes de renombre participantes en ese movimiento hacían uso de las cartas del Tarot como elemento esotérico y místico. La premisa del uso del Tarot para tales fines fue impulsada por personajes como Eliphas Lévi, considerado por algunos como el verdadero fundador de las escuelas más contemporáneas de Tarot, además, fue el responsable de relacionar la interpretación de los naipes con la Cábala y con los cuatro elementos de la alquimia.

Con el paso del tiempo, también comenzaron a vincularse con otras prácticas como las de la astrología, numerología, entre otras pertenecientes a la Nueva Era.


Aprende mas sobre las artes místicas: ¿Qué es la Mediumnidad?


¿Cuántas cartas tiene el Tarot?

El primer grupo de cartas del Tarot del que se tiene conocimiento poseía las 10 cartas comúnmente numeradas, con la salvedad de tener solo reyes como representación de la corte y únicamente 16 cartas de triunfo.

Posteriormente, se introduce una variación que presenta un mazo de 14 cartas numeradas con cuatro palos, y 22 cartas de triunfo. Para el año 1457 se populariza el mazo de Trionfi que posee 70 cartas.

Finalizando con el estilo que se conoce en la actualidad que posee 78 cartas, divididas en arcanos mayores y menores:

Los 22 arcanos mayores o cartas de triunfo: son utilizados para la interpretación esotérica, ya que, los arcanos representan imágenes con cargado simbolismo. Algunas más contemporáneas también poseen nombres y números.

Los 56 arcanos menores: están divididos por cuatro palos distintos, que a su vez están numerados del 1 al 10, acompañados de los personajes de la corte (sota, Reina, Rey y caballero). Los palos son interpretados como los niveles sociales predominantes en la edad media: la espada hace referencia a la nobleza; la copa a los campesinos; el basto al clero; y el oro a los comerciantes.

Tipos de cartas el Tarot

Existe gran variedad de cartas del Tarot. Esto se debe a que cada una de ellas responde a épocas y culturas distintas, por ende, su significado simbólico también puede variar. A continuación desglosaremos solo algunas de las más populares:

El Tarot gitano

se cree que es uno de los más antiguos. Su origen se remonta a Asia Central. Fue llevado hasta Italia por los gitanos y posteriormente, a Francia. Posee 22 arcanos mayores que no tienen numeración y sus imágenes hacen referencia a actividades de las costumbres gitanas. Los arcanos menores se dividen en 4 palos que representan las 4 tribus gitanas: los gypsies, los manush los gitanos y los rom, identificadas mediante símbolos como: monedas, cuchillos, música y cazuelas o recipientes.

Tarot Visconti-Sforza:

Data del año 1450. Sus dibujos son atribuidos al arte de Filippo María Visconti y fue creada para la acaudalada familia Sforza.

Cartas Mantegna:

Se cree que fue creado en 1460 y es una representación de la sociedad renacentista y de la Edad Media. Evidencia la convivencia entre la burguesía, el mísero, la nobleza, la iglesia, y los dioses, con una marcada influencia de símbolos astrológicos, teológicos y filosóficos de la época.

Alquimístico:

El tarot alquimistico pertenece al inicio del siglo XVI. Su arte posee el estilo propio del renacimiento. Narra historias relacionadas con la sociedad, los dioses griegos, y relatos bíblicos. El autor de este mazo se dice que fue iluminado, ya que, es el primero en incorporar color a sus imágenes.

Tarot de Etteilla:

Fue fabricado por el afamado ocultista francés Jean-Baptiste Alliette, mejor conocido por el seudónimo «Etteilla». Data de momentos previos a la revolución francesa. Se trata del primer juego de naipes del tarot con intención esotérica. Posee características astrológicas y simbología egipcia, a la cual se le atribuyó con mayor intensidad un sentido premonitorio a diferencia de mazos anteriores.

Tarot de Marsella:

El Tarot de Marsella es el más popular de todos los mazos. Su uso se ha extendido hasta la actualidad. Data de principios del siglo XVIII. Sus  cartas poseen dibujos con un estilo medieval, identificados por números romanos y el nombre de la carta en francés. Se cree que su popularidad se debe a su gran colorido y su sencilla simbología que lo hace más fácil de interpretar.

Egipcio:

Como su nombre lo indica está inspirado en la cultura Egipcia. Sus dibujos se describen como imágenes extremadamente realistas. Su división con respecto a los arcanos es distinta a lo usual, por lo tanto, su estilo de interpretación también presenta marcada variación.

Tarot Rider Waite

El mazo de Tarot Rider Waite también es muy popular y conocido en la actualidad. Data de 1903. Su autor es Edward Waite, quien fue un reconocido ocultista que fue inspirado por sus creencias y doctrinas espirituales para la creación de este mazo de naipes. Está dividida por 22 arcanos mayores, acompañados por 56 arcanos menores. Su diseño está cargado de una fuerte simbología que permite su interpretación con mayor facilidad.

Crowley

Este mazo contemporáneo data de 1944, fue muy popular en Estados Unidos para la década de los 70´ entre los integrantes del movimiento hippy. Su autor fue Aleister Crowley, quien es reconocido por su marcada influencia esotérica. Fue fundador de la Orden de los Templarios en Inglaterra y miembro de la Hermandad de los Rosacruz.

En definitiva, existe una incontable variedad de mazos de Tarot. Entre ellos podemos mencionar: el Tarot clásico, de Micchiate Florentinas, de las Brujas, el Tarot erótico, del horóscopo, de las vidas pasadas, la luz de los videntes, de las constelaciones familiares, el oráculo de Wicca, el oráculo de la sabiduría, el Tarot de Dalí, Tarot Pulp Fiction, Tarot Celta, Tarot Maya, de Cábala, el kármico, astrológico, de Osho Zen, entre muchos otros.

¿Cómo se tira el Tarot?

Tirada del Tarot

La conexión con las cartas del Tarot como oráculo de adivinación es una práctica cargada de misticismo y espiritualidad. Por lo tanto, debe ser ejecutada con el respeto y la solemnidad digna de todo ritual. El método más común para tirar las cartas consiste en voltear una cantidad de ellas que han sido barajadas y colocadas boca abajo, sobre una mesa, al azar.

La posición en la que se coloquen las cartas es lo que permitirá comprender sobre qué tema están hablando las mismas, y proceder a la respectiva interpretación. El tarotista escogerá entre las posiciones clásicas, o alguna otra que sea inspirada por sus guías espirituales para posicionarlas, y a partir de allí realizará su predicción.

¿Qué se necesita?

El mundo espiritual está abierto para todos los seres humanos. Todos estamos en capacidad de interpretar las cartas del Tarot. Lo más importante para poder hacerlo es escoger un mazo de cartas y comenzar a través de él una educación espiritual, que nos va a permitir un desarrollo paulatino hasta alcanzar una interpretación más fluida y acertada. 

¿Cómo escoger las cartas?

Es importante cuando nos vamos a iniciar en el mundo de la cartomancia tener un conocimiento amplio de lo que significa el mundo del Tarot. Lo primero que recomendamos es investigar sobre los diferentes tipos de cartas existentes, su historia, estilo y época. Este tipo de información le permitirá hacerse una idea del estilo del mazo y poder identificar con cuál de ellos tiene mayor afinidad. Recordemos que todo esto es un proceso espiritual y el tarotista debe vibrar en sintonía de sus cartas de adivinación.

En el mundo del Tarot existe una premisa que dice que cada tarotista tiene su baraja «que la baraja te llama» por lo tanto, al escoger tu mazo los mejor es dejarte llevar por tus impulsos, ella desde un principio hablara para ti.

En otro sentido, usualmente las personas comienzan utilizando el Tarot de Marsella o el Tarot Raider, ya que su lectura es mucho más estimulante debido a su intensa carga simbólica. Pero, como hemos dicho antes, lo más recomendable es que se escoja desde el corazón y la espiritualidad.

Mas sobre el Tarot:

Mas sobre el espiritismo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba