Santa Rita de Casia

Santa Rita de Casia

Conocida popularmente como la abogada o la patrona de lo imposible, Santa Rita de Casia fue una fiel devota italiana que ha sido representante de la fe en Cristo y la Iglesia católica. Sus múltiples milagros antes y después de su muerte, hacen que sus seguidores confíen ciegamente en su valiosa intercesión para la solución de sus problemas.

¿Quién es Santa Rita de Casia?

Santa Rita de Casia es una monja católica que nace el 22 de mayo en una aldea italiana conocida como Roccaporena, en 1381, y fallece en Cascia, el 22 de mayo de 1457, a los 76 años de edad. Su nombre de pila era Margherita Lotti, sin embargo, fue conocida como Rita, probablemente, por una abreviación de su nombre original.

¿Qué se le pide?

Los devotos de Santa Rita no se limitan a un tipo de peticiones específicas debido a la gran capacidad milagrosa de la que goza esta santa. Sin embargo, las peticiones más usuales que se le suelen realizar son:

  • Para sanar todo tipo de enfermedades y heridas.
  • Para resolver problemas sentimentales y maritales. Para las parejas que atraviesan crisis matrimoniales. Especialmente, cuando las mujeres son víctimas de abusos, maltratos, y violencia doméstica.
  • Ante la presencia de causas imposibles de solucionar sin la intervención divina.
  • Cuando somos víctimas de pérdidas e injusticias.
  • Para proteger a las madres, o encomendar la protección de los hijos.
  • Para resguardar a los integrantes de la familia y el hogar.
  • A Santa Rita de Casia se le pide para atraer la paz y la tranquilidad.
  • Ante situaciones desesperadas, sufrimientos y agonías.

Historia de Santa Rita de Casia

Historia de Santa Rita de Casia

Se estima que Santa Rita nace de unos padres de avanzada edad. Desde muy joven manifestó su deseo de ser monja, sin embargo, sus padres no aprobaron ese deseo, siendo ofrecida en matrimonio, por arreglo, tal como era la tradición de la época.

Su esposo, era un hombre perteneciente a su pueblo llamado Paolo Mancini. De él, se dice que era bastante violento e infame, lo cual, ocasionó grandes sufrimientos a Rita, encontrando consuelo únicamente en la oración y en la fe en Cristo. Aun así, se cree Rita logró que Mancini aceptara su conversión antes de finalizar su vida.

De esa unión nacieron dos hijos mellizos, Jacobo y Paolo, que murieron de causas naturales cuando eran muy jóvenes. Cuando Rita se encontraba sin obligaciones familiares, luego de varios intentos previos, fue aceptada por fin en el convento, tomó los hábitos de monja, y a partir de allí se dedicó a su profesión de fe. Para aquel momento, ya contaba con 36 años. Su vida como religiosa transcurrió cargada de oración y penitencia inquebrantable.

Santa Rita de Casia fallece en el convento agustiniano el mismo día de su nacimiento en 1457. Como era costumbre, las personas allegadas se agruparon en el lugar para rendir las honras fúnebres correspondientes, cuando de manera sorpresiva se percataron que de su cuerpo emanaba una intensa fragancia dulce, como si se hubiese embalsamado. Esto vino acompañado con un especial fenómeno, pues, el cuerpo de la monja, aunque deshidratado, yace incorrupto en su féretro desde aquel momento, hasta la actualidad.

Milagros

Milagros de Santa rita de Casia

Existen muchos milagros que se le atribuyen a Santa Rita de Casia. Algunos de los relacionados con esta beata mientras se encontraba con vida son:

  • El nacimiento de Santa Rita: sus padres eran bastante mayores, pero, se caracterizaban por ser una pareja caritativa, creyentes y fervorosos de corazón. Su relación era muy amorosa y fraternal. Pero, sufrían por no haber podido tener hijos. Se dice que mientras su madre, Aimée Ferri, rezaba profundamente haciendo esa petición, tuvo la revelación en la que entendía que el Señor intercedería por su causa. En efecto, luego de nueve meses, la pareja recibiría en este mundo a su primera hija, que cariñosamente apodarían Rita, como diminutivo de Margarita.
  • El milagro de las abejas: se cuenta que mientras sus padres trabajaban en el campo, colocaron a su pequeña hija dentro de una cesta, donde las abejas comenzaron a posarse. Otro campesino, que se hallaba en el lugar, anteriormente, había sido herido en una mano, y por casualidad, se percató que la niña estaba cubierta de abeja, incluso, algunas estaban dentro de su boca. Como un gesto de auxilio, el campesino sacudió su mano herida sobre la niña, para espantar las abejas, pero, estas no le habían causado daño alguno, y para su mayor asombro su lesión sanó por completo, de forma instantánea. Las abejas son un poderoso símbolo que ha acompañado a Rita en muchas ocasiones, de hecho, cuando se convirtió en monja, un gran enjambre se instaló en los muros del monasterio donde se quedaron hasta la actualidad, y salen solo cuando se conmemora su celebración en el mes de mayo de cada año.
  • El milagro de la uva: en una oportunidad, para probar su obediencia, la Madre Superiora ordenó a la hermana Rita que regara diariamente una cepa de vid seca. A pesar de ser evidente lo absurdo de la petición, Rita se tomó esa labor muy en serio. Luego de hacerlo durante todo un año ocurrió un milagro, aquella rama seca reverdeció, creciendo de manera frondosa y prosperando con un excelente fruto. Hasta la fecha, se conserva este árbol en el convento de Casia alcanzando más de quinientos años con una producción de uvas de muy alta calidad.
  • El milagro de las rosas: este es uno de los símbolos más representativos de santa Rita. Ella contaba que estando casada acostumbraba a alimentar a los más necesitados, gesto que su marido condenaba enormemente. Un día, en el que se disponía a realizar esa misión, escondió entre sus ropas una cantidad de pan, siendo descubierta por su vil esposo quien para comprobar sus sospechas le arrancó sus ropas, esperando encontrar la prueba de su desobediencia, sin embargo, no fue así. Aquellos alimentos se transformaron en rosas dejando totalmente confundido al hombre. Este tipo de milagros también fueron experimentados por Santa Isabel de Portugal y san Diego de Alcalá. Usualmente, la imagen de santa Rita es representada sosteniendo rosas, o con rosas recostadas sobre sus pies.
  • El milagro de la espina en su frente: se cuenta que durante sus oraciones Rita de manera fervorosa pedía al Señor compartir el dolor de Cristo durante la pasión. Esta petición fue escuchada y materializada, ya que, una espina se desprendió del crucifijo y se encarnó de forma muy profunda dentro de la frente de la monja. Esta dolorosa herida se convertiría en su estigma, sufriendo por su causa casi de por vida. En efecto, solo sanó durante su peregrinación a Roma; manteniéndose abierta por 14 años, que fue el tiempo que Rita vivió luego de este acontecimiento. En sus restos, aun se puede observar la marca de esta lesión.

Luego de la muerte de Santa Rita, una cantidad de manifestaciones milagrosas no se hicieron esperar. Entre ellos podemos mencionar:

  • Gran cantidad de personas manifestaban que la vieron ascender a la gloria.
  • Para el momento de su deceso la campana del monasterio comenzó a sonar sin que nadie la tocara.
  • Luego de la larga agonía provocada por la herida en su frente, al fallecer se curó de inmediato, dejando solo una pequeña cicatriz.
  • Su cuerpo no se descompuso como lo hacen todos los demás al momento de fallecer. En su lugar, permaneció incorrupto, deshidratándose apenas, y esparciendo un delicioso perfume.
  • Una hermana que se inclinó para darle un beso de despedida a su cuerpo inerte, experimentó la curación de su brazo enfermo de forma inmediata.
  • En 1457, año de su muerte, una joven muda de nacimiento fue trasladad hasta la tumba de santa Rita para rezarle y solicitar sus favores. Al poco tiempo, aquella joven comenzó a recitar el Ave María de manera espontánea.
  • En 1457, una mujer identificada como que padecía de la vista, ya que, no veía por un ojo y el otro estaba bastante perjudicado, fue a rezar a su féretro en Casia, durando 15 día seguidos en ferviente oración, hasta que su vista fue sanada por completo.
  • Uno de los milagros más relevantes y que contribuyó con su canonización fue el realizado a Isabel Bergamini. Se trataba de una niña que estaba sufriendo de viruela y, además, se estaba quedando ciega. En compañía de sus padres fue llevada hasta Casia, donde rezaron por su ayuda. Transcurridos 4 meses la pequeña recuperó por completo su salud y su vista.
  • Otro milagro que influyó en su canonización fue el de Cosma Pellegrini. Esta mujer que sufría una enfermedad grave y estaba desahuciada, pronto moriría. Sin embargo, una visión se le presentó. En ella, veía a Santa Rita que la saludaba. A partir de aquel momento la mujer comenzó a recuperarse de forma progresiva hasta estar completamente sana viviendo varios años más.

Santa Rita patrona de lo imposible

Cuando hablamos de «causas imposibles» hacemos referencia a un significado bastante amplio. Sabemos que se trata de una situación difícil de resolver que, sin duda alguna, nos causa un gran sufrimiento y una inminente desesperación, ya que, no está al alcance de nuestras manos la solución. Ante tal calamidad, la única esperanza que nos queda es la intervención de Dios y los santos para poder encontrar una solución.

En ese sentido, son muchos los milagros que se le atribuyen a Santa Rita, cada uno de ellos de diferente naturaleza, pero, muchos tienen en común la capacidad de intervención de la santa en causas realmente difíciles de solucionar, muchas de ellas causas perdidas, en las que la solución se considera imposible. Es por esto que Santa Rita es reconocida como la patrona de lo imposible o de las causas perdidas.

Basílica de Cascia

En la basílica de Cascia sus devotos dejan cientos de exvotos constantemente, lo cual, hace referencia a la gran capacidad milagrosa que tiene esta santa y a la gran misericordia que extiende hasta sus seguidores.

Refranes de Santa Rita de Casia

Un refrán muy popular que se relaciona con ella es: «Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita». Su significado, evidentemente, se refiere a la negativa de devolver algo que fue otorgado por su dueño original. Por otro lado, en España se interpreta este refrán partiendo del vínculo que tiene la santa con el patronazgo de los funcionarios públicos, haciendo alusión a las vacantes laborales que son vitalicias y, una vez obtenidas, es bastante difícil que les sea quitado ese puesto de trabajo.

Día y celebración en honor a Santa Rita

Las festividades de santa Rita se realizan el día 22 de mayo. En muchos lugares del mundo donde se le rinde devoción se celebra una fiesta muy especial. Durante todo el día, miles de feligreses acuden a sus iglesias, en especial a su Basílica, donde los creyentes pueden acercarse a la urna de plata y cristal donde se conservan sus restos incorruptos.

Allí se le obsequian rosas rojas. Abundan la presencia de los vendedores ambulantes de flores (de quien también es patrona), muchas mujeres, y todo tipo de personas que creen con fervor en su bondadosa influencia.

Suelen colocar una rosa bendecida a los pies de la reliquia, estampas y lamparillas, así como, dentro y fuera de la iglesia, llenando de sus oraciones, agradecimientos y peticiones a la santa. Nueve días antes de la conmemoración se da inicio a una novena en su nombre, para finalizarla el mismo día del festejo.

También, el domingo anterior a la festividad en el mes de mayo, se lleva a cabo «la procesión del estandarte». Este acto solemne, fue creado por el Municipio de Casia en 1731 como agradecimiento a santa Rita por haber protegido la ciudad durante el terremoto de 1730. Desde su inicio, durante la procesión se llevaba el «Estandarte procesional» que fue creado por orden del Municipio de Casia en 1614 y que se usa hasta la actualidad. En él se puede observar de un lado, la entrada de Rita en el monasterio agustino de Santa María Magdalena y del otro, la Santa mientras recibe el estigma.

Imagen de Santa Rita

Imagen de Santa Rita

Sus símbolos más representativos son: las rosas, los higos y las amapolas. Usualmente, en su iconografía porta una túnica y toca blanca, con un manto negro y una sobre túnica, ajustada con un cinturón dorado que llega hasta los pies. Sobre el suelo, en los laterales, comúnmente, se puede observar dos floreros con rosas.

¿Qué tiene en las manos?

En su mano izquierda suele sostener un crucifijo; en la mano derecha puede portar disciplinas o elementos para la autoflagelación. También se le identifica sosteniendo una o varias rosas entre sus manos.

El estigma de Santa Rita

Cuenta la tradición que, en 1428, durante una intensa oración, en horas de la madrugada Rita recibió de manos de Cristo una astilla de madera que se clavaría en el hueso de su frente. Este fenómeno es conocido como un estigma divino. Se trata de la marca de la corona de espinas que Jesucristo había portado durante su pasión y muerte. Seguidamente, le fue extraída la astilla que fue guardada como reliquia sagrada. A partir de aquel momento, todas las madrugadas el estigma se volvía a abrir por sí solo, hasta llegar el punto que comenzó a brotar de esta, un olor putrefacto que se mantuvo por el resto de su vida.

El estigma de Santa Rita

Para 1453, Rita enfermó gravemente, hasta caer en cama. La herida en su frente progresivamente se cerró, sin embargo, durante los próximos cuatro años la monja sufrió diversas afecciones provocadas por infecciones en la sangre, falleciendo en 1457. Se dice que, en el momento de su deceso, la llaga resplandecía en su rostro como una estrella en un rosal.

Oración a Santa Rita en momentos difíciles

Oración a Santa Rita en momentos difíciles

«¡Oh Dios de misericordia! Señor de los cielos, amparo de los afligidos, ante ti acuden los que esperan. Te imploro que escuches mis súplicas. Clamo por la piedad de todos los santos y en especial, por la intercesión de Santa Rita de Casia, fiel devota tuya y ejemplo de fe, amor y respeto a tu santa voluntad.

¡Oh piadosa Santa! A tu intervención me apego, para que tu luz celestial ilumine mis senderos y me permita vivir bajo los preceptos de Dios, siendo un cristiano genuino, concentrado en la corrección de mis pecados para poder alcanzar la gracia del Señor y el perdón de mis faltas.  

¡Oh bendita Santa Rita! Tú que en esta Tierra de sufrimientos y angustias tantas dificultades conociste. Tú sabes muy bien lo que se siente padecer bajo la mano injusta del maltrato, y a la vez, mantener intactas las virtudes inspiradas por el Creador. A ti te pido que seas mi inspiración para alojar dentro de mi corazón la nobleza, el amor, y la caridad hacia el prójimo y hacia mi mismo. Tú, Santa de las causas perdidas, cólmame de la fortaleza para poder esperar la bienaventuranza prometida por Nuestro Señor Jesucristo.

¡Oh queridaSanta Rita de Casia! Tú, que sabes lo que se siente sufrir el desprecio, los malos tratos, y hasta la violencia en tu propio hogar, no permitas que sufra de vejación alguna ni dentro, ni afuera de mi casa. Que mis contrarios no puedan perjudicarme de ninguna forma, y que sus maquinaciones incitadas por el demonio no puedan afectar el desenvolvimiento de mis asuntos.

¡Oh benevolente Santa Rita! Tú que eres amor, devoción y fe, siembra en mi corazón la semilla de tus virtudes para cosechar en mis acciones las enseñanzas del Señor.

¡Oh misericordiosa Santa Rita! Tú que eres reflejo de fidelidad y de paciencia, soportaste los más fuertes dolores en nombre de la fe, pues, sin dudar solicitaste compartir el sufrimiento del sacrificio del Hijo de Dios por todos nosotros, eres ejemplo de amor a Dios y al prójimo.

¡Oh compasiva Santa Rita! Tú que con tanta caridad das pan al necesitado para alimentar su cuerpo y su alma, enséñanos a vivir una conversión sincera desde lo más profundo de nuestra alma.

¡Oh poderosa! Tú que eres la abogada de los casos desesperados, de las causas imposibles, sé nuestro socorro, esperanza, refugio, defensa y solución ante el dolor que nos embarga. No dejes que nos ahoguemos en los mares de la desesperación. Ampáranos con toda esa templanza que te caracteriza, que nutrida con la confianza celestial te lleva hasta el trono de Dios a pedir por los más desafortunados.

¡Oh Santa Rita! Presta siempre estas a ayudar a tus hermanos en esta Tierra, no me niegues tu mirada y la compasión de tu corazón, porque la tribulación ha tocado mi puerta y mis fuerzas desfallecen ante la preocupación.

Tú bien sabes lo hay dentro de mi corazón y mi alma. Con humildad me presento ante ti exponiendo todo lo que soy, porque, aunque me confieso pecador, mi mayor deseo es enmendar mis errores para agradar al Padre que nos ama y ha dado todo por nosotros. Por eso suplico entonces, ven en mi ayuda Santa Rita de Cascia.

Te suplico Santa Rita de mi devoción que, aunque difícil sea mi causa, intercedas ante Dios Nuestro Señor para que mis necesidades sean atendidas y mi agonía sanada (hacer petición). Así mismo, también elevo mi ruego en nombre de todos aquellos que sufren, y que aguardan un milagro para la resolución de sus problemas.

Santa Rita bendita, imploro tu más grande ayuda, para que tu palabra, tu ruego, tu intercesión acompañe mis súplicas y sean llevadas hasta los pies de Dios, Padre de misericordia y fuente de todo consuelo. En tus manos entrego mi causa, aguardando con fe que me sea concedida la gracia que tanto anhelo. Con certeza estoy seguro que me ayudaras, y yo usaré tu misericordia para limpiar mi alma, y mejorar mi vida y mis hábitos, revitalizar mi fe, y llenarme de la fortaleza que me ayudará a contar en toda la Tierra y en el cielo sobre las bondades y las misericordias divinas.

¡Oh bendecida abogada de los imposibles, Santa Rita de Casia! A tú bondad me apego, en ti confío, pues, eres luz de paciencia que nos incentiva, apagas el ímpetu de los demonios, abrigas a los desvalidos, y eres guía de la verdadera vida cristiana. Escucha mis plegarias y acompáñame con tu bendición. Que brille para ti la luz perpetua del Creador. Amén».

Rezar un Padre nuestro, un Avemaría y un Gloria.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba