Oración a San Martín Caballero

Oración a San Martín Caballero

La Oración a San Martín Caballero o San Martín de Loba es una plegaria cargada de mucha fuerza espiritual, debido que invoca toda la energía de ese gran Soldado Romano que se encuentra siempre presto a ayudar y socorrer a sus devotos para que puedan combatir los flagelos provocados por la miseria, el abandono, y las carencias tanto materiales como espirituales, ayudando a reactivar sus actividades productivas en pro de su desenvolvimiento.

«Con la bendición del Dios de los Cielos, Padre Todopoderoso que no nos desamparas ni de día, ni de noche. En tu nombre, solicito la ayuda de tu siervo San Martín Caballero. A tu piedad me encomiendo soldado de Cristo, en tus nobles sentimientos me respaldo aguardando que mis plegarias en tu nombre sean escuchadas, atendidas y materializadas.

¡Oh Piadoso San Martín de Loba! Con esa luz con la que fuiste bendecido con la gracia de Dios, saca de mi vida todo lo negativo y oscuro, que origine la pérdida y el atraso de mis asuntos.

Ayúdame San Martín, para que mis ruegos sean escuchados en el palacio Celestial. Sé tú mi querido mensajero, para que quede constancia de la humildad de mis plegarias y la trasparencia de mi corazón, que sin nada que ocultar viene hoy ante ti para clamar el auxilio que me hiciera mejorar en todos los sentidos mi existencia terrenal.

Tú San Martin de Tours, noble caballero, tú siempre te conmueves del necesitado, pues eres muestra de la más exaltada misericordia. Es por ello que tus devotos acudimos a ti, porque siempre cumples, nunca fallas. Eres ejemplo de honor, de fortaleza, pero sobre todo ejemplo de aliento.

¡Oh querido San Martín Caballero! Te ruego que con tu espada bendita quites de mis caminos todo enemigo, malintencionado, traidor, tramposo, injustos y malvado que quiera destruir y desestabilizar mi vida, y todo cuanto he logrado, ampárame para que en los caminos de esta vida pueda seguir levantándome antes las caídas y las guerras.

A ti me encomiendo San Martín de Loba, para estar cubierto con tu capa, así como cubierto estuvo aquel humilde mendigo, que a punto de congelarse encontró abrigo y amparo en tu compasión. Tú me cuidas, tú amparas, tu capa me cubre y del mal me resguarda.

¡Oh clemente San Martín Caballero! A ti te pido tu caballo para poder moverme con un mejor andar, para alcanzar mis metas diligentemente, y para poder llegar hasta donde quiero llegar. No tengo duda que acudirás a mi socorro, pues siendo un virtuoso caballero no desamparas a ningún indefenso y necesitado, por eso te ruego una vez más, que voltees tu mirada hacia mí, que necesitado me encuentro de tu benefactora acción.

Hoy, amparado en tus bondades te ruego para que emanes toda tu gracia sobre mis bolsillos y sobre mi desenvolvimiento económico ¡Auxíliame San Martín! Que tu energía impregne todas las actividades financieras que yo realice; que sea abundante el trabajo, prósperos los negocios, multiplicado el comercio, y el dinero se reproduzca en mis manos para poder cubrir a cabalidad mis necesidades y las de los míos, e incluso, lleno con tu gracia pueda ayudar a quien más lo necesite como buen misionero y devoto de tus enseñanzas.

No mes dejes solo/a bajo ninguna situación bendito San Martín de Loba. Escucha mis ruegos con atención para que mi causa se convierta en la tuya, y respaldado/a por tu fortaleza pueda triunfar por encima de las vicisitudes que me afligen, en especial (hacer petición). Tal vez, ante tus ojos existan situaciones de mayor gravedad, pero, te confieso que para mí esto significa una gran carga que me oprime y me llena de tristeza, agonía y desesperación. Es por ello que clamo en tu nombre San Martín Caballero, porque amparado/a bajo tu protección he de alcanzar la solución.

En tus manos pongo mi fe, en tus manos pongo mi plegaria, bendito San Martín Caballero, cuento hoy siempre con tu apoyo, porque en ti confío. Agradecido/a ofrezco una plegaria a Dios en tu nombre para que su bendición siempre te alcance y puedas reposar por la eternidad en el gozo de la gracia de Dios. Amén».


¿Qué se le pide a San Martín Caballero?

San Martín de Loba es una espiritualidad con una gran disposición de ayuda al prójimo. Su energía acostumbra a servir como sustento ante las situaciones más adversas de la vida, esta es la razón por la que realizar una oración en su nombre puede resultarnos muy beneficioso. A San Martín Caballero se le suele pedir su ayuda en los casos en los que estamos atravesamos este tipo de situaciones:

  • Ante problemas de difícil resolución.
  • Cuando tenemos carencias, problemas económicos, y no encontramos empleo.
  • En los momentos en los que se nos hace difícil conseguir el amor.
  • Para alcanzar la estabilidad en todos los sentidos de la vida.
  • Cuando necesitamos fortalecer nuestra fe.
  • Para estimular la fortaleza dentro de nosotros y convertirnos en guerreros ante la vida y los contratiempos.
  • En los momentos en que necesitamos amparo y protección de nuestros enemigos, y contra las injusticias.
  • Para la protección y el resguardo de los soldados, los tejedores, y todos los trabajadores del área textil, dentro de sus labores.
  • Es excelente protector para los negocios, el comercio, las inversiones y los emprendimientos.

¿Cómo rezarle oraciones a San Martín Caballero?

oraciones a San Martin Caballero

Rezarle oraciones a San Martín Caballero es un acto que debe hacerse con mucha fe, esto constituye el principal elemento que permitirá que nuestras oraciones sean realmente escuchadas y efectivamente atendidas. Por otro lado, algunos devotos suelen utilizar una estampita del santo al momento de hacerle una petición. También le colocan velas, herraduras de caballo, flores, entre otros elementos, con la finalidad de atraer con mayor fuerza la energía de San Martín y solucionar efectivamente sus conflictos.


Oración a San Martín Caballero para el dinero

Oración a San Martín Caballero para el dinero

La oración a San Martín Caballero para el dinero, puede ser acompañada con una vela y una tela de color oro, una estampita de este santo, una hoja de laurel, y una herradura. En un lugar reservado para realizar este ritual colocará la vela en el centro de un plato blanco, acompañada de todos los ingredientes a los lados. Se encenderá la vela y se rezará la oración con mucha fe. Una vez consumida, se tomará la estampita y la hoja de laurel y se amarrará a la herradura y luego se colocará en la parte posterior de la puerta principal de la casa para propiciar la entrada del dinero y la prosperidad al hogar y a la vida de sus integrantes.

«¡Oh valiente San Martín Caballero! Tú que fuiste iluminado con la visión del Señor, quien acompañado por la milicia celestial conformada por los ángeles y arcángeles te reclutó para que dejaras de luchar por la causa de los hombres y comenzaras a luchar por la causa de Dios.

A ti misericordioso santo, que no conoces lo que es el egoísmo, porque sin vacilar ayudaste al desposeído que sufría ante la inclemencia del frío, desprovisto de vestimentas, de alimento y resguardo.

Tú, San Martín de Loba, eres ejemplo de fe, de lealtad, desinterés, y valentía, porque en presencia del propio César Juliano rechazaste el beneficio económico y sin dudar, pediste tu retiro de las fuerzas militares de Roma, para convertirte en un soldado del ejército de Dios.

No sabes de miedo ni de cobardía, por eso fuiste exaltado a vivir dentro del reino de los cielos, contando con la bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. A ti San Martín de Loba, te encomiendo mi causa y las preocupaciones que me agobian. Sé tú el intermediario de mi lucha ante la mirada del Creador, para que tu intervención me permita recuperar mi desenvolvimiento, pues me encuentro estancado/a y no encuentro solución (hacer petición).

Es por eso que a ti me encomiendo San Martin de Loba, para que con tu luz me ilumines, con tu capa me cubras, con tu caballo me lleves por los caminos de la prosperidad, de la abundancia, la bonanza, donde el dinero corra por mi casa, mi trabajo, mi negocio, mis proyectos, que nada me falte y pueda de esa manera tener la paz y la tranquilidad que tanto ansío. Obra en mi vida y sobre mis preocupaciones San Martín Caballero, excelentísimo obispo, ejemplo de amor y dedicación al prójimo, bríndame tu abrigo hoy, mañana y siempre.

Amén».


Oración a San Martín de Loba para la prosperidad

«¡Oh venerado Santo al servicio de Dios, San Martín Caballero! Santo de mi devoción y admirado espíritu de bondad y de fe que inspiras en tus seguidores el amor hacia el prójimo y la obediencia de las leyes del Creador.

Tú, que te despojaste de tu capa y se la diste al más necesitado, demostrando la más profunda clemencia, porque frente a ti no hay quien sufra sin que tu intervengas en su auxilio, no soportas ver la agonía de quien llora, por eso dejaste las armas y te dedicaste a la ayuda del más necesitado, proveyéndolo de pan, de cobijo y de paz espiritual, llevando la sagrada palabra de Dios como tu mayor estandarte.

Te imploro San Martín de Loba, que los obstáculos que hoy me impiden avanzar hacia mi prosperidad, y que hacen que me mantenga atrasado, endeudado, austero y agobiado, sean destruidos con tu espada sagrada, bendecida por Dios para defender la causa de sus hijos. Ayúdame San Martín (Hacer petición) que tu intervención me valga para vencer todas mis dificultades.

Glorioso San Martín Caballero, te ruego que alcances en mi nombre la gracia de Dios Padre para mejorar mi situación, pues si eres tú el intermediario, estaré bien representado ante el trono del Señor. Ante ti he expuesto todo cuanto me preocupa y me atormenta. Aguardaré con paciencia a que por tu divina intervención la turbulencia cese y todo comience a mejorar, hasta lograr la evolución económica que me lleve hasta la bonanza.

Ante ti dejo mi plegaria San Martín de Tours, confiando en lo más profundo de mi corazón que la llevarás ante el Señor, y pronto serán materializadas tus bendiciones. Ampárame por siempre, no me niegues nunca tu socorro. Amén».


Puedes leer: Oración ven a mí para el dinero


Oración a San Martín Caballero para mi negocio

«¡Oh glorioso San Martín Caballero! Misericordioso y sabio hijo de Dios que fuiste llamado a la lucha por la evangelización, y siendo un soldado de guerra te convertiste en soldado de la paz, muestra de la incalculable piedad que tiene siempre dispuesta Dios para sus hijos.

Tú que con habilidades indiscutibles estudiaste la sagrada Biblia y la invocación, aprendiste como organizar un monasterio, con tu pasiva forma de vivir abrigaste y alimentaste a los más necesitados. A ti, amigo, hermano, San Martín de Loba, es a ti a quien acudo para resguardar mi negocio contra toda influencia malévola; líbranos de robos, estafas, trampas, envidias, falsedades, pérdidas, errores, malas decisiones, conflictos, y todo lo negativo que pudiese perjudicarlo.

Ante ti me encuentro suplicante y desbordante de fe, como tu fiel devoto, implorándote que solicites ante Dios Nuestro Señor que pueda disfrutar de la gracia de ver prosperar todo en lo que he trabajado, que mi siembra produzca una buena cosecha y que pronto pueda ver los frutos de tanto esfuerzo.

No pretendo que mi dicha sea espontánea San Martín, más bien, pido tu guía para conducir mis asuntos de la mejor forma, logrando que mis esfuerzos den resultados exitosos, para así poder crecer, expandirme y estabilizarme financieramente. Influye para que todo mi trabajo u oficio sea vendido, que todo en lo que yo invierta se multiplique, que la buena fortuna venga a mí, que todo lo que yo realice llegue a un buen final, y así aumente mi capital y mis bienes.

Imploro tu ayuda mi querido San Martín de Loba, porque estos tiempos son difíciles y nada me resultaría más alentador que contar con tu bendición y tu acción benefactora, pues tu misericordia me ha de llevar hasta la posición que anhelo, y donde coronado/a con el éxito pueda vivir en paz y tranquilidad, brindando, además, de esa bendición a todos los que me rodean, y a todo aquel que vea necesitado.

Adorado benefactor, posa tus ojos ante este/a humilde devoto/a que clama tu ayuda, tu caridad y tu comprensión. Con toda mi alma a tus pies te entrego mi súplica, escúchala, atiéndeme y auxíliame hoy y siempre. Amén».


Oración a San Martín Caballero para casos difíciles

Oración a San Martín Caballero para casos difíciles

«Con la bendición de Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Invoco la ayuda de San Martín Caballero, fiel protector de la causa de Dios.

¡Oh San Martín Caballero! Noble soldado, aguerrido por fuera, bondadoso por dentro. A tu misericordia me apego porque sé que entiendes del sufrimiento de los hombres, y utilizas los recursos que sean necesarios para socorrernos sin vacilar. Tú, no solo repartiste tu capa, también repartiste todo lo que tenías y abrigaste a todo aquel que lo necesitaba, pues de esa misma forma yo te necesito ahora.

Te suplico que no me desampares, porque es tanta mi necesidad ahora mismo, que si tú me sueltas no sé dónde iré a parar. Es mi aflicción una causa difícil de solucionar, por lo tanto, no encuentro medios terrenales para salir de esta adversidad (hacer petición).

A tu juicio dejo el curso de los acontecimientos que me agobian, porque confío en que tu intercesión ante Dios Todopoderoso me ha de traer la calma para esperar que las cosas mejoren y la solución más conveniente para mi bienestar.

¡Oh San Martín de Tours! Obispo y representante de la fe en Cristo, fortalece mi fe para mantenerme en pie ante la vicisitud, porque pronto ha de llegar la luz a mis caminos oscuros y llenos de preocupaciones y la desesperación.

Ayúdame San Martín, no me dejes sin tu socorro, que a tus pies aguardaré esperanzado/a a que gracias a tu espíritu bendito pueda conseguir los recursos necesarios para vivir en paz y tranquilidad. Que la bendición de Dios nos resguarde en todo momento. Amén».


Puedes leer: Oración a San Cipriano para el amor


Oración a San Martín Caballero para el amor

«Bendito San Martín Caballero, tú que eres muestra del amor más sublime que existe, el amor hacia Dios, y el amor fraternal al prójimo. Tú eres contrario a todo sentimiento de egoísmo, de injusticia, maldad o falsedad. A ese amor que te caracteriza me apego, para suplicarte que me ayudes para poder disfrutar de las mieles del verdadero amor en mi vida.

Sabes tú muy bien que para los que encarnados que vagamos por este mundo las necesidades a veces pueden ser símbolo de muchísimo dolor. Es por ello, que apegado/a a la fe que te tengo, al respeto y a la admiración de tus obras, confieso ante ti uno de mis más grandes anhelos, que es poder alcanzar la estabilidad en el amor, mantener una relación estable, donde imperen los valores, el respeto, la comprensión y sobre todo la presencia de nuestro Dios.

San Martín de Loba, te suplico derrames sobre mí todo tu fluido misericordioso para que siendo bendecido/a por tu irradiación contagie de tu paz, de tu amor, y de la prosperidad que te caracteriza a todos los que estén a mi alrededor. Que el amor reine sobre mi hogar, mi trabajo y mis seres queridos.

Te pido también por todos los que sufren, por el que calla sus tristezas, por el que tiene hambre, frío, miseria o necesidad, dispón los recursos para que pueda mejorar su situación y que no les falte nunca una mano que los ayude a levantar.

San Martín Caballero, no pretendo solicitarte exceso alguno, más bien, con mucha humildad hago esta súplica desde mi corazón (hacer petición). Ruega ante el Creador para que pueda alcanzar su ayuda y vivir la bienaventuranza de regocijarme en la propia energía del Señor, que está concentrada en los sentimientos y las acciones más nobles de los seres de la creación.

Bendito San Martín Caballero, agradecido/a estaré por siempre por contar con tu ayuda, que tu grandeza sea reconocida por los siglos de los siglos. Amén».


¿Quién es San Martín Caballero?

San Martín Caballero

San Martín es conocido bajo varios nombres, puede ser identificado como: San Martín de Tours, San Martín de Loba, o San Martín Caballero. Este resaltante personaje, nació en Sabaria, Panonia, actual Hungría, aproximadamente en el año 316. Al principio de su vida, fue un soldado que perteneció a las filas del ejército romano.

Su leyenda cuenta que, siendo el año 337, Martín se encontraba en la ciudad de Amiens, y en las adyacencias de la puerta de la ciudad se consiguió con un mendigo desprovisto de ropajes para protegerse del infame frío. Él, de inmediato sintió compasión por aquel hombre y le ofreció la mitad de su capa, ya que, la otra mitad era propiedad del ejército romano.

Lo más especial de esa historia ocurre durante esa noche, mientras Martín dormía, en sueños vio a Jesús cubierto con la media capa que le había dado al mendigo en compañía de una gran cantidad de ángeles, quien le decía: «Martín, siendo aún catecúmeno, me ha cubierto con este vestido».

Esa experiencia fue una revelación inspiradora para Martín, quien había crecido dentro de las costumbres paganas, pero, a partir de aquel momento decidió seguir la fe en Cristo y dejar de servir al ejercito romano, sin embargo, no fue tan fácil, debido a que el César Juliano no le permitió su retiro.

Entonces, cuenta la historia que en una oportunidad en la que, estando preparados para entrar en combate contra los soldados bárbaros, el César caminaba frente a la formación de sus legiones para ofrecerles una recompensa económica a cada soldado. Cuando pasó cerca de Martín, este le dijo: «Hasta este momento, César, he combatido en su nombre y en el de Roma; permita por favor que de ahora en adelante pueda retirarme a batallar por Dios. El que desee seguir siendo un soldado, que acepte su obsequio; yo soy soldado de Cristo, no está bien para mi causa seguir en el ejército».

La vida de Martín transcurrió recorriendo muchas tierras del imperio, mientras se dedicaba a la evangelización y a la erradicación de las costumbres paganas. Para el año 371 debido a su sobresaliente labor fue nombrado obispo de la ciudad de Tours. Más tarde, su vida llega a su fin en Candes, en el año 397. Luego de su muerte, se construyó una capilla sobre su sepulcro que más adelante se convirtió en una basílica, que finalmente fue destruida durante las incursiones de los normandos. Sin embargo, su culto y veneración se repartió por muchos lugares del mundo.


Luego de rezar la Oración a San Martín Caballero también puedes leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page

Scroll al inicio