Rituales de fin de año con los Arcángeles

Para finalizar el año y comenzar nuevos ciclos con buen pie, propiciando las energías positivas para que el año nuevo venga cargado de todas las oportunidades que nos permitan alcanzar nuestras metas. Los rituales de fin de año con los arcángeles son de gran ayuda para atraer la salud, el dinero, el amor y todo aquello que anhelamos en la vida.

¿Por qué se realizan rituales con los arcángeles al finalizar y comenzar el año?

rituales de fin de año

Los rituales son poderosas prácticas capaces de abrir campos energéticos que permiten la manifestación física o espiritual que soluciona ciertos problemas, o en su defecto, nos permiten ver con  mayor claridad las acciones que necesitamos realizar para salir de las situaciones que nos interesan.

Es bien sabido que gracias al poder de una profunda oración, o mediante una buena meditación podemos alcanzar primeramente la paz que nos hace falta, y en consecuencia atraer la solución de muchos contratiempos.

Cuando invocamos a seres celestiales como los arcángeles sabemos, gracias a nuestra fe, que seremos escuchados con toda seguridad, ya que, una de sus labores fundamentales es ayudar a todo el que le invoque, incluso sin importar la religión a la que pertenezca.

Los arcángeles gozan de la virtud que les permite una existencia sin restricciones de tiempo y espacio, por lo tanto, tienen la capacidad de estar donde y con cualquiera que necesite de su guía o auxilio.


¿Cómo se puede invocar a los arcángeles?

Existen diversos rituales que se trasmiten como resultado del conocimiento sobre los arcángeles en antiguas escrituras y también producto de las experiencias que durante la historia de la humanidad van viviendo los creyentes. Sin embargo, más allá de todo eso, la manera correcta de invocar la ayuda o compañía de los arcángeles es desde la fe, el amor, y la honestidad, todos ellos sentimientos sagrados que nos acercan mucho más a Dios.

Otro factor importante a la hora de llamar a estas entidades celestiales es ofrecerles nuestra autorización para que trabajen con nosotros, ya que, ellos siempre actuarán con el debido respeto al libre albedrío.

Una afirmación que podríamos utilizar para realizar su invocación es la siguiente: «Amados arcángeles, hoy me dirijo humildemente a ustedes para solicitar que su presencia se manifieste en mi vida, es por ello que les concedo el permiso para que puedan obrar en mi ayuda». Esta es una manera amigable de hacerle entender a los arcángeles que estamos dispuestos a ser guiados por su sabiduría. De igual forma, esa afirmación puede ser utilizada para invocar a un arcángel en particular o a todos ellos en general.

¿Cómo saber qué arcángel se debe invocar?

Para los rituales de fin de año o de año nuevo se pueden invocar a todos los arcángeles en general, también es posible elegir un arcángel de manera intuitiva, debido a la afinidad que se tenga con el mismo.

Otra opción puede ser invocar a cada uno de ellos según sus atribuciones cuando solicitamos su ayuda sobre un tema en particular que deseamos dejar atrás junto al año que culmina o para alcanzar una meta específica durante el año que comienza.  Por ejemplo, se puede invocar al arcángel San Miguel para vencer todo lo malo, recuperar el optimismo, la fe y la confianza; o al arcángel Jofiel, para que nos guíe con su energía llena de sabiduría y así tomar decisiones y resolver conflictos de la forma más apropiada; o invocar al arcángel Chamuel para que nos presente la oportunidad de encontrar un buen amor el próximo año; de cualquier manera, todos los arcángeles siempre estarán prestos a atender los llamados de quien los necesite.


Puedes leer: Ritual con San miguel Arcángel para vencer a los enemigos


Ritual de fin de año con San Miguel Arcángel

Para comenzar este ritual es importante estar en un lugar tranquilo, silencioso, que haya sido despojado con inciensos previamente. Es recomendable realizarlo el 31 de diciembre para cerrar los ciclos del año que se termina y preparase energéticamente para el que comienza. Para realizarlo se sentará en un lugar a su gusto donde esté más cómodo. Encenderá frente a usted una vela, acompañada de un incienso de suave olor.

Elementos necesarios:

  • Una vela violeta.
  • Hojas y lápiz.
  • Incienso.

Ejecución del ritual:

Comenzaremos con una meditación acompañada de ejercicios de respiración hasta obtener la total relajación del cuerpo, la mente y el espíritu. Una vez alcanzado este estado, se realizará con los ojos cerrados la siguiente afirmación: «Con la bendición del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, en el aquí y en el ahora me encuentro rodeado de un circulo de luz celestial. El arcángel Uriel resguarda mi norte, el arcángel San Miguel protege mi sur, el arcángel Rafael cuida mi este, y el arcángel Gabriel  respalda mi oeste». Mientras va realizando esta afirmación se debe visualizar tanto el aro de luz como a los arcángeles ubicados en su posición. Seguidamente, se queda en meditación agradeciendo a todos los ángeles su presencia, y por todas las bendiciones recibidas durante este año que culmina.

Una vez finalizada su meditación, que durará el tiempo que desee, tomará una hoja de papel y con lápiz escribirá la siguiente oración al Arcángel San Miguel:

«Yo (nombre completo) decreto que la energía negativa que me haya perjudicado o que haya sido emanada de mi ser hacia otros durante este año será transformada por el elemento regido por San Miguel Arcángel a partir de este momento. Que todo daño, momentos, hechos, o hábitos sean trasmutados y ascendidos al astro Sol, siendo purificados y devueltos a la Tierra convertidos en amor Divino. Que así sea, que así sea, así será, gracias».

Seguidamente quemará esa hoja con la llama de la vela que está encendida frente a usted, recordando las situaciones que le han causado malestar durante el año, proponiéndose de corazón modificar las conductas propias que las han ocasionado y aceptando y soltando las que no le pertenecen y no puede modificar, proponiéndose dejarlas atrás y no pensar ni permitir que le afecten el año próximo.

Luego, escribirá en otra hoja la siguiente afirmación: «Arcángel San Miguel, comandante de los ejércitos celestiales, te invoco para que con tu luz sagrada derrames sobre mí: salud física, mental y espiritual; la prosperidad de todos mis proyectos; el equilibrio, la felicidad, y la paz de mi ser. Agradezco todas las bendiciones de las que disfruto a diario, soy un ser espiritual, alegre, abundante, y exitoso en todos los sentidos de mi vida, gracias».  

Firma la hoja y la deja frente a la vela encendida hasta que esta se consuma y luego la guarda dentro de su almohada hasta el último día del próximo año cuando renovará ese ritual. Debe leerla frecuentemente o por lo menos una vez al mes.


Puedes leer: Oracion a San miguel Arcángel


Ritual para hacer petición a los Arcángeles

Este ritual consiste en tomar un baño energizante el último día del año para impregnarse de buenas energía al recibir el año nuevo. Se debe preparar la ducha despojando previamente con incienso.

Elementos necesarios:

  • Agua fresca.
  • Romero fresco.
  • Incienso de vainilla.

Ejecución del ritual:

Colocará suficiente agua a hervir con hojas de romero. Deje enfriar y proceda a tomar una ducha utilizando esa agua para el final de su baño. Al momento de derramarla sobre su cuerpo cierre los ojos e invoque la bendición de Dios en compañía de todos los arcángeles, realizando sus peticiones para el año nuevo. Mientras el agua corre por su cuerpo debe visualizar el líquido como luces de energía de los colores de los arcángeles mediante la cual, se recarga de todas las bendiciones que está solicitando.


Ritos de fin de año con el arcángel Metatrón

Ritos de fin de año

El arcángel Metatrón está presto a la ayuda de la evolución espiritual de los seres humanos; también tiene la virtud de contribuir con la sanación de nuestro espíritu herido, o agotado por los embates de la vida. Este ritual es ideal para aquellas personas que han atravesado un año difícil, que se han enfrentado a la pérdida de un familiar, o están lidiando con grandes pérdidas en cualquier sentido y que se encuentran desanimadas, desprovistos de motivación o consideran que carecen de equilibrio en todos los sentidos.

Elementos necesarios:

  • Ramas  de canela.
  • Un listón blanco.
  • Cáscaras de naranja.
  • Agua fresca.
  • Una vela blanca.
  • Incienso de canela.

Ejecución del ritual:

Hervirá abundante agua colocando varias ramas de canela y cáscaras de naranja, cuando esté listadeje enfriar. Con esa agua limpiará su hogar acompañado de inciensos de canela que colocara en cada habitación. Luego se sentará en una mesa donde encenderá la vela y amarrará dos ramas de canela en cruz invocando al arcángel Metatrón con la siguiente oración:

«Amado arcángel Metatrón, ángel del rayo blanco nacarado. Permite que tu luz intensa calme mis penas.

¡Oh arcángel Metatrón! Ángel del Señor, cúbreme con tu rayo supremo.

Tú que eres luz sanadora, purifica mi alma con el amor de Dios.

Te pido que limpies mi aura, pacifiques mis penas, revitalices mi mente, mi cuerpo y mi espíritu, para cerrar los ciclos que tanto daño me han causado, y encomendado(a) a ti con el gran poder de Dios pueda reponerme de todo aquello que entristece mi corazón.

Que a partir de este momento seas tú mi consuelo, para que en tu gracia pueda comenzar, continuar y terminar en bendiciones este año nuevo.

(Hacer su petición)

Gracias por escuchar mis suplicas, confío en ti y me libero de todo cuanto me ha causado tanto daño a partir de este momento. Amén y que así sea».


Rituales de año nuevo con su ángel de la guarda

Desde el momento que nuestra alma ha llegado a habitar el cuerpo que poseemos en esta vida, Dios Todopoderoso ha encomendado un ángel para que nos acompañe hasta el día que tengamos que volver al plano espiritual. Su misión es ayudarnos a cumplir el destino sagrado de nuestra alma. Por lo tanto, el ángel de la guarda siempre está dispuesto a ayudarnos a vivir la vida de la mejor forma posible, e iluminarnos durante el transitar en este plano.

Cabe destacar, que su misión no implica trabajar en función de nuestros deseos mundanos o presos del ego, todo lo contrario, su trabajo consiste en ayudar en todo lo que brinda bienestar y progreso espiritual. Por lo tanto, este ritual es recomendado para ser realizado el primer día del año como apertura de un nuevo ciclo.

Elementos necesarios:

  • Vela blanca.
  • Hojas de Laurel.
  • Listón blanco.

Ejecución del ritual:

Sobre una mesa con un mantel limpio encenderás una vela de color blanco invocando la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y la de tu ángel de la guarda. Tomaras 3 hojas de laurel que purificarás pasándolas por el fuego de la vela sin quemarlas. Luego las amarraras con el listón diciendo la siguiente afirmación: «Ángel de mi guarda, hoy y siempre me acojo bajo tu amparo. Que tu guía y compañía nunca me falte. Misionero de Dios cuyo objetivo es guiarme para cumplir con mi destino, derrama sobre mí tu sabiduría infinita para así poder cumplir con mi destino colmado de salud, amor y prosperidad infinita. Gracias, gracias, gracias». Ese mazo puede colocarlo detrás de la puerta de su hogar o dentro de su almohada.


Ritual de año nuevo con los 7 arcángeles

Por medio de este ritual invocaremos a los 7 arcángeles para que hagan presencia en nuestras vidas, abriendo todos los caminos durante el año que comienza para poder transitar en la dirección apropiada para alcanzar nuestros objetivos.

Elementos necesarios:

  • Incienso.
  • Bol de vidrio.
  • Aceite de menta.
  • La imagen de algún arcángel.
  • 7 velas de color a su gusto (menos negras).

Ejecución del ritual:

Se despojará el ambiente donde se realizará el ritual con el incienso. Sobre una mesa con un mantel blanco se prepara el bol colocando granos de arroz en el fondo acompañado de cosas de valor o representativas que desees alcanzar este año que comienza, como por ejemplo: monedas para atraer el dinero; una llave si deseas comprar un inmueble; un corazón si deseas alcanzar o mantener el amor; y todos los objetos que representen los objetivos que quieres materializar. Encenderemos un incienso y con el humo limpiaremos dentro y alrededor del bol.

Con el aceite de menta limpiaremos las velas una por una para despojarlas de energías ajenas, y mientras lo hacemos vamos impregnándolas de nuestros deseos. Colocaremos el bol en el centro de la mesa y dentro la imagen del arcángel que hemos escogido. Las velas irán a su alrededor, cada una sobre un plato blanco pequeño. Encenderemos las velas en dirección a las manillas del reloj y realizaremos la siguiente afirmación:

«Contando siempre con la bendición del Señor mi Dios, invoco a sus emisarios los arcángeles, porque sé que no he venido a este mundo a sufrir sino a triunfar. Por eso imploro que me acompañen con su energía benévola y su sabiduría infinita a dirigirme por los caminos correctos donde hallaré  los dones que son enviados del cielo a la tierra para así poder alcanzar mis metas, conservando siempre los valores del amor, la bondad y la honestidad que me harán merecedor de los milagros de Dios en mí vida.

Arcángeles benditos, representantes de Dios, os suplico que no demoren en llevar mi ruego ante su sagrada presencia, yo (tu nombre) decreto un año lleno de bendiciones, evolución, equilibrio y abundancia (hacer su petición). A Dios gracias por permitirme alcanzar la felicidad terrenal que tanto deseo, que ha sido decretada a partir de este momento y que no tardará en ser materializada. Amén».


Puedes leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba