Oración para que piense en mí

La oración para que piense en mí es muy utilizada con fines amorosos. Sus devotos creen fielmente en sus poderosos efectos. Estas oraciones se realizan con la finalidad de pedir la intervención de ciertas espiritualidades para lograr dominar los deseos o pensamientos del ser amado, haciendo de esa manera que la relaciones sean mucho más intensas y que a su vez, en ellas reinen sentimientos de amor y deseo.

¿Funciona rezar una oración para que el ser amado piense en mí?

Es bien sabido lo importante que resulta para el ser humano el tener un compañero que le permita sentirse querido y deseado. Por otro lado, en ocasiones las relaciones interpersonales pueden resultar un poco complejas.

En los casos en los que esas interacciones atraviesen momentos de crisis, malos entendidos, y molestias que no permitan solucionar los conflictos, las «oraciones para que piense en mí» resultan de gran ayuda pues, su efectividad es bastante alta, y por lo general, hacen que el ser amado cambie los sentimientos de indiferencia e incomodidad, por pensamientos de nostalgia, amor y deseo.

Debemos tener en cuenta que las oraciones son un recurso espiritual bastante poderoso y altamente eficaz, sus efectos suelen ser materializados de muchas formas, por eso no debemos dudar en utilizarlas cada vez que nos encontremos ante alguna necesidad, sin importar lo grave que esta sea.

Existen dos factores determinantes para que las «oraciones para que piense en mí» funcionen con mayor efectividad. El primero de ellos es la fe. Todas las plegarias que se realizan con profundan fe son escuchadas y atendidas por las espirituales. En segundo lugar, existen muchos rituales que pueden contribuir a que las oraciones gocen de mayor fuerza energética, propiciando resultados positivos en menor tiempo.

«Invoco la bendición del Dios Supremo. La bendición del universo, los astros y las estrellas. La bendición de todos los ángeles y arcángeles del amor. La bendición del Espíritu Intranquilo, Espíritu del Desespero, y todos los espíritus relacionados con los caminos del amor.

Espíritus elevados que me guían y me acompañan, a ustedes ofrezco el espíritu vivo de (nombre del ser amado) para que, por su intervención divina, atados sean sus sentimientos y pensamientos en cuerpo y alma, que día y noche piense en mí, venga a mí, me desee a mí, me ame a mí, me añore a mí, me extrañe a mí, y todas sus ideas, proyectos, y planes se relacionen con mi persona.

Oración para que piense en mí

Oraciones para que piense en mí

Espíritu Intranquilo, imploro que tu fuerza energética influya en el cuerpo físico y espiritual de (nombre del ser amado) de manera que sus pensamientos vuelen hasta mí, que desee incontrolablemente venir a mi lado, que me busque, me llame, me encuentre y me necesite, sin importar el momento ni la hora. Por tu influencia, gran Espíritu Intranquilo, solo encontrará la paz si vuelve a mi lado.

Ayúdame Espíritu del Desespero, a tus pies imploro que me otorgues la fuerza para poder tener el dominio total sobre (nombre del ser amado), que tu influencia permita que mi imagen se mantenga siempre en su mente, aumentando los sentimientos de amor, deseo y pasión hacia mí.

Ángeles del amor, a ustedes imploro su amorosa energía para suavizar todas las situaciones que puedan perjudicar la relación entre (nombre del ser amado) y mi persona. Que el entendimiento reine entre nosotros, que la buena comunicación fluya con naturalidad, que los resentimientos sean desechos gracias a su intervención, logrando que, sus pensamientos hacia mí sean frescos, claros, amorosos, y bondadosos.

¡Oh espíritus que me escuchan! Propicien que (nombre del ser amado) piense en mí. Que en los lugares donde se desenvuelva encuentre cosas, personas y circunstancias que le hagan recordarme, incitando que regrese hasta a mí sediento de mi amor y mi cariño.

¡Oh ángel de mi guarda! Escucha el ruego que en esta hora y en este momento te hago. Te pido desde lo más profundo de mi corazón que me ayudes para que el amor de (nombre del ser amado) pueda ser para mí, porque teniéndolo a mi lado se acabará esta agonía en mi corazón y podré ser feliz. Auxíliame, escúchame y resguárdame hoy y siempre, por favor te lo imploro.

Socórranme espíritus puros, iluminen los pensamientos de (nombre del ser amado) para que piense en mi libre de odios y rencores, y lleno de bondad pueda ver que hay muchas cosas hermosas entre los dos, permitiendo de esa forma que crezcan nuestros lazos afectivos.

Escuchen las peticiones que nacen de mi corazón Espíritus que invoco, no me desamparen en esta causa. Colmen mi vida de amor, para que (nombre del ser amado) y yo podamos ser felices hoy, mañana y siempre.  Que su bondad sea conmigo, que pacientemente aguardo por la materialización de la petición que a sus pies les dejo. Amén».


Puedes leer: Oración al Espíritu Intranquilo para dominar al ser amado


Oración para que piense en mí y se desespere

«¡Oh Dios de los Cielos! A ti clamo hoy y siempre misericordia con este corazón que en agonía sufre la tristeza de la ausencia del ser amado. Hoy vengo a ti humilde y suplicante pidiendo que me permitas la dicha de conservar el amor que he encontrado en esta vida terrenal. De seguro ha sido tu voluntad que (nombre del ser amado) y yo, hayamos estado juntos, porque de lo contrario no habría sucedido.

Permite entonces, Padre Creador, que los ángeles del amor intervengan en esta plegaria que elevo en tu nombre, y así puedan actuar en beneficio de mi súplica.

Ángeles puros, bendecidos en el amor, equilibrio perfecto de la voluntad de Dios. A ustedes imploro su magnífica presencia ahora mismo, ya que, con mucha premura la necesito. Ayúdenme para que los pensamientos de (nombre del ser amado) se dirijan en todo momento a mí, porque pensando siempre en mí he de convertirme en su único anhelo, dueña y señora de todos sus sentidos y deseos, estabilizando de esa manera nuestra relación sentimental.

¡Oh Ángeles del amor! Les ruego que no permitan que (nombre del ser amado) deje de pensar en mí. Que mi ausencia le llene de ansiedad, que mi necesidad por el/ella sea igual a la que (nombre del ser amado) sienta por mí, y que sin demora necesite estar a mi lado, disfrutando de mi amor, de mis besos y mis caricias, pues tanto su mente, como su cuerpo y su alma, solamente a mí pertenecerán.

Por su poder, decreto que a partir de este momento (nombre del ser amado) solo tendrá ojos para mí y para nadie más. Son y serán solamente para mí sus pensamientos amorosos, de pasión, y de deseo. A partir de ahora y de este santo momento (nombre del ser amado) solo tendrá paz y felicidad a mi lado, y mientras lejos de mí se encuentre, en su mente he de vivir. Desesperado/a ha de venir a mí para encontrar el amor en mi regazo.

A ustedes ruego, ángeles destinados a fomentar el amor en la Tierra. Clamo a ustedes por ser el pensamiento favorito de (nombre del ser amado), que en sus ratos libres me recuerde; que cuando trabaje tenga mi nombre en su cabeza; que no se interese en ninguna otra persona; y que mientras esté ocupado no pueda sacar mi nombre de su mente. Les suplico ser el centro de sus pensamientos, y que desesperadamente solo ansíe mi amor.

Ante ustedes me hinco agradecida/o, porque segura estoy que escuchan atentamente mis peticiones, que serán materializadas a partir de este momento. Que así sea, así es, así será. Amén».

Oración para que piense en mí y me busque

Oración para que piense en mí y me busque

«Con la bendición de Dios Todopoderoso, pido su permiso para invocar a todos los espíritus del amor.

¡Oh Espíritu del Desespero! Con inmenso fervor te pido que (decir el nombre del ser amado) me busque con ansiedad, que sus pensamientos sean dominados por el interés hacia mí, y que desesperado por mi cariño venga frenéticamente a parar a mis pies, suplicante de estar a mi lado.

¡Oh Espíritu del Dominio! A ti te encargo la mente, el cuerpo, el alma, los sentimientos y el espíritu vivo de (decir el nombre del ser amado), para que sea absolutamente dominado por mi voluntad, que sus acciones sean dominadas por el amor y el deseo hacia mí, que me busque de inmediato donde quiera que esté, y sin importar lo que sea que esté haciendo.

¡Oh Espíritu Intranquilo! Te encomiendo los pasos de (decir el nombre del ser amado) para que no haya tranquilidad en su andar, ni en su sentir, ni en sus pensamientos hasta que me busque, hasta que me encuentre, y hasta que en mi lecho se refugie. Que sienta intranquilidad, zozobra y desolación si yo no estoy a su lado, que se impaciente si no me siente, que se inquiete si no me ve. Que venga a mí, encontrando en mi compañía la tranquilidad y la paz que todo mi amor le puede brindar.

A los 13 espíritus para amarrar le entrego la voluntad de (decir el nombre del ser amado) para que sea amarrada en mi nombre, que gracias a su intervención me necesite en su vida, que no haya conflicto, rabia, orgullo, chisme, envidia, ni mala intención que logre desunir nuestra relación.

Clamo a todos los espíritus beneficiosos del amor, para que a partir de este instante su gran poder me asista, haciendo que (decir el nombre del ser amado) venga corriendo a buscarme, que sus emociones lo descontrolen y que solo con mi amor pueda encontrar la calma. A ustedes pido que (decir el nombre del ser amado) piense en mi nombre, en mis besos, en mi cuerpo, en mi aroma, y que todos los pensamientos que tenga hacia mí lo emocionen, lo hagan sonreír, que le hagan feliz y lo inciten a buscarme.

Ustedes bien saben cuánto amo a (decir el nombre del ser amado) todo lo que hemos vivido, y todo lo que aún nos queda por vivir, por eso les ruego que me permitan mantener estable nuestra relación endulzando sus pensamientos y sus sentimientos hacia a mí. A ustedes encargo que mis plegarias sean escuchadas y respondidas diligentemente, y en agradecimiento por su bondadosa intervención ofrezco (hacerle un ofrecimiento a los espíritus que ha de pagar cuando se cumpla lo solicitado).

Agradecida/o me encuentro porque sé que mis ruegos han sido escuchados, y poderosa es la intervención de los espíritus que me guardan. Luz y progreso a sus espíritus. Ha quedado pactado y sellado, así es y así será. Amén».

Oración para que el ser amado sueñe conmigo

Oración para que el ser amado sueñe conmigo

«La bendición de Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo nos acompañe hoy, mañana y siempre. Pido su permiso para invocar la sagrada presencia de todos los ángeles y los arcángeles de los sueños.

¡Oh benevolente y poderoso Arcángel Gabriel! Encargado por la voluntad del Padre Celestial de aquellos que duermen y de todos los sueños, escucha la súplica que hace mi corazón para poder acercarme al ser que amo con todas mis fuerzas. Ayúdame a entrar en los sueños de (decir el nombre del ser amado), para estar presente en sus pensamientos y para recordarle las sensaciones que le produce estar a mi lado.

Poderoso Arcángel Leuviah, tú que eres símbolo de revelación y de los sueños, a ti me apego para solicitar el auxilio de tus dones sagrados para lograr que (decir el nombre del ser amado) sueñe conmigo, que pueda comprender que yo le amo con toda mi alma, y así pueda pensar en mí de la misma manera que yo lo hago en él/ella.

Querido Arcángel Raziel, tú, que eres el encargado de ayudarnos a entender los sueños, ayúdame para que mi amor hacia (decir el nombre del ser amado) sea manifestado en sus sueños y así pueda lograr que tanto dormido/a como despierto/a me piense, me extrañe, me necesite, me desee y se desespere sin mí.

Así lo decreto y lo sentencio ahora mismo, que en los sueños de (decir el nombre del ser amado) me ha de mirar, porque nuestras almas se han de encontrar.  (Decir el nombre del ser amado) soñarás conmigo esta noche, y mañana una vez más, para recordarte lo muncho que me has de ansiar.

Con la ayuda de ángeles y arcángeles conjuro las energías del descanso y del sueño de (decir el nombre del ser amado) pues en su pensamiento ha de reinar mi imagen, mi cariño y todo su amor hacia mí. Sus ideas durante la noche dibujarán mi figura, le transmitirán la esencia de mi presencia, propiciarán las sensaciones de mis caricias, escuchará mi voz, percibirá mi olor y se despertará deseoso de tenerme cerca, extrañándome y necesitándome en su vida y junto a él/ella.

Ángeles virtuosos, en sus manos dejo mi petición, segura/o estoy que no me desamparan y que intercederán en mi nombre ante la gracia del Creador para que la unión entre (decir el nombre del ser amado) y yo (decir su nombre) sea hermosa, llena de paz, amor, y tranquilidad. Amén».


Oración para que la persona que amo piense en mí día y noche

«¡Oh Señor Todopoderoso! Principio y fin, verdad y poder eterno. Implorándote a tu majestad me apego, así como, a tu misericordia y profundo amor, pues, es una causa del corazón la que hoy me aqueja, y por la cual me atrevo a implorar tu auxilio, solicitando que a tus más fieles almas representadas por los santos y las santas de la corte celestial sea encomendada mi causa y su solución.

¡Oh santos misericordiosos del cielo! Santos relacionados con los temas del amor, a ustedes imploro para solucionar sin más demoras los conflictos que se han presentado entre mi persona y (decir el nombre del ser amado), pues afligida/o me encuentro y el miedo se impone ante las vicisitudes que atravieso en la actualidad.

¡Oh santas benditas! No permitan por su divina gracia que los factores externos que hoy asechan mi hogar y mi relación con (decir el nombre del ser amado) puedan vencer sembrando la maldad, la mala intención, la calumnia, incentivando el resentimiento, el rencor y la desunión que pudiese generar una definitiva separación.

Desde su más profunda bondad llenen de su energía pacificadora todos los pensamientos de (decir el nombre del ser amado), para que piense día y noche en mí con sentimientos puros como el amor, el perdón y la reconciliación, y así no encuentre descanso ni sosiego hasta que nuestras diferencias logremos reparar y podamos encontrarnos para nuestro amor materializar y estabilizar.

¡Oh poderosos Santos del trono celestial! Segura/o estoy que atentos han escuchado mis plegarias, pues conocen perfectamente de los problemas y ansiedades que sufrimos los que terrenalizados buscamos la mejor manera de vivir en esta encarnación dispuesta por el Creador, no me desamparen entonces en este asunto que profundamente me preocupa.

Permitan entonces que (decir el nombre del ser amado) logre recordar de día y de noche todo lo bueno que hemos vivido juntos, que recuerde mi presencia, que los pensamientos de nuestras vivencias lo llenen de alegría y regocijo, que no olvide cuanto placer hemos compartido juntos, y que esas ideas se repitan tantas veces en su cabeza que no repare en acercarse sumiso, manso y complaciente a mi lado para juntos, mantener este amor que nos ha unido, y permanecer así por mucho tiempo, reinando la felicidad en todo momento. Amén».


Ritual para que el ser amado piense en mí

Los rituales y hechizos con fines amorosos suelen ser muy utilizados para suavizar los diferentes problemas que se pueden presentar en una relación. Ellos contribuyen a endulzar los sentimientos a través de pensamientos libres de rencor y resentimientos, es por ello, que realizar obras para que «el ser amado piense en mí» en compañía de las oraciones correctas, podría hacer realidad sus más profundos deseos. El siguiente ritual tiene como objetivo endulzar los pensamientos del ser amado.

Materiales necesarios:

  • Dos veladoras (velas) rojas.
  • Un cordón de color rojo.
  • Dos copas de cristal o de vidrio.
  • Agua fresca.
  • Agua de rosas.
  • Papel kraft.
  • Lápiz de grafito.
  • Plato blanco.
  • Incienso de rosas.

Proceso de elaboración:

Sobre el papel kraft se escribe el nombre del ser amado y el de la persona interesada. Cada uno de los nombres se pegará a una vela, respectivamente. Las velas se colocarán juntas sobre el plato blanco y se atarán con el cordón desde la mitad hacia abajo diciendo: «así como yo ato estas dos velas, así ato los pensamientos de (decir el nombre del ser amado)».

Luego, debe mojar las velas con abundante agua de rosas. Las copas llenas de agua fresca se colocarán a los lados del plato ofreciéndolas en nombre de los ángeles del amor. Se encenderán los inciensos y las velas y se rezará la siguiente oración:

«En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, pido la bendición de la Santísima Trinidad. Invoco a los ángeles de luz, a las santas, a los santos de la corte celestial, y a mi ángel guardián, para encomendarles esta obra que hoy realizo en su nombre.

Que su energía me valga para dominar y doblegar el espíritu de (decir el nombre del ser amado) para que piense en mí de día y de noche, dormido/a y despierto/a, hasta que su incesante pensamiento lo empuje a buscarme, a verme, a tenerme, a abrazarme, a amarme, y no dejarme.

Atados están los pensamientos de (decir el nombre del ser amado) a mi vida, porque a partir de ahora su mente, su alma, su espíritu, y su cuerpo me extrañarán sin medida y sin control, viniendo apresuradamente hasta donde yo me encuentre, para compartir conmigo todo su cariño, su ternura, su amor, y su pasión entera.

Atadas están las acciones de (decir el nombre del ser amado) que solo ha de caminar en mi dirección, pues su vida sin mí andaría sin rumbo fijo, perdido se ha de sentir si a mis brazos no viene a parar. Santísima Trinidad, que mi amor sea correspondido, que mis ruegos escuchados, mi obra materializada, y mi amor con (decir el nombre del ser amado) sellado, por ahora y por siempre. Amén y que así sea, que así sea amén».


Si te funciona la Oración para que piense en mi, también puedes leer las siguientes oraciones para el amor y amarres:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio