Oración al Niño Doctor

Oración al Niño Doctor

El culto al Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos, también conocido como el Niño Doctor es muy conocido en todo México. Sus seguidores le atribuyen la virtud de realizar milagrosas sanaciones, por lo que «el Niño Doctorcito» recibe la veneración por parte de todo el que sufre alguna enfermedad o encomienda bajo su cuidado a un ser querido.

¿Quién es el Niño Doctor?

Se estima que el Santo Niño Jesús Doctor de los enfermos es una representación de Jesús en su infancia que hace presencia por primera vez en Tepeaca, una ciudad del estado mexicano de Puebla, en el año 1942, cuando una acción del presidente municipal de la época establece en un lugar aledaño al Palacio Municipal la construcción del hospital del municipio Guadalupe Castillo de Bautista.

Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos

Esta instalación se lleva a cabo en compañía de cuatro religiosas pertenecientes a la congregación Josefina, que desempeñaron las labores de enfermería en el lugar. Entre ellas, Carmen Barrios Báez, trajo una imagen del Niño Jesús. Siendo adorado a partir de ese momento en las capillas de la Parroquia de San Francisco.

La pequeña estatuilla se convertiría en el patrono de los enfermos en busca de cura. Su confección está elaborada a partir de yeso, y tiene una medida aproximada de 12 cm.

¿Qué se le pide?

Los creyentes en el Santo Niño Doctor de los enfermos afirman que intercede especialmente por las personas que padecen de dolencias y problemas de salud, por ello es que, siendo una advocación de Jesús, se le reconoce como doctor en vista de su milagrosa intervención sanadora.

Por lo tanto, se le pide que ayude a salvar a los enfermos que no encuentran la cura a sus aflicciones a través de la medicina tradicional; y en los casos desesperados e imposibles.

¿Cómo rezarle oraciones al santo Niño Doctor?

El elemento principal que debe prevalecer a la hora de realizar oraciones al Niño Doctor es la fe. Una verdadera devoción es la que puede hacer realidad la intervención de su energía benefactora.

santo Niño Doctor

Las peticiones a través de sus oraciones también resultan muy útiles, independientemente, de que se esté implorando por la ayuda propia o para un ser querido. Lo realmente relevante es que debemos tener la certeza de que alcanzaremos la intervención divina si es la voluntad de Dios.

Otra recomendación para rezarle al Niño Doctor es que se practiquen sus oraciones durante varios días seguidos y de ser posible durante la misma hora. De esta forma la conexión espiritual va adquiriendo mayor fuerza debido a la constancia y frecuencia de su práctica.

Oración Corta al Niño Doctor

«¡Oh Glorioso y Bendito Niño Doctor! A tus pies nos postramos tus devotos colmados de toda la fe, esperanza y confianza en tu caridad. Con profundo amor en nuestros corazones solicitamos que nos llenes de tu presencia dentro de nuestros hogares, pues, eres la llama que enciende la paz, la calma y trae la sanación que tanto anhelamos. En tu nombre encomendamos la salud de (decir el nombre de la persona por quien se ruega).

Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos, a tus pies depositamos toda esperanza, sé tú el alivio de nuestras penas, angustias y aflicciones, para que (decir el nombre de la persona por quien se ruega) pueda gozar de buena salud, Amén».


Oración al Santo Niño doctor

Los devotos del Niño Doctor dan testimonio de su misericordia sosteniendo una profunda fe que escucha las peticiones que le hacen todos los creyentes. Sin importar la naturaleza de su problema, es capaz de obrar sobre la recuperación de los que sufren.

Es por ello que, a continuación, presentamos diversas plegarias que son utilizadas para invocar la ayuda celestial y alcanzar los milagros que se necesitan. No olviden que más allá de las palabras lo más importante pedir de corazón y tener fe en que todo se va a solucionar.

«¡Oh Glorioso Niño Doctor! En nombre de tu inmaculada niñez y del milagro de tu nacimiento, fruto del más profundo amor del Padre Creador y de la mayor humildad de tu madre María Santísima. Hoy me inclino ante tu imagen, porque tengo la certeza de tu inagotable caridad para con nosotros, los hijos de Dios encarnados en esta Tierra.

Amado Niño Dios, tú eres vida, eres bondad, eres amor, eres paz. Te suplico que compartas tu fluido saludable pleno de clemencia y misericordia para que en esta tribulación pueda encontrar una cura para apaciguar las enfermedades que hoy aquejan a mi cuerpo y atormentan mi alma causándome sufrimiento en esta vida que el Señor me ha regalado.

Habita dentro de mi ser inspirando la verdad del Creador, para que pueda ser un buen devoto y seguidor de tu ejemplo y enseñanzas. Escucha mi ruego que te hago desde lo más profundo de mi ser (hacer petición).

También, te pido por la sanación de todos los enfermos, por los que aún no conocen de tu amor ni han encontrado el camino hacia ti, para que pueda ser revelada ante sus ojos la presencia del Señor. Que tu intachable nombre y tu mensaje sea conocido en el mundo entero hoy y por los siglos de los siglos, amén».


Te puede interesar: Oración a San Rafael Arcángel para pedir por los enfermos


Oración al Niño Doctor para curar un enfermo

Las oraciones dirigidas al Niño Doctor para alcanzar la cura de los enfermos son rezos cargados de gran poder espiritual que atraen la sanación debido a que nos permiten realizar la conexión espiritual necesaria para acceder a la intercesión del Santo Niño Doctor con Dios en la búsqueda de la recuperación del cuerpo y el alma ante las afecciones que pueden perjudicarnos en el plano terrenal.

Por ello debemos utilizarlas de forma consecutiva cuando queremos obtener una respuesta milagrosa para solucionar los problemas de salud que atravesamos nosotros mismo o en beneficio de nuestros seres queridos.

«Oh adorable Niño Doctor, ante tus pies me poso para rogar por la salud de un enfermo, porque solo tú puedes ser su remedio y sanación. Ayúdame Niño mío, para que el Espíritu Santo le ilumine con su luz, y sean renovadas las fuerzas de (decir el nombre de la persona por quien se ruega) para seguir luchando.

No permitas que pierda la esperanza para vencer los males que le aquejan. Que tu presencia se aloje en su corazón trayendo un poco de alegría dentro de tanto dolor.

Querido Niño Doctor, atiéndelo durante su enfermedad, que sus dolores desaparezcan por tu misericordiosa intervención. Que no haya vicisitud, envidia, maldad, ni contratiempo en nuestros caminos, y que los malos espíritus no puedan morar dentro de él.

¡Oh Niño Bendito! Doctor Divino, te suplicamos que sea concedido este humilde favor, confiamos en que tu intervención nos acompañará en estos momentos tan difíciles, y si es la voluntad de Dios, podamos ser testigos del milagro de la recuperación de (decir el nombre de la persona por quien se ruega).

Hoy y siempre en nombre del bien amado Niño Jesús rogamos por todos los que sufren, por los afligidos, y los necesitados. Te suplicamos Divino Niño socórrelos y sánalos. Amén».


Leyenda del Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos

Leyenda del Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos

Cuentan los creyentes sobre el Niño Doctor que cuándo está sanando a un enfermo, el rostro de su imagen se torna pálido, pero, cuando el milagro se ha realizado y la salud del beneficiado es recuperada por completo, sus mejillas vuelven a tornarse sonrojadas.

Esta popular creencia difundida por Tepeaca y el resto del territorio mexicano ha dado origen a gran cantidad de alegorías en su honor. Sin embargo, su celebración en especial se lleva a cabo el día 30 de abril, cuando los devotos le llevan diversos obsequios como: flores, juguetes, golosinas y zapatos.

Se dice que, en 1942, cuando Sor Carmen Barrios Báez trajo la imagen de la advocación de Jesús niño la depositó en una vitrina. Posteriormente la pequeña estatua se desapareció, por lo que la monja advirtió de inmediato a la administración del hospital para tratar de recuperarla.

Horas después, la imagen aparecería en su lugar correspondiente, pero, curiosamente, sus zapatillas estaban llenas de barro, como si hubiese estado caminando por los pasajes adyacentes.

A raíz de esto, surgió la creencia popular de que el Niño caminaba por los pasillos del hospital con la intención de ayudar a los enfermos del lugar.

Historia

Como se ha señalado, originalmente la imagen del Niño Doctor estaba en el hospital del Palacio Municipal, bajo la protección de las hermanas de la congregación Josefina. Más tarde, la reubicaron en la residencia de Trinidad Fuentes Flores, donde permanece hasta el 5 de julio de 1963, cuando fallece Carmen Barrios Báez.

Su ubicación siguiente sería la Parroquia de San Francisco de Asís, donde puede ser encontrado hasta la actualidad dentro de su propia capilla, al norte de la iglesia.

En 1991, los restos de la hermana Carmen Barrios Báez fueron trasladados a la capilla, donde yacen en la entrada acompañados por una placa conmemorativa. Posteriormente, el padre Salomón Mora estableció que la imagen del Niño se colocaría en el altar mayor de la iglesia.


Puedes leer: Oración de San Antonio de Padua


Novena al Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos

Novena al Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos

Como su nombre lo indica, la novena del Niño Doctor, son una serie de rezos que se realizan en nombre de esta elevada espiritualidad durante 9 días consecutivos, en los que se recomienda mantenerse en estado de reposo, adoración y meditación para que a través de la fe al Doctorcito se logre obtener su milagrosa ayuda.

El orden en el que se realizan estos rezos es la siguiente:

Primer día:

Oración inicial

«Hoy de postrados ante ti Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos, te suplicamos que nos brindes tu intercesión en nombre de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena) para que, con el poder y la gracia de tus venerables manos puedas sanar los males físicos que le agobian».

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días

«Oh Santo Niño Doctor de los Enfermos, a tus pies rogamos por tu valiosa intervención y sabiduría para que encuentres y administres un remedio espiritual que pueda calmar los males que nos afectan en cuerpo y alma (Hacer la petición).

Imploramos para que bañes con tu un rayo de luz nuestro atribulado espíritu, que desnudo ante ti se expone sin ocultar todo cuanto ha hecho en el transitar de esta vida, pero, que hoy, con el gozo que nos embarga a los creyentes al sabernos protegidos por tu bondad te entrega un corazón arrepentido.

Líbranos Santo Niño Doctor de todas las enfermedades, de las dolencias, de las mentiras, de las difamaciones, no permitas que suframos de muerte repentina y no nos dejes caer en pecado mortal. Que tu llama se encienda en nuestro corazón para que allí se establezca tu esencia y nuestra alma sea el hogar de todas tus virtudes y tu bienaventuranza. Te lo suplicamos en el nombre de tu Bendita Madre, la Santísima Virgen María. Amén».

Oración del Primer Día

«¡Oh Divino Niño Doctor! Eres tú quien nos oye desde lo más alto en los cielos. Es por eso que, congregados a tus pies, suplicantes te imploramos escuches esta oración apremiante y desesperada que hacemos en nombre de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

La enfermedad se ha instalado en nuestras vidas, provoca nuestras tristezas y sufrimientos. Acaba con nuestro cuerpo y el de nuestros seres queridos. Ante tanta desesperanza, acudir a tu llamado es lo único que nos ayudaría a salir de esta vicisitud.

Te pedimos que metas tu mano poderosa, para que gracias a tu intercesión sean desterrados todos los males que asechen estos cuerpos terrenales que nos fueron dados por la gracia de Dios. Ayúdanos a vivir llenos de gozo y salud. No nos abandones, pues, eres la luz que nos mantiene en pie ante la adversidad. Guárdanos y bendícenos. Que así sea, Amén».

Segundo día

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del segundo día

«Bendito Niño Doctor, en este segundo día te imploramos tus más fervientes devotos para que tu gloriosa intervención celestial se manifieste en la vida de todos nosotros que, reunidos nuevamente rogamos por la gracia de una vida digna y saludable, en especial en el caso de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Tú que todo lo sabes estas en conocimiento de nuestras tristezas y luchas, eres consciente de lo mucho que te necesitamos. Te suplicamos compartas un poco de tu magnifica sabiduría con nosotros para poder entender con mayor claridad las enseñanzas de Dios Nuestro Señor, y así vivir dentro de los preceptos de la verdad del Padre.

Bendícenos con tu misericordia Glorioso Niño, para que podamos ser purificados de todo mal y afianzados en salud y prosperidad en esta Tierra. Amén».

Tercer día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del tercer día

«Divino Niño Jesús, pequeño Doctor que sana los padecimientos del cuerpo y del alma. Obra sobre nosotros con tu piedad y amor colmándonos de sanación para que podamos disfrutar de la paz y la tranquilidad de esta vida.

Hoy, en el tercer día de nuestra oración te imploramos en nombre de nuestra salvación y la de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena) para que pueda gozar de buena salud y vivir a plenitud el milagro de esta existencia.

Divino Niño Doctor, ayúdanos a aliviar todos nuestros males, para poder disfrutar a plenitud este mundo. Te imploramos para que tu compañía y bendición no nos falte, porque eres tú la cura y la salvación de los enfermos y de los pecadores de esta Tierra.

Escúchanos Niño Jesús Bendito. Concédenos esta humilde petición en nombre de tu gloria, hoy y siempre. Amén».

Cuarto Día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del cuarto día

«¡Oh Glorioso Niño Doctor! Amparo de los desvalidos. Consuelo de los que sufren. En este día, realizamos esta cuarta plegaria en nombre de las tres virtudes teologales: la fe, la esperanza y la caridad, implorando tu ayuda para aliviar los tormentos que causan la enfermedad y las dolencias físicas en el cuerpo de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Tú, nuestro querido Niño Doctor que con tus manos benditas traes salud sobre los afligidos, solo tú puedes hacer que esta encomienda se vuelva realidad.

Comparte con nosotros tu medicina sagrada y facilita nuestra recuperación ante cualquier asechanza del mal, la muerte y la enfermedad. En ti confiamos plenamente, pues, tu clemencia es infinita y tu amor inagotable porque emana de la fuente bendita del Creador. No nos desampares. Amén».

Quinto Día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del quinto día

«¡Oh Niño Doctor Bendito! A tus pies está depositada nuestra confianza, porque eres Eterno, y junto al Padre Celestial nunca nos abandonas. Es por eso que, en este quinto día, suplicantes una vez más, te rogamos para que tu valiosa intercesión le valga la sanación a (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Amado Niño Nuestro, eres tú la salud, la vida, la paz, la redención y la verdad. Otórganos la sanación de nuestros padecimientos contando siempre con la bendición de Dios.   

Ante ti acudimos los creyentes en busca de ayuda y salvación, porque nuestra esperanza no se extingue mientras tú estés de nuestro lado. Apegados a tu bondad nos llenamos de las fuerzas necesarias para vivir y para vencer las asechanzas del mal. Te pedimos que nos resguardes hoy y siempre. Amén».

Sexto Día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del sexto día

«¡Oh Santo Niño Doctor! Clamamos en tu nombre ahora y por siempre, pues la maldad está por todos lados en este mundo de sufrimiento y perdición. En este sexto día, elevamos nuestra plegaria hasta tu trono celestial en nombre de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Divino Niño que moras en el reino de los cielos y en nuestros corazones, aboga por tus devotos que suplican a tus pies por la sanación de sus aflicciones. No permitas que la enfermedad y el sufrimiento nos consuma.

Ilumina nuestros senderos con tu luz y condúcenos hasta lugares seguros donde podamos estar en paz, armonía y equilibrio con nuestro espíritu y Dios. A ti nos encomendamos, esperando que nos concedas la salud del alma y del cuerpo. Amén».

Séptimo día

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del séptimo día

«Divino Niño Doctor, cargados de fe pronunciamos esta oración del séptimo día, con la esperanza firme de que serán escuchadas nuestras imploraciones, porque apremiante es nuestra necesidad. Concédenos la gracia de tu oportuna ayuda, en especial, en nombre de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena) por quien elevamos nuestras peticiones.

¡Oh Santo Niño Doctor!, no cabe duda que tu misericordia es ilimitada. No te cansas de ayudar a todos los hijos de Dios que encarnados sorteamos las tantas dificultades de este mundo lleno de tribulación. Por eso, suplicamos que contestes nuestros ruegos materializados en salud, dicha y tranquilidad.

Te lo pedimos Señor de los cielos, en nuestro nombre y en nombre de todos los que sufren, por todos los enfermos que necesitan tu ayuda para que puedan encontrar alivio a sus penas y a Dios en su corazón. Amén».

Octavo día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del octavo día

«¡Oh Glorioso Niño Doctor! A ti clamamos por la fuerza para levantarnos ante las vicisitudes y la enfermedad. En este octavo día ofrecemos nuevamente una oración para suplicar por la gracia de la sanación, en especial por (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Niño Doctor, eres llamado de esa forma por tus devotos porque somos testigos de tu capacidad sanadora. Tu milagrosa intervención trae la salvación de los que sufren dolencias y males corporales. Sácanos de la adversidad, te lo pedimos de corazón.

Te encomendamos el cuidado de los enfermos que más necesitan de tu compasión. Bendícenos y no nos abandones ante ninguna situación, pues, a tu lado lograremos salir de la agonía y la desesperación. Toma nuestra mano y no la sueltes jamás. Amén».

Noveno día:

Oración inicial.

Señal de la Santa Cruz.

Rezar un Padre nuestro.

Rezar un Ave María.

Oración para todos los días.

Oración del noveno día

«¡Oh Santísimo Niño Doctor! Día tras día a tus pies hemos venido a clamar, hasta llegar al último día de esta novena. Comprometidos estamos a seguir penitentes en oración, implorantes de tu auxilio en nombre de la causa encomendada que es la sanación de (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena).

Niño Doctorcito de nuestro corazón, no nos abandones en esta misión que con tanto apuro te solicitamos, pues, no existe otra manera de hallar la solución más que entregarnos a la piedad de tus misericordiosas manos.

Tú que nos escuchas y nos acompañas, resguárdanos bajo tu abrigo e intercede ante Dios Nuestro Señor por nuestras oraciones.

Gracias por tu amparo y sacrificada bondad. No te olvides de los enfermos de este mundo que aguardan por tu ayuda y salvación, intervén en nombre de todos ellos, especialmente por (decir el nombre de la persona por la que se realiza la novena) por quien hacemos este novenario. Amén. Que así sea, Amén».


Scroll al inicio