2 de Noviembre: El día de los muertos

Día de los Muertos

La conmemoración del Día de Muertos tiene raíces muy antiguas, desde Roma hasta la cultura prehispánica en el nuevo mundo. Una alegoría cargada de costumbres, en un intento por mantener el recuerdo de los difuntos de la forma más solemne hasta la más colorida.

¿Cuándo se celebra el día de los muertos?

Su celebración en el calendario gregoriano corresponde al día 2 de noviembre, justo un día después de la celebración de todos los Santos. Es interesante destacar que desde su nacimiento hasta la actualidad, esta celebración ha dado origen a muchas otras, asociadas básicamente, a diferentes actitudes y filosofías sobre la muerte que implican rituales y simbologías relacionadas con diversas prácticas religiosas pero, que convergen en una celebración que mantiene esa fecha en común.

¿Por qué se celebra el día de los muertos?

2 de Noviembre: El día de los muertos

La celebración de esta festividad tiene origen en diversas culturas religiosas. Independientemente de su naturaleza, se trata de no olvidar el transitar por la vida de aquellos que ya han fallecido pero siguen presentes en nuestros recuerdos.

En múltiples creencias, como en la mexicana por ejemplo, se cree que durante el Día de los Muertos las almas de los seres queridos que han fallecido pueden visitar la tierra de los vivos. Es por ello, que en sus celebraciones se prepara un altar con diversos elementos que son ofrecidos como atenciones a sus espiritualidades.

¿Cuándo comenzó la celebración del día de los muertos?

La festividad del Día de los muertos se remonta a la época de la Roma cristiana. Se estima que fue en el siglo XI, cuando el abad de Cluny, de nombre Odilón dispuso que en los monasterios pertenecientes a su competencia se conmemorara todos los años una alegoría a los fieles difuntos, y que su celebración se realizara un día después de la fiesta de todos Santos, que al fin y al cabo, no es otra cosa que una celebración en memoria de otro tipo de difuntos.

Sin embargo, fue un siglo después, cuando la iglesia inventó el Purgatorio que la festividad del día de los muertos obtuvo mayor popularidad, ya que, a partir de allí se popularizó las limosnas, ayunos y misas por parte de los vivos, que buscaban disminuir la pena que las almas «no santas» que se encontrarían en pena durante la eternidad en el recién creado recinto. Es entonces que la celebración se convierte en parte del calendario de «la Iglesia universal».

El día de los muertos en la religión católica

Dentro de los relatos bíblicos podemos encontrar pasajes que hacen referencia a la atención de los difuntos. Por ejemplo, en el segundo libro de Macabeos 12, 46, se manifiesta que: «Mandó Juan Macabeo ofrecer sacrificios por los muertos, para que quedaran libres de sus pecados».

De hecho, durante los primeros rituales del cristianismo se acostumbraba a escribir los nombres de las personas fallecidas en tablas plegables llamadas «díptica», que en la Iglesia primitiva se utilizaba para recordar los datos de las almas por las que se debía orar. Más tarde durante el siglo VI los benedictinos acostumbraban a orar por los difuntos al día siguiente de Pentecostés.

Estas referencias actúan como punto de partida para la comprensión de esa naturaleza del ser humano que lo inclina bajo cualquier creencia a querer recordar y honrar la memoria y el espíritu de sus antepasados.

El sincretismo de la celebración católica del día de muertos y las prácticas tradicionales en ámerica

Con la presencia de los españoles en el Nuevo Mundo a partir del siglo XVI llegan sus celebraciones típicas para conmemorar la memoria de difuntos. La imposición de nuevas costumbres dio lugar a un sincretismo resultante de la mezcla de tradiciones europeas y prehispánicas, tomando como referencia para sus prácticas las festividades católicas del Día de todos los Santos y de los fieles difuntos.

Esa función cultural dio como resultado prácticas funerarias como el uso de cementerios y la realización de entierros o cremaciones, a partir del periodo virreinal hasta la primera mitad del siglo XX, que reflejaban las diversas influencias a nivel religioso. Es entonces, que prácticas indígenas, culinarias, artesanales, y espirituales se funden con el uso de altares y demás elementos de la cultura católica, con alguna que otra variante propia de la región donde se establecía la creencia.

La celebración del día de los muertos en diferentes paises

En España

Se mantiene una profunda creencia y veneración a los difuntos, de hecho, en algunos lugares como en las islas Canarias por ejemplo, la festividad se identifica como el «Día de Finaos o Finados». Su celebración viene acompañada de reuniones familiares en las que se cuentan historias sobre los fallecidos y se comparten los platos típicos como: castañas, nueces, manzanas, dulces, anís y ron miel.

En Francia

Se celebra la «Fête des morts» donde se realizan decoraciones alegóricas en los sepulcros de sus difuntos.

En Latinoamérica suele ser muy popular la conmemoración del Día de los Muertos. Las costumbres pueden variar de una región a otra, pero como hemos referido anteriormente, todas sus prácticas evidencian la influencia católica e indígena.

En Guatemala

Se tiene como costumbre llevar una serenata a los cementerios al salir el sol durante el día de los muertos, luego se adornan las tumbas con flores. Finalmente, los participantes comparten en sus hogares un plato tradicional conocido como: «fiambre» que se trata de una mezcla de verduras con embutidos.

El Salvador

Se decoran las tumbas de los cementerios con arreglos, coronas, y cruces florales, aumentando significativamente la afluencia de los visitantes durante ese día al camposanto.

En Panamá

Usualmente se realizan marchas o romerías hasta el cementerio, también se adornan las tumbas con flores, e incluso, las autoridades depositan ofrendas florales en las tumbas de personajes de relevancia para la historia del país.

En Venezuela

Se suele visitar el cementerio colocando atenciones florales a los difuntos. En el Estado de Aragua, se realiza un festividad de origen indígena conocida como «el Baile de llora» en honor a los difuntos.

En Ecuador

Prevalece en muchas zonas las costumbres indígenas en las que se preparan e intercambiar entre familiares y amigos las guaguas de pan para comer en compañía de su tradicional colada morada. Además, se realizan las respectivas ofrendas en los camposantos.

En Bolivia

Se acostumbra ofrecer panes con formas de calaveras, animales, escaleras, cruces, entre otros, acompañadas con masas dulces y todo lo que le gustaba a los fallecidos. Usualmente se preparan altares, donde además, se colocan flores y velas para homenajear a sus difuntos que se cree que a la noche los visitarán.

En Perú

Se realizan prácticas festivas muy parecidas a las realizadas en Ecuador y Bolivia.

Celebración del día de los muertos en méxico

Celebración del día de los muertos en méxico

La celebración del día de los muertos en México es una de la más alegórica y representativa a nivel mundial. Una prueba de ello es el hecho de haber sido declarada en el 2008 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México por la Unesco.

Su notable influencia mesoamericana la hace muy rica en elementos. En un principio, es necesario recordar que para las culturas nativas la muerte no tenía las connotaciones morales de la religión cristiana, en la que las ideas de infierno y paraíso sirven para castigar o premiar. Al contrario, ellos consideraban que el camino correspondiente a las almas de los difunto se determinaba por el tipo de muerte que habían tenido, y no por su comportamiento en la vida.

Las principales civilizaciones del área mesoamericana como: los aztecas y los mayas, poseían marcadas costumbres para la adoración de los antepasados y de la muerte en sí misma. Antes que la religión católica llegara a Mesoamérica, muchas de las culturas prehispánicas tenían la creencia de una vida después de la muerte. Sus rituales alegóricos, incluso, el uso de altares y ofrendas, constituyen antecedentes de los actuales rituales.

¿Cómo se atienden a los difuntos el día de los muertos?

¿Cómo se atienden a los difuntos el día de los muertos?

Las ofrendas varían según el lugar donde se realicen, pero las atenciones más populares son:

  • Platillos y comidas típicas: Suelen ser ofrecidas las comidas preferidas por los difuntos o platos típicos regionales como: calaveritas de azúcar que son dulces en forma de cráneo; o el pan de muerto que es un tipo de pan dulce con diferentes formas alusivas a la festividad.
  • Flores: es un elemento fundamental en la atención a los difuntos que se mantiene presente en la mayoría de las culturas que realizan esta celebración alegórica. Se cree que la esencia energética de las flores atrae, guía y reconforta a las almas de los muertos.
  • Visita a los camposantos: se cree que las almas de los difuntos regresan brevemente durante su día, por lo tanto, se acude a su visita para de alguna manera volver a estar en contacto con ellas y ofrecerles una atención que demuestre que se les recuerda y se honra su memoria.
  • Preparación de altares: en los casos en que no se pueda visitar las tumbas, también se pueden elaborar altares en los hogares donde se colocan las ofrendas a las que el difunto también puede tener acceso durante su festividad.
  • Uso de retratos de las personas recordadas: el retrato del difunto nos permite mantenerlo presente de alguna manera durante la festividad, suele colocarse en los altares.
  • Imágenes de las Ánimas del Purgatorio: esta imagen sirve para implorar por el alma de nuestros difuntos, a fin de lograr su salida del purgatorio, en caso de que aún se encontrase allí.
  • Velas y cirios: su uso se debe a que se le atribuyen la virtud de iluminar y reforzar espiritualmente el camino que deben seguir las almas.
  • Cruz: este es un símbolo típico de los altares modernos y es una representación de la influencia introducida por los evangelizadores españoles.
  • Sahumerio o incienso: este es un elemento cuyo uso es tan prehispánico como católico, se cree que tiene propiedades que limpian y purifican las energías de un lugar, santificando el ambiente.
  • Agua: es un elemento básico para la adoración de los difuntos. Refleja la pureza del alma, la indetenible regeneración de la vida tanto en el plano físico como espiritual.
  • Bebidas alcohólicas: se acostumbra a ofrecer bebidas que eran del agrado de los difuntos.

Oración a los fieles difuntos

Tanto el día de los muertos como en nuestro día a día, no está de más realizar diversas oraciones implorando por el descanso y evolución del alma de nuestros difuntos. Existen muchas maneras de realizar tal imploración, sin embargo, es evidente que las más efectivas serán aquellas que se realicen de corazón. Aun así, podemos apoyarnos rezando por el alma de los que ya no están en este plano de la siguiente manera:

«Con la bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Oremos a ti Señor, tu que eres paz, salvación y resurrección.

Bendito seas hoy y siempre Señor, que nos mantienes llenos de esperanza en ti, en tu amor y tu bondad nos reconforta.

Hoy, Padre Santo, nos encontramos reunidos para recordar a nuestros familiares y amigos que han fallecido.

Hoy, Padre nuestro, imploramos tu bondad y misericordia para que sus pecados sean perdonados y su alma sea iluminada con tu piedad.

Confiamos en que su calvario no será eterno, así como confiamos en tu amor Padre nuestro.

Suplicamos para que esta celebración nos mantenga unidos en nuestra fe, tanto los que estamos en esta tierra como los que fueron llamados a tu presencia.

Dios mío, nos reunimos aquí suplicantes una vez más implorando el consuelo de los que hemos quedado en esta tierra sin la presencia de aquellos que una vez en vida amamos.

Te pedimos con basta humildad que todo cuanto ofrecemos en este día sirva de sacrificio para que nuestros difuntos puedan alcanzar la dicha de la paz eterna.

Para que encuentren y transiten el camino de la bondad del espíritu y la verdad de tus enseñanzas y así puedan gozar con prontitud del descanso eterno, sin apartarse ni un instante de tus sabias enseñanzas, tu amor infinito y en profunda fe.

Amén y que así sea».

Aprende mas sobre el mundo Espiritual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba