El Mal de ojo: El maleficio de la mirada

Mal de ojo

El mal de ojo es una antigua creencia que manifiesta que ciertas personas tienen la capacidad de provocar daños y enfermedades tanto físicas como espirituales a través de la mirada. Antiguamente se creía que las brujas utilizaban ese poder para enfermar a sus víctimas, hacerles perder el amor o dejarlas en la ruina.

¿Qué es el mal de ojo?

Es una superstición presente en diversas civilizaciones que le atribuye poderes espirituales a la mirada de algunas personas. Esa capacidad puede variar en su intensidad, por lo tanto, sus daños suelen ser diversos. Se cree que puede provocar malestares físicos, desgracias, e incluso hasta la muerte. A las personas afectadas suele decírseles que se encuentran «ojeadas, que le echaron mal de ojo, o que tienen el ojo encima».

Historia del mal de ojo

Desde las civilizaciones más antiguas existen conocimiento de las afecciones que causa este mal espiritual. Los antiguos griegos solían utilizar una expresión que alegaba que las personas que nos tenían envidia eran «aquellas que nos miran con mal ojo». A partir de allí se originó ese término. En efecto, era tanta la creencia de los griegos en su existencia que acostumbraban a proteger a los jóvenes untando de barro o cieno sus frentes.

En tal sentido el filósofo griego Plutarco afirmaba que el ojo humano tenía el poder de liberar rayos invisibles de energía que en algunos casos eran lo suficientemente potentes como para matar a niños o pequeños animales. Además, sostenía que algunas personas podían maldecir con mayor intensidad que otras y sus efectos serían mucho más determinantes.

En el libro del Corán también podemos encontrar rastros de esa creencia: «Los infieles casi os hacen dormir con sus miradas» (68, 51). En otro sentido, manifiesta que hay que protegerse de «el mal de un envidioso cuando envidia».

Mal de ojo en niños

Los niños suelen ser más susceptibles a sufrir de mal de ojo. En primer lugar, porque suelen estar expuestos a la mirada de todos, ya que, todas las personas de su entorno desean conocerlos y los miran con mucha curiosidad; y en segundo lugar, porque llaman la atención de propios y extraños. Es por ello, que en muchas culturas lo primero que se hace al momento de nacer un niño es colocarle algún tipo de protección que le evite sufrir de ese maleficio.

Para saber que un niño sufre de mal de ojo es necesario observar su comportamiento, probablemente puedan mostrar alteraciones, llantos recurrentes, trastorno del sueño, pérdida de apetito, diarrea y evacuaciones de color muy oscuro o negro, vómitos continuos o frecuentes y sin razón aparente. En conclusión, presentan una intranquilidad que no se logra apaciguar con ningún remedio de la medicina tradicional.

¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

Los síntomas del mal de ojo en los adultos usualmente se manifiestan por la persistente presencia de mala suerte. A nivel físico pueden presentarse dolencias sin explicación, náuseas recurrentes hasta llegar a los vómitos, diarreas, fiebres, quebranto de la apariencia personal, pérdida de peso sin aparente razón, insomnio y depresión o descontrol emocional.

¿Cómo se cura el mal de ojo?

¿Cómo se cura el mal de ojo?

La manera para curar un mal de ojo varía en cierto sentido según las costumbres del lugar donde se presente ese mal. Sin embargo, todas coinciden con que existen ciertos elementos que puede llevar a erradicar ese mal del cuerpo, así como existen muchos otros que contribuyen a proteger a los individuos de su poder. Los métodos más comunes para curar el mal de ojo son:

  • A través de rezos: Existen una variedad de rezos y de santos católicos que son invocados para la curación del mal de ojo. Entre ellos los más populares son: San Luis Beltrán y San Benito.
  • Uso de hierbas de despojo: la hierba más utilizada para combatir ese mal es «la Ruda». Se puede santiguar a la persona con gajos de su mata o preparar baños con agua fresca en compañía de rezos y peticiones sanadoras.
  • Uso de Sal: puede ser sal marina o la sal de uso común. Se suele utilizar para despojarse uno mismo o a otra persona. Se empuña una pizca en la mano y se reza moviendo la mano sobre la cabeza del ojeado, haciendo 3 círculos en sentido a las agujas del reloj y 3 en sentido contrario.
  • Uso de un huevo: es muy sencillo. Se pasa un huevo por todo el cuerpo de la persona que se desea sanar mientras se reza. Luego, se rompe el huevo vertiendo su contenido un vaso de agua con una pizca de sal. Esto se hace por varios días hasta que el contenido del huevo salga con una apariencia normal.
  • En el caso de los niños se puede frotar o envolver al infante con alguna prenda de ropa usada y sudada de su padre durante varios días.

Aprende: ¿Qué es la Brujeria?


Protección y amuletos contra el mal de ojo

amuletos contra el mal de ojo
  • Pulsera roja, cinta o lazo rojo: el color rojo por su vibración energética resulta excelente para contrarrestar los efectos del mal de ojo, es por ello que este es un elemento muy común para tal fin. Normalmente, es usado como una pulsera decorativa cuyos atributos van más allá de un simple adorno.
  • El ojo turco: este talismán desde tiempos muy antiguos es considerado como una efectiva protección para evitar la maldición ocasionada por el mal de ojo. Puede ser colocado como una prenda en el cuerpo o en el hogar, el trabajo, los negocios, entre otros.
  • Semilla de peonía: esta semilla mitad negra y mitad roja posee un poder energético capaz de disminuir la frecuencia energética del mal. En diversas culturas es utilizado como protector espiritual, incluso contra la muerte provocada por fenómenos y maldiciones espirituales.
  • El azabache: este mineral negro brillante debido a su considerable antigüedad que incluso puede ser considerado una piedra semipreciosa posee cualidades energéticas que lo hace repeler de forma efectiva las energías de la envidia, malas vibras, mal de ojo, y todos los males energéticos impuestos.
  • Medalla de San Benito: esta medalla es un popular talismán para la protección contra las malas espiritualidades y por ende los efectos generados por el mal de ojo.     

Oraciones contra el mal de ojo

Estas oraciones se utilizan para proteger al afectado con la señal de la santa cruz y bajo la bendición de Dios Padre, hijo y espíritu Santo.

Oracion para santiguar

Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó, donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado.

Santa Ana parió a maría, nuestra señora santa Isabel y san juan bautista, así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (diga las generalidades del afectado) se encuentre.

Te santiguo en el nombre del Padre (diga las generalidades del afectado)

En el nombre del Hijo (diga las generalidades nuevamente)

y en nombre del Espíritu Santo (diga las generalidades otra vez)

Amén. (Esto se dice haciéndole la señal de la santa cruz)

¡Jesús! Criatura de Dios.

Yo te corto el susto,

no lo corto con cuchillo,

ni con hierro,

ni martillo martillado,

porque no puede ser cortado.

Yo lo corto en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (le hace la señal de la cruz de nuevo).

Amén.

Oración de san luis beltrán

Esta es una de las invocaciones más poderosas y efectivas para combatir el mal de ojo. En efecto, San Luis Beltrán es una espiritualidad con reconocidos dones para la sanación tanto física como espiritual.

Criatura de Dios, yo te conjuro, te ensalmo y te bendigo en el nombre de la santísima Trinidad Padre, + Hijo + y Espíritu Santo + tres personas y una esencia verdadera y de la Virgen María Nuestra Señora Concebida sin mancha del pecado original.

Virgen antes del parto + en el parto + y después del parto + y por la gloriosa Santa Gertrudis tu querida y regalada esposa, once mil Vírgenes, señor San José, San Roque y San Sebastián y por todos los Santos y Santas de tu Corte Celestial.

Por tu gloriosísima encarnación + gloriosísimo Nacimiento + Santísima Pasión + gloriosísima Resurrección + Ascensión: por tan altos y Santísimos misterios que creo y con verdad, suplico a tu divina Majestad, poniendo por intercesora a tu Santísima Madre abogada nuestra, libres, sanes a esta afligida criatura de esta enfermedad, mal de ojo, dolor, accidente y calentura y otro cualquier daño, herida o enfermedad.

Amen Jesús.

Oracion de san benito

San Benito es un santo muy invocado para combatir el mal de ojo, por sus conocidos dones para quebrantar y luchar contra el mal. A tal efecto, la iglesia Católica en el mundo entero recomienda utilizar la medalla de San Benito para mantener alejado el mal de las personas y como símbolo de protección. Su oración suele ser muy efectiva.

¡Oh San Benito! Amado y siempre recordado, Quien ante los ejércitos siempre supo salir librado, Que favorece a su pueblo, y es devoto firme de Nuestro Señor.

Te suplico que por tu Divina intersección, Remedies mi necesidad, Con la brevedad que te sea posible, Para alejar la influencia del mal, De mi vida y de mis familiares, Que el poder que tú tienes, sea bondad y caridad, sea la de librar mi alma, de la crueldad y la maldad.

Por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, te ruego que me acompañes en todos los momentos de mi vida, Te ruego que me protejas de todo mal y peligro, de la hechicería y de la maldad, si tienen manos no puedan atraparme, si tienen pies no puedan seguirme, que todo enemigo sea vencido y sacudido, con tu protección y la de Dios.

Que la centella ni el temblor me asuste y logre conspiran en contra mía, que mis labios y mi lengua solo tengan para ti mil gracias, alabanzas y bendiciones, tranquilidad y paz en mi alma, que ni la miseria ni la desnudez, ni el hambre ni la tristeza se posen dentro de mí y mi vida, y aunque pasen cerca, yo tenga fuerzas de aclamar tu nombre santo.

Me consagro a ti, Confió y espero en ti, Amén.

Oración para curar el mal de ojos en los niños

Los más pequeños del hogar suelen ser los más vulnerables a sufrir de los efectos del mal de ojos. Esto se debe a que su energía está pura y aún no ha sido cargada por los avatares de la vida. Sin embargo, con la misma facilidad que se alojan esas energías en su cuerpo astral pueden ser desechadas. Es por ello que esta oración puede ser utilizada cuando se sospeche de la presencia de mal de ojo o como protección constante.

“En el santo nombre de Dios padre;

En el santo nombre de los caídos y de Los protectores celestiales que moran en el cielo resguardando la voluntad de los fieles devotos.

¡Oh padre mío! Hoy clamo ante tu nombre para que ayudes a esta criatura que en estas horas se ve invadido por la envidia de aquel que solo quiere el mal para el prójimo.

Tú santísima y misericordiosa voluntad lo puedes todo, Señor, y sé que harás que su salud recobre ese estado de ánimo, felicidad y gloria de antaño.

Ayúdalo, dios todopoderoso, pues tú eres el único que puede. Amén”.


Aprende mas sobre el mundo Espiritual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba